Con la gastronomía, el festival se convierte también en una manera de adentrarse a las tradiciones locales, pues hay variantes de las bebidas típicas (pulque, por ejemplo), además de comidas peculiares que incluyen la fauna de la región (desde insectos hasta un caldo de roedor de campo).

Mineral de Pozos, Guanajuato.- 14 de Julio de 2016.- Este fin de semana se celebrará la edición número 29 del Festival de la Toltequidad, en el Pueblo Mágico de Mineral de Pozos (Guanajuato). El festival tiene la misión de rescatar y exponer las culturas de la región, además de promover el intercambio de productos. Como invitados estelares habrá músicos percusionistas y bailarines de los países africanos de Camerún y de Togo. 

Jorge Estrada, del Festival de la Toltequidad, comentó sobre estos invitados que la presencia de estos invitados fue para "Reafirmar la presencia de la tercera raíz de la que venimos, la negritud".

 Algunos de los músicos que tendrán presencia en este festival son: Lengualerta, Salario Mínimo, La Yaga, Sebastien Essomba y La Ceiba Negra.

Sobre el programa en general, adelantó que habrá también siete talleres, dos puestas en escena, ocho presentaciones musicales, una presentación de libro, un taller de gráfica popular para niños, taller de pigmentos vegetales (cómo extraer pigmentos de lo que se encuentra en la naturaleza), entre otras actividades. 

Sumado a la oferta cultural que representa el programa del festival, la visita a Mineral de Pozos es atractiva por sí misma. Sobre ello, Jorge Estrada dijo: "Hay un aumento en el número de turistas que cambian el destino de playa por el cultural". Mineral de Pozos tiene varios festivales, sumados a su paisaje que en primavera y verano ofrece una vista natural única. 

Culturalmente, "Fue un pueblo minero por muchos años, hasta la primera mitad del siglo XX tuvo su bonanza", apuntó Estrada. El agotamiento de los recursos y los precios de la plata acabaron con el negocio, pero "El pueblo en sí mismo es un deleite a los ojos. La gente que venga a la ciudad encontrará muchas cosas". 

En cuanto a la oferta de productos, el organizador comentó: "Hemos invitado a gente que practica el comercio justo, de la economía solidaria y el truque. Ellos representan unos microtalleres, la gente les compra las semillas y ellos mismos les dan las instrucciones para que lleven a buen puerto sus siembras". 

Hay dos espacios para el festival: en el día las actividades son en la Plaza Zaragoza (los Tejabanes, como lo conoce la gente). Allí se llevan a cabo la venta de artesanías y  productos, los talleres, y los conciertos. Esas actividades son gratuitas. En el foro, por la noche, la entrada tiene un costo simbólico de treinta pesos. 

La asistencia del año pasado fue de 15 mil personas, una cifra similar a la que se espera para esta edición: la derrama económica estimada es de 5 millones de pesos: "Entre 80 y 90 por ciento de esta derrama económica se queda en la población, con la gente del pueblo. Ellos tienen un espacio para vender alimentos o bebidas tradicionales a los visitantes, por ejemplo", agregó Estrada. Con la gastronomía, el festival se convierte también en una manera de adentrarse a las tradiciones locales, pues hay variantes de las bebidas típicas (pulque, por ejemplo), además de comidas peculiares que incluyen la fauna de la región (desde insectos hasta un caldo de roedor de campo).

 TOMA NOTA

Festival de la Toltequidad, del 15 al 17 de julio, entrada gratuita en la sede diurna (a partir de las 10:00), entrada de 30 pesos para los conciertos.