Hallan estela grabada en sitio Piedra Labrada, en Ometepec, Guerrero, con efigie de jugador de juego de pelota decapitado durante ritual

De acuerdo con el arqueólogo Pablo Sereno Uribe, responsable de la investigación, “se trata de la representación de un jugador de pelota decapitado, tiene los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas están un poco encorvadas; se observan atavíos como un casco, un yugo a la altura de la cintura y piedras redondas o chalchihuites en las orejas”.

Ciudad de México.- 21 de Mayo de 2013.- Una estela grabada con la efigie de un jugador de pelota, la cual podría superar los mil años de antigüedad, fue descubierta recientemente en el sitio prehispánico de Piedra Labrada, en el municipio de Ometepec, Guerrero; este elemento formaba parte de uno de los cinco espacios registrados en el área, dedicados a la práctica de este antiguo ritual, y que son de los más grandes hasta ahora localizados en la región de la Costa Chica.

El hallazgo tuvo lugar hace unas semanas, cuando miembros de la comunidad asentada en las inmediaciones del lugar instalaban un tubo de agua, acontecimiento que fue reportado al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en esa entidad.

De acuerdo con el arqueólogo Pablo Sereno Uribe, responsable de la investigación en Piedra Labrada, “se trata de la representación de un jugador de pelota decapitado, tiene los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas están un poco encorvadas; se observan atavíos como un casco, un yugo a la altura de la cintura y piedras redondas o chalchihuites en las orejas”.

La estela —labrada en granito— se halló fragmentada en dos partes; sus dimensiones son de 1.65 m de largo y 50 cm de ancho. Por la cercanía de Piedra Labrada con Oaxaca, se estima que la filiación cultural del monumento es mixteca; aún no se ha precisado su fechamiento exacto, sin embargo, se estima que podría pertenecer al periodo Epiclásico, alrededor de 600 d.C., señaló el investigador del INAH Guerrero.

El elemento se descubrió en la sección norte de la zona, donde se ubica uno de los juegos de pelota más grandes, se trata de una cancha en forma de “I”, cuya longitud de cabezal a cabezal es de 40 m, aproximadamente.

Dicho personaje tiene una base que denota que estuvo empotrado a dicho espacio como parte del paisaje arquitectónico, y posteriormente fue decapitado y sepultado durante un ritual efectuado en tiempos prehispánicos.

En Mesoamérica una gran cantidad de elementos escultóricos y ofrendas fueron objeto de diversos ritos, la mayoría vinculados con el cierre de ciclos, donde las piezas eran pintadas de rojo y después las “mataban”, es decir, las fragmentaban y enterraban, refirió Pablo Sereno.

“Cabe señalar que de los cinco juegos de pelota, tres tenían dispersas en sus inmediaciones esculturas de cabezas de serpiente, y ahora que salió a la luz este jugador de pelota sabemos que la cancha de la sección norte del sitio, también tuvo elementos escultóricos asociados, en este caso de un diseño que no se había documentado antes.

“Dada la importancia de la pieza y del contexto que la rodea se propondrá al Consejo de Arqueología del INAH un proyecto para excavar el área a fin de ubicar materiales cerámicos que contribuyan a ampliar el conocimiento sobre su temporalidad y origen. Actualmente la estela se resguarda en la comisaría municipal”, abundó el arqueólogo del INAH Guerrero.

Respecto al sitio prehispánico de Piedra Labrada, Pablo Sereno dijo que su extensión oscila en dos kilómetros cuadrados, donde desde hace año y medio se desarrolla un mapeo a fin de conocer sus características principales, como las dimensiones de sus construcciones, la distribución de sus plazas y los materiales escultóricos que yacen en la zona.

Tras la realización de diversos recorridos con la utilización de un GPS (Sistema de Posicionamiento Global) y la toma de fotografías aéreas, se ha podido elaborar un croquis sobre esta urbe precolombina.

A la fecha se han identificado cerca de 50 edificios de medianas proporciones (3 a 5 m de altura) que se distribuyen sobre diversas plataformas; además de cinco juegos de pelota y más de una veintena de esculturas de proporciones diversas, correspondientes a cabezas de serpiente, caracoles y figuras antropomorfas.

“La existencia de juegos de pelota de grandes proporciones y relacionados a templos y grandes plazas públicas dan cuenta de que Piedra Labrada fue una ciudad con una importante carga ritual.

“La posible antigüedad de la zona —por las formas de las esculturas muy del estilo mixteco y la manera como están distribuidas las plazas que evocan a sitios característicos del Epiclásico—, quizá se remonte a 600 d.C., sin embargo, aún falta mucha investigación por desarrollar”, subrayó el arqueólogo Pablo Sereno.

Actualmente el conocimiento de Piedra Labrada es incipiente, ya que la exploración y estudio está por iniciar para indagar aspectos como los patrones arquitectónicos y la escultura, esto último es muy relevante puesto que el nombre de esta ciudad puede, quizá, responder al buen trabajo en las rocas de sus antiguos habitantes, anotó el investigador.

Este trabajo resulta de gran importancia, porque sería uno de los primeros estudios realizados en la Costa Chica, cuya mayoría de sitios precolombinos están intactos; y así, con auspicio de las autoridades gubernamentales y la buena relación con la cabecera municipal de Ometepec y la comunidad de Piedra Labrada, poder rescatar y garantizar la preservación de esta ciudad prehispánica, concluyó Pablo Sereno.

Fuente: (INAH)

Zonas arqueológicas de México: una excelente opción para enriquecer tu conocimiento sobre las antiguas culturas de nuestro país

Desde arquitecturas monumentales, hasta pinturas rupestres, esculturas, petrograbados y otros elementos arqueológicos que dan cuenta del origen y desarrollo de las civilizaciones prehispánicas, podrán ser disfrutadas en el marco de la campaña que realiza el INAH, denominada "En estas vacaciones trabajamos para que te diviertas".

Ciudad de México.- 25 de Marzo de 2013.- Esta Semana Santa las nuevas zonas arqueológicas, recientemente abiertas en Chiapas, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro, Quintana Roo y Oaxaca, son una buena opción de diversión y aprendizaje, ya que enriquecen el conocimiento sobre las antiguas culturas que se asentaron en el país.

Leer más...

Detectan en Tajín tres canchas de juego de pelota, un par de “balcones” y un área habitacional de más de 1,000 años de antigüedad

La detección de dichas construcciones fue posible mediante el uso de tecnología basada en la combinación de sensores remotos que por primera vez se aplica en México

Veracruz, México.- Tres canchas de juego de pelota, un par de edificaciones denominadas “balcones” y un área habitacional de más de 1,000 años de antigüedad, fueron detectados en la Zona Arqueológica de El Tajín, en Veracruz, por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mediante el uso de tecnología de punta basada en sensores remotos y de teledetección, que por primera vez se aplica en México en la investigación de sitios prehispánicos.

Leer más...

"El Espacio Sagrado Tolteca", muestra temporal en la Zona Arqueológica de "El Cerrito" en Querétaro

Las piezas brindan información hasta ahora desconocida de las unidades residenciales de los sacerdotes o la nobleza durante el periodo de ocupación tolteca (900-1200 d.C.)

Quéretaro, México.- 14 de Marzo de 2013.- Cuatro sahumadores de cerámica pertenecientes a una oblación dedicada a Itzpapálotl, la diosa tolteca de la Tierra y la Luna —la primera vinculada a esta deidad y recuperada #in situ# en el área ceremonial de El Cerrito—, y cuatro esculturas de piedra, se exhiben por primera vez en la exposición temporal El espacio sagrado tolteca. Rescate de una ofrenda y unidad residencial.

Leer más...

Celebran 55 años del Parque Museo de La Venta, en Tabasco

El magnífico Parque Museo es la realización de un proyecto pensado por el poeta tabasqueño Carlos Pellicer Cámara, quien logró rescatar una gran cantidad de piezas arqueológicas procedentes del sitio de La Venta, ubicado en la parte noroeste de Tabasco.

Tabasco, México.- 1º de Marzo de 2013.- En su interior atesora una de las más importantes colecciones de piezas pertenecientes a la cultura olmeca, así como especies únicas de flora y fauna de la región, es por ello que el Parque Museo de La Venta es más que un recinto cultural, se ha consolidado como ícono mundial de la cultura mexicana.

 

Leer más...

Regresa a Canal 22 "Piedras que hablan", serie televisiva conducida por Juan Villoro

La serie consta de 13 programas que abordan la historia, exploraciones y principales hallazgos registrados en sitios como Palenque, Monte Albán, Chichén Itzá y Teotihuacan será transmitida los miércoles a las 9 de la noche, a partir del 20 de febrero

Ciudad de México.- 16 de Febrero de 2013.- Tras el gran éxito de la serie televisiva Piedras que hablan, conducido por el escritor Juan Villoro, el conjunto de programas sobre la riqueza arqueológica del país, será retransmitido a partir del miércoles 20 de febrero por Canal 22, para dar cuenta de la historia de antiguas civilizaciones que dejaron a su paso grandes legados arquitectónicos, como Chichén Itzá, Teotihuacan, Paquimé, Monte Albán o Templo Mayor.

Leer más...

Teontenango, que en náhuatl significa “En las murallas donde están los dioses” es una zona arqueológica muy cercana al DF

Ahí mismo se puede visitar el museo de sitio "Dr. Román Piña Chan", ubicado a las faldas del cerro Tetépetl, que fue nombrado así en honor al arqueólogo mexicano que se ocupó del estudio de este pueblo precortesiano

Estado de México.- 26 de Enero de 2013.- Entre las cuatro zonas arqueológicas que administra y resguarda el Instituto Mexiquense de Cultura se encuentra la de Teotenango, vocablo náhuatl que significa “En las murallas donde están los dioses”. Es un importante complejo arquitectónico asentado en un área de dos km sobre el cerro Tetépetl, en las inmediaciones de Tenango del Valle. La ubicación estratégica de este asentamiento, edificado por los teotenancas y matlazincas, permite utilizar el propio cerro como una muralla natural, por lo que este lugar se convirtió rápidamente en la ciudad fortificada más importante del Valle de Toluca.

Leer más...

Más de 150 mil personas visitaron las principales zonas arqueológicas del área maya del país

Chichén Itzá y Uxmal, en Yucatán; Tulum y Cobá, en Quintana Roo; Palenque e Izapa, en Chiapas, y Teotihuacan, en Estado de México, fueron los sitios más concurridos de estos días.

25 de Diciembre de 2012.- Casi 160 mil personas acudieron del 21 al 23 de diciembre a las principales zonas arqueológicas del área maya del país, así como a Teotihuacan, motivados por la culminación de la fecha 13 Baktún, señalada en el calendario de Cuenta Larga y el comienzo de un nuevo ciclo de esa antigua civilización, evento que coincidió con el solsticio de invierno.

Leer más...

En 2012, el INAH abrió al público siete sitios arqueológicos en Chiapas, Hidalgo, Tlaxcala, Quintana Roo, Oaxaca y Guanajuato

Se trata de los sitios de Atzompa (Oaxaca), Pahñú (Hidalgo), San Miguelito (Quintana Roo), Tecoaque (Tlaxcala), Lagartero e Iglesia Vieja (Chiapas) y El Cóporo (Guanajuato)

Ciudad de México.- 21 de Diciembre de 2012.- Con la misión de fortalecer y enriquecer el patrimonio arqueológico del país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) abrió en 2012 siete nuevas zonas arqueológicas en los estados de Chiapas, Hidalgo, Tlaxcala, Quintana Roo, Guanajuato y Oaxaca, lo que acrecentó a 187 el número de sitios de este tipo abiertos a la visita pública en México y con ello el conocimiento sobre el pasado prehispánico de su territorio. 

Leer más...

Con la apertura de "Lagartero" e "Iglesia Vieja", en Chiapas, el gobierno federal superó su objetivo al abrir 15 zonas arqueológicas

Lagartero, colindante con Guatemala, fue habitado hace 1,700 años por grupos mayenses, mientras que Iglesia Vieja, en la costa chiapaneca, fue un sitio de poblaciones proto–zoqueanas

Ciudad de México.- 1º de Diciembre de 2012.- Con la apertura de las zonas arqueológicas Lagartero e Iglesia Vieja, en los municipios chiapanecos de Ocosingo y Tonalá, respectivamente, la administración federal rebasó su objetivo de abrir al público 15 asentamientos prehispánicos en el país, pues se proyectaron 10 al principio del sexenio.

Se trata de una cifra histórica de zonas arqueológicas abiertas por un gobierno federal en un periodo de seis años que no se había alcanzado antes, con lo cual además de divulgar la diversidad cultural de México, se generan fuentes de empleo para las comunidades cercanas.

Este jueves, José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Educación Pública (SEP), y Alfonso de Maria y Campos, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), acompañados de la secretaria de Turismo de Chiapas, Doris Pérez Solís, en representación del gobernador Juan José Sabines Guerrero, efectuaron un recorrido por Lagartero, sitio que junto con Iglesia Vieja, suman ya diez zonas arqueológicas abiertas a la visita pública en esa entidad.

El titular de la SEP destacó que con estas dos nuevas zonas arqueológicas, se alcanza la cifra de 15 sitios de este tipo que se abren en esta administración, en comparación con los dos o tres que se han dispuesto en sexenios anteriores.

“Para el gobierno del presidente Felipe Calderón, la cultura ha sido una prioridad, reflejada en la apertura a la visita pública de estos nuevos sitios prehispánicos”, dijo Córdova Villalobos, al tiempo que destacó que en el caso de la Zona Arqueológica Lagartero, también representa la generación de nuevas fuentes de empleo para la localidad de la Trinitaria.

Por su parte, Alfonso de Maria y Campos, titular del INAH, indicó que Lagartero es un sitio maya que ayudará a comprender de manera integral a esta antigua cultura, y “su apertura fortalecerá la actividad turística de Chiapas”.

Lagartero, colindante con Guatemala, fue habitado hace 1,700 años y representó un lugar de paso de aspectos culturales e ideológicos entre distintos grupos de filiación mayense. Por su parte, Iglesia Vieja, localizado en la costa chiapaneca, fue un sitio ocupado antes de nuestra era (250-400 a.C.) y pudo funcionar como una capital de poblaciones anteriores a los zoques del área del Istmo, en una posición intermedia entre los grupos mayas y los zapotecas de Oaxaca.

Los titulares de la SEP y del INAH hicieron un reconocimiento a los años de investigación en Lagartero e Iglesia Vieja, que los arqueólogos Sonia Rivero y Akira Kaneko, respectivamente, dedicaron para comprender la conformación de estos antiguos centros ceremoniales, cuyos basamentos piramidales fueron recuperados con la participación de habitantes de las poblaciones aledañas.

En seis años, el INAH a través de su Delegación en Chiapas, destinó en promedio 3 millones de pesos para cada uno de los proyectos de investigación en Lagartero e Iglesia Vieja, monto que también incluyó su mantenimiento.

Asimismo, para dar certeza jurídica a los sitios, se invirtieron más de 7.5 millones de pesos en la compra de 30 hectáreas de Iglesia Vieja; en Lagartero, una porción del terreno denominado isla El Limonal, fue donada por la comunidad.

Para llegar a la plaza principal de Lagartero, zona arqueológica que complementa el atractivo natural de Lagos de Colón, en el municipio de Ocosingo, se camina por senderos ecológicos que permiten apreciar los cristalinos cuerpos de agua y la vegetación de la selva baja que rodean la citada isla, sobre la que se desplantan las construcciones precolombinas.

Según la arqueóloga Sonia Rivero, responsable del proyecto arqueológico, uno de los hallazgos más relevantes en esta zona arqueológica se registró a finales de 2009, cuando en la Pirámide Oeste se halló una estela de poco más de 2 m de longitud. Este monumento muestra a un jerarca maya sometiendo a otro personaje, que podría ser el retrato de un nuevo gobernante que asumió el poder hacia 1000 d.C.

En ese mismo edificio, en otro nivel de dicha estructura piramidal, también se descubrieron tres ollas con entierros humanos en su interior y vasijas alrededor, que datan de 700 d.C. En una etapa aún más temprana de esta pirámide se ubicaron alrededor de 40 piezas cerámicas de color negro, así como una vasija grande que contenía huesos.

Por otra parte, sobre una elevación (740 msnm) que se localiza a 4 kilómetros de la ciudad de Tonalá, se yergue la Zona Arqueológica Iglesia Vieja, que destaca por su arquitectura realizada con grandes bloques de piedra granita, de hasta 2 metros y más de una tonelada, lo que lo convierte en uno de los pocos sitios megalíticos en México, abierto también al público, este 29 de noviembre.

El arqueólogo Akira Kaneko, quien dirige las investigaciones del sitio, detalló que desde 2010, las labores estuvieron enfocadas a la consolidación de los denominados grupos B y C, en los que destacan grandes edificios, por ejemplo, la Estructura B-I, que alcanza los 95 m de longitud por 7 m de altura.

Aunque el apogeo de Iglesia Vieja fue hacia 250-400 d.C., en el periodo Clásico Temprano, la evidencia arqueológica indica que su ocupación comenzó entre 400 y 100 años antes de nuestra era, y cuando dejó de funcionar todavía algunos grupos acudían a él, como lo demostró la presencia de una ofrenda con objetos de cerámica, que data de 600 d.C., encontrada en el templo de la Estructura B-I.

“De los más 20 sitios arqueológicos reportados en la región de Tonalá, en Chiapas, Iglesia Vieja es el más grande. Temporalmente coincidió con el dominio de Teotihuacan, pero hasta ahora no hemos encontrado indicadores de presencia teotihuacana”, abundó el arqueólogo Kaneko.

De acuerdo con las investigaciones y por su localización estratégica (entre la costa del Océano Pacífico y la Sierra Madre Oriental) y la influencia de distintas regiones de Mesoamérica, este sitio prehispánico fue habitado por una cultura local probablemente ligada al grupo zoqueano.

Otra de las sorpresas durante los trabajos arqueológicos en el sitio, fue el registro de más 30 monumentos escultóricos con la representación de figuras zoomorfas y antropomorfas, y de algunas que combinan características humanas y animales, por ejemplo, un pez, un ave rapaz o una tortuga.

Los hallazgos tanto en Lagartero como en Iglesia Vieja, se dan a conocer en salas introductorias dispuestas en ambas zonas arqueológicas, que abundan sobre los trabajos de investigación y eventualmente expondrán algunas de las piezas prehispánicas encontradas. La construcción de tales espacios, junto con las unidades de servicio al público, requirieron una inversión de 4.4 millones de pesos por parte del INAH, a través de su Coordinación Nacional de Obras y Proyectos.



Cómo llegar
Lagartero: Se llega por la carretera Panamericana, de Comitán a Ciudad Cuauhtémoc. En el km 59, en Chamic, está la desviación a los Lagos de Colón, desde donde se recorren 11.4 kms hasta el ejido Cristóbal Colón. La zona arqueológica se localiza en la ciénega del mismo nombre, colindante con Guatemala.

Iglesia Vieja: Se toma la carretera de Tonalá a la ciudad de Arriaga, y 6 kms más adelante se encuentra la desviación donde está el puente del río Tiltepec; desde ahí son 9 kms, pasando los ranchos El Coyol y Miramar, se accede a la explanada posterior del Grupo B del sitio arqueológico.

Ambas zonas arqueológicas pueden ser visitadas de lunes a domingo, de 8:00 a 17:00 horas. Entrada libre por apertura, hasta nuevo aviso.

 

1

Chiapa de Corzo

Chiapas

2

Peralta

Guanajuato

3

Cañada de la Virgen

Guanajuato

4

El Cóporo

Guanajuato

5

Cerro de Trincheras

Sonora

6

Tehuacalco

Guerrero

7

Soledad de Maciel

Guerrero

8

Pañhú

Hidalgo

9

Bocana del Río Copalita

Oaxaca

10

Atzompa

Oaxaca

11

Tancama

Querétaro

12

San Miguelito

Quintana Roo

13

Sultepec-Tecoaque

Tlaxcala

14

Lagartero

Chiapas

15

Iglesia Vieja

Chiapas

Fuente:(INAH)

 

Con la apertura de los sitios prehispánicos Lagartero e Iglesia Vieja, en Chiapas, la administración federal superó su objetivo al abrir 15 asentamientos de este tipo en el país

*** Lagartero, colindante con Guatemala, fue habitado hace 1,700 años por grupos mayenses, mientras que Iglesia Vieja, en la costa chiapaneca, fue un sitio de poblaciones proto–zoqueanas


Con la apertura de las zonas arqueológicas Lagartero e Iglesia Vieja, en los municipios chiapanecos de Ocosingo y Tonalá, respectivamente, la administración federal rebasó su objetivo de abrir al público 15 asentamientos prehispánicos en el país, pues se proyectaron 10 al principio del sexenio.

Se trata de una cifra histórica de zonas arqueológicas abiertas por un gobierno federal en un periodo de seis años que no se había alcanzado antes, con lo cual además de divulgar la diversidad cultural de México, se generan fuentes de empleo para las comunidades cercanas.

Este jueves, José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Educación Pública (SEP), y Alfonso de Maria y Campos, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), acompañados de la secretaria de Turismo de Chiapas, Doris Pérez Solís, en representación del gobernador Juan José Sabines Guerrero, efectuaron un recorrido por Lagartero, sitio que junto con Iglesia Vieja, suman ya diez zonas arqueológicas abiertas a la visita pública en esa entidad.

El titular de la SEP destacó que con estas dos nuevas zonas arqueológicas, se alcanza la cifra de 15 sitios de este tipo que se abren en esta administración, en comparación con los dos o tres que se han dispuesto en sexenios anteriores.

“Para el gobierno del presidente Felipe Calderón, la cultura ha sido una prioridad, reflejada en la apertura a la visita pública de estos nuevos sitios prehispánicos”, dijo Córdova Villalobos, al tiempo que destacó que en el caso de la Zona Arqueológica Lagartero, también representa la generación de nuevas fuentes de empleo para la localidad de la Trinitaria.

Por su parte, Alfonso de Maria y Campos, titular del INAH, indicó que Lagartero es un sitio maya que ayudará a comprender de manera integral a esta antigua cultura, y “su apertura fortalecerá la actividad turística de Chiapas”.

Lagartero, colindante con Guatemala, fue habitado hace 1,700 años y representó un lugar de paso de aspectos culturales e ideológicos entre distintos grupos de filiación mayense. Por su parte, Iglesia Vieja, localizado en la costa chiapaneca, fue un sitio ocupado antes de nuestra era (250-400 a.C.) y pudo funcionar como una capital de poblaciones anteriores a los zoques del área del Istmo, en una posición intermedia entre los grupos mayas y los zapotecas de Oaxaca.

Los titulares de la SEP y del INAH hicieron un reconocimiento a los años de investigación en Lagartero e Iglesia Vieja, que los arqueólogos Sonia Rivero y Akira Kaneko, respectivamente, dedicaron para comprender la conformación de estos antiguos centros ceremoniales, cuyos basamentos piramidales fueron recuperados con la participación de habitantes de las poblaciones aledañas.

En seis años, el INAH a través de su Delegación en Chiapas, destinó en promedio 3 millones de pesos para cada uno de los proyectos de investigación en Lagartero e Iglesia Vieja, monto que también incluyó su mantenimiento.

Asimismo, para dar certeza jurídica a los sitios, se invirtieron más de 7.5 millones de pesos en la compra de 30 hectáreas de Iglesia Vieja; en Lagartero, una porción del terreno denominado isla El Limonal, fue donada por la comunidad.

Para llegar a la plaza principal de Lagartero, zona arqueológica que complementa el atractivo natural de Lagos de Colón, en el municipio de Ocosingo, se camina por senderos ecológicos que permiten apreciar los cristalinos cuerpos de agua y la vegetación de la selva baja que rodean la citada isla, sobre la que se desplantan las construcciones precolombinas.

Según la arqueóloga Sonia Rivero, responsable del proyecto arqueológico, uno de los hallazgos más relevantes en esta zona arqueológica se registró a finales de 2009, cuando en la Pirámide Oeste se halló una estela de poco más de 2 m de longitud. Este monumento muestra a un jerarca maya sometiendo a otro personaje, que podría ser el retrato de un nuevo gobernante que asumió el poder hacia 1000 d.C.

En ese mismo edificio, en otro nivel de dicha estructura piramidal, también se descubrieron tres ollas con entierros humanos en su interior y vasijas alrededor, que datan de 700 d.C. En una etapa aún más temprana de esta pirámide se ubicaron alrededor de 40 piezas cerámicas de color negro, así como una vasija grande que contenía huesos.

Por otra parte, sobre una elevación (740 msnm) que se localiza a 4 kilómetros de la ciudad de Tonalá, se yergue la Zona Arqueológica Iglesia Vieja, que destaca por su arquitectura realizada con grandes bloques de piedra granita, de hasta 2 metros y más de una tonelada, lo que lo convierte en uno de los pocos sitios megalíticos en México, abierto también al público, este 29 de noviembre.

El arqueólogo Akira Kaneko, quien dirige las investigaciones del sitio, detalló que desde 2010, las labores estuvieron enfocadas a la consolidación de los denominados grupos B y C, en los que destacan grandes edificios, por ejemplo, la Estructura B-I, que alcanza los 95 m de longitud por 7 m de altura.

Aunque el apogeo de Iglesia Vieja fue hacia 250-400 d.C., en el periodo Clásico Temprano, la evidencia arqueológica indica que su ocupación comenzó entre 400 y 100 años antes de nuestra era, y cuando dejó de funcionar todavía algunos grupos acudían a él, como lo demostró la presencia de una ofrenda con objetos de cerámica, que data de 600 d.C., encontrada en el templo de la Estructura B-I.

“De los más 20 sitios arqueológicos reportados en la región de Tonalá, en Chiapas, Iglesia Vieja es el más grande. Temporalmente coincidió con el dominio de Teotihuacan, pero hasta ahora no hemos encontrado indicadores de presencia teotihuacana”, abundó el arqueólogo Kaneko.

De acuerdo con las investigaciones y por su localización estratégica (entre la costa del Océano Pacífico y la Sierra Madre Oriental) y la influencia de distintas regiones de Mesoamérica, este sitio prehispánico fue habitado por una cultura local probablemente ligada al grupo zoqueano.

Otra de las sorpresas durante los trabajos arqueológicos en el sitio, fue el registro de más 30 monumentos escultóricos con la representación de figuras zoomorfas y antropomorfas, y de algunas que combinan características humanas y animales, por ejemplo, un pez, un ave rapaz o una tortuga.

Los hallazgos tanto en Lagartero como en Iglesia Vieja, se dan a conocer en salas introductorias dispuestas en ambas zonas arqueológicas, que abundan sobre los trabajos de investigación y eventualmente expondrán algunas de las piezas prehispánicas encontradas. La construcción de tales espacios, junto con las unidades de servicio al público, requirieron una inversión de 4.4 millones de pesos por parte del INAH, a través de su Coordinación Nacional de Obras y Proyectos.



Cómo llegar
Lagartero: Se llega por la carretera Panamericana, de Comitán a Ciudad Cuauhtémoc. En el km 59, en Chamic, está la desviación a los Lagos de Colón, desde donde se recorren 11.4 kms hasta el ejido Cristóbal Colón. La zona arqueológica se localiza en la ciénega del mismo nombre, colindante con Guatemala.

Iglesia Vieja: Se toma la carretera de Tonalá a la ciudad de Arriaga, y 6 kms más adelante se encuentra la desviación donde está el puente del río Tiltepec; desde ahí son 9 kms, pasando los ranchos El Coyol y Miramar, se accede a la explanada posterior del Grupo B del sitio arqueológico.

Ambas zonas arqueológicas pueden ser visitadas de lunes a domingo, de 8:00 a 17:00 horas. Entrada libre por apertura, hasta nuevo aviso.

 

1

Chiapa de Corzo

Chiapas

2

Peralta

Guanajuato

3

Cañada de la Virgen

Guanajuato

4

El Cóporo

Guanajuato

5

Cerro de Trincheras

Sonora

6

Tehuacalco

Guerrero

7

Soledad de Maciel

Guerrero

8

Pañhú

Hidalgo

9

Bocana del Río Copalita

Oaxaca

10

Atzompa

Oaxaca

11

Tancama

Querétaro

12

San Miguelito

Quintana Roo

13

Sultepec-Tecoaque

Tlaxcala

14

Lagartero

Chiapas

15

Iglesia Vieja

Chiapas

Archivos adjuntos