Por Mónica Cortés-Torres

A medida que 78 millones de "baby boomers" entran en la quinta o sexta década de sus vidas, prepárate para encontrar muchas más personas mayores de 50 años en las carreteras. El sector de la población con licencia de conducir de más rápido crecimiento en EE. UU. supera los 70 años de edad.

Si bien estos conductores se encuentran entre los que conducen con mayor seguridad en todo el país, el índice de choques por milla manejada para los conductores de más de 65 años es significativamente mayor que para los de mediana edad. Esto probablemente se deba a enfermedades y medicinas que disminuyen la capacidad física y cognitiva del conductor, condiciones que se observan más frecuentemente en los adultos mayores.

No importa que hayas estado conduciendo por 5 o por 50 años, todos somos responsables de nuestra seguridad en la carretera. El verano es la época en que los ánimos se irritan con la misma facilidad con que se sobrecalientan los radiadores y los motores, así que es prudente tomar las debidas precauciones para que todo continúe tranquilo y seguro.

Estos consejos de seguridad para el verano son válidos para todos los conductores:
• Haz inspeccionar tu auto, especialmente si piensas recorrer grandes distancias. Las altas temperaturas pueden terminar en caos para los automóviles. Verifica el nivel de los fluidos y que las llantas tengan la presión adecuada.
• Durante el verano, hay más obras de construcción. Transita con precaución cuando pases por zonas de construcción.
• Ten cuidado con los niños que estén jugando cerca de la calle o en ella.
• El resplandor del sol puede hacer peligroso el conducir en verano. Invierte en un buen par de anteojos de sol para proteger tus ojos.
• Limita las distracciones. - No envíes ni leas mensajes de texto mientras conduces. - No respondas ni hagas llamadas telefónicas mientras conduces. - No comas mientras conduces (ni te afeites, maquilles o leas el periódico…). Espera a llegar a tu destino. - Minimiza el volumen de la música y de la conversación.
• ¡Ponte el cinturón de seguridad! Datos de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) demuestran que los niños hispanos son tres veces más propensos que los niños blancos a morir en accidentes automovilísticos. El no usar los cinturones de seguridad ni asientos de seguridad para niños son factores determinantes.
• No conduzcas en malas condiciones. Si hay mal tiempo o si estás cansado, enojado, deprimido o sobreexcitado, espera y no conduzcas.
• No conduzcas bajo la influencia del alcohol. Llama un taxi o usa un conductor designado.
Los consejos de seguridad indicados arriba son importantes para todos los conductores, pero ¿qué más necesitan saber los conductores de mayor edad? Los siguientes consejos, sumados a los descritos anteriormente, pueden ayudar a los conductores mayores a mantener su capacidad para conducir con seguridad todo el tiempo que sea posible.
• Actualiza tus habilidades para conducir. Reconocer la necesidad de evaluar y actualizar tus habilidades para conducir se traduce en carreteras más seguras para todos. Cursos de seguridad para conductores, como el AARP Driver Safety, actualizarán tus habilidades. Ahora además, puedes tomarlo por tan solo $10 y podrías ser elegible para un descuento multianual en la prima de tu seguro de auto*. Esta promoción es válida del 15 de septiembre al 15 de octubre de 2015. Aprovéchala. Visita www.aarp.org/conductor para más información.
• Realiza actividades físicas regularmente. Cualquiera que sea tu actividad física preferida, te ayudará a mantenerte más fuerte y flexible, facilitando el maniobrar, frenar, echar una mirada hacia atrás por encima del hombro y estar alerta al conducir.
• Conoce tu ruta de antemano. Si vas a viajar a un destino nuevo o poco frecuente, familiarízate con la ruta que has de seguir, ya sea a través de mapas impresos o electrónicos, con anticipación.
• Adáptate a tus limitaciones o cambios físicos. La visión, la movilidad, las enfermedades crónicas y otros factores afectan la conducción. Es muy importante reconocer los cambios y compensarlos, de ser posible.
• Conoce tus medicamentos. Los medicamentos, ya sean de venta libre o con receta, pueden afectar tu capacidad para conducir. Consulta con tu médico y revisa las advertencias de los empaques.
Mantente a salvo este verano y sé un conductor seguro… ¡todo el año!

*Descuento válido solo para el curso presencial en español, del 15 de septiembre al 15 de octubre del 2015.