Redacción Azteca 21

Puerto Vallarta.- 6 de Marzo de 2012.- Durante el invierno (diciembre-marzo) las ballenas jorobadas llegan a las cálidas aguas de la Bahía de Banderas para aparearse y tener sus crías. Es en la Bahía de Banderas, compartida por Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, en donde los cetáceos ofrecen el mayor espectáculo marino.

A finales del siglo XVIII, entre los marineros ingleses la bahía recibía el nombre de “Bahía del Jorobado”, por la gran cantidad de Yubartas que llegaban a esta área durante el frío invernal.

Aunque este gigantesco animal marino casi llegó a la extinción, ya que se calcula que se mataron cerca de 200 mil ejemplares, el 90 por ciento de ellos se recuperó y hoy expande su población.

De ellas se extraían aceites para la industria del perfume, grasas y varillas para corsés, sin embargo el desarrollo de la industria petrolera y petroquímica permitió reducir la caza de estos animales.

Durante las últimas dos décadas, el crecimiento de la población de ballenas, su migración a aguas mexicanas y el atractivo que representan hizo crecer la práctica de la observación en embarcaciones de todos tamaños.

Desde hace más de 20 años la observación de ballenas con fines turísticos creció y hoy, por ejemplo, en Puerto Vallarta y Riviera Nayarit operan más de 100 embarcaciones que ofrecen recorridos por la bahía a diferentes precios, desde 250 pesos hasta 600 pesos por persona, todo depende del servicio, el tiempo, embarcación y snaks o comidas y bebidas que se incluyan a bordo.

Los recorridos por aguas de la bahía suelen ser toda una experiencia por la emoción y adrenalina que surgen cuando se ven los saltos de los cetáceos fuera del agua.

La ballena jorobada o Yubarta llega a viajar hasta 25 mil kilómetros, vive en los mares del norte durante el verano, donde se alimenta de krill y bancos de peces pequeños, los cuales atrapan con una técnica de red de burbujas, que consiste en exhalar aire por su respiradero o espiráculo y formar una pared de burbujas alrededor del cardumen, para una vez encerrado en la red, dar un salto con la boca abierta atrapando así gran cantidad de peces.

Se les denomina “jorobadas” debido a que al sumergirse se arquean mostrando su dorso.

Las ballenas son muy curiosas, de manera que se acercan a los barcos y es durante el cortejo que los machos llegan a desplegar grandes e impresionantes saltos que cautivan a los observadores de ballenas.

En el Pacífico norte se les encuentra frente al estado de Washington y Alaska en el verano y durante el invierno pueden ser vistas en las costas mexicanas de Jalisco y Nayarit, así como en la península de Baja California. También hay Yubartas en los mares del sur.

Estos visitantes distinguidos de Puerto Vallarta y la Riviera Nayarit son protegidos por las leyes mexicanas que prohíben su caza y regulan su avistamiento, ya que son una especie amenazada de extinción.

En algunas ocasiones, durante su viaje a las cálidas aguas de la bahía de Banderas alguna ballena queda enredada en una malla dejada por pescadores, pero durante los avistamientos, las tripulaciones de los barcos reportan cualquier problema, de manera que la Marina Armada de México y el equipo de rescate de la compañía turística Vallarta Adventures han realizado exitosos rescates de ballenas.

Hoy gracias a programas de conservación se está recuperando la población mundial de las Yubartas.

Fuente: (informavallarta.com/Mario Herrera)