Nicolás Cárdenas, "Tempach"
Colaboración especial para Azteca21

Ahuacatlán de Guadalupe 26 y 27 de octubre de 2011
Purísima  de Arista 28 de octubre de 2011
Agua Zarca 29 y 30 de octubre de 2011

16 de Dicembre de 2011.- El martes 25 de octubre comienza la aventura, de recorrer caminos ya transitados, pero que no por ello dejan de ser misteriosos. En septiembre del 2005, conocí por primera vez la "Sierra Gorda"; asistí al Festival de la Huasteca, celebrado en Jalpan de Serra y quedé fascinado por su belleza semidesértica, sus montañas con impresionantes hondonadas y la enorme diversidad de vegetación; recorrerla nuevamente es un goce para mí.

Pues bien, más pronto que ya, continuando por la carretera federal  120, entre Pinal de Amoles y Ahuacatlán de Guadalupe, a mano izquierda, se encuentra un ramal de  4 kilómetros de terracería que conduce al río Escanela, cuyas aguas son transparentes; allí se encuentra el “Campamento Eco Turístico Río Escanela”

Tenía deseos de conocer “El Cañón de la Angostura” y “Puente de Dios”; para llegar ahí desde el campamento recorrí caminando aproximadamente 800 metros bordeando el río, el cual está flanqueado por rocas de tonos claros y un bosque en el que predominan enormes álamos a los dos lados del río. Al cabo de un rato, el guía y yo llegamos al “Cañón  de la Angostura” que tiene paredes de aproximadamente 10 metros de altura  por 30 metros de largo por 10 metros de ancho; con cierto temor y auxiliado por el guía atravesé el río, subiendo por una angosta escalera de dos metros de altura y caminé por una plataforma de cemento, pegada a una de las paredes; debíamos continuar y caminar otros 800 metros para cruzar nuevamente el río, bordeándolo para llegar al “Puente de Dios”. Calculé los riesgos, tiempo de recorrido y lo tarde que ya era, así que decidí, posponer la visita al “Puente de Dios”

En la noche recorremos las calles pintorescas del pueblo de Ahuacatlán de Guadalupe, deteniéndonos para cenar en un restaurante propiedad de un militar retirado del ejército, el cual colecciona diversas piezas, utensilios y cuadros antiguos; nos platica que dentro de las actividades del Festival de la Huasteca se hará un reconocimiento a un violinista ya fallecido y que su familia donará el violín con el que tocó varios años. Además se llevará a cabo la inauguración del primer Museo del Huapango, del que tienen mucha fe y están trabajando arduamente para que sea un museo reconocido en el ámbito nacional.

Tal y como nos lo aseguraron el miércoles 26 de octubre por la mañana. se realiza la inauguración del museo en la Casa de los Arcega en una emotiva ceremonia y con la presencia de la familia del finado Fortunato Ramírez Camacho, violinista fallecido a principios de año, mismo que fue fundador del afamado grupo de música huasteca  “Fortunato y sus Cometas”. Ante las autoridades de CONACULTA y de representantes del Gobierno del Estado de Querétaro se efectúa la entrega del valioso violín a los integrantes del Comité Pro-Museo del Huapango de Ahuacatlán de Guadalupe y con ello da inicio el XVI Festival de la Huasteca.

Durante el resto del día hay diversos eventos, entre ellos el Encuentro de Bandas de Viento de la Huasteca; nos llena de regocijo escuchar a “Los Gavilanes” de Pablo Torres, originarios de Hidalgo, a la que lleva el nombre de su tierra, la “Ahuacatlán de Guadalupe” de Querétaro y la de Zontecomatlán de Veracruz que nos hace vibrar con la musicalidad de sus instrumentos; posteriormente nos deleitamos con un espectáculo de danzas autóctonas, que aportan una gama de colores y remembranzas a nuestras tradiciones y costumbres.

Por la noche en la explanada, frente a la Iglesia y en el escenario construido ex- profeso, con la asistencia de autoridades de CONACULTA y representantes de los organismos de cultura de los gobiernos estatales cuyos territorios conforman la región huasteca de nuestro país se hace la declaratoria de inauguración  del XVI Festival de la Huasteca, dando comienzo las Noches de Huapango y Encuentro de Versadores y Bailadores de la Huasteca, con la participación de versadores, trovadores, decimistas y tríos, entre los cuales escuchamos a “Alborada Huasteca” de Hidalgo; “Cenzontle” de Puebla; Secundino Rivera y su “Trío  Ruiseñor” de Querétaro, “Los Huastecos” de San Luis Potosí; “Los Gallitos del Bernal” de Tamaulipas y el “Trío Colatlán” de Veracruz, que al son de “El Querreque”, “La Cecilia” y “El Caimán, prenden a los asistentes y a bailar se ha dicho, “que a eso te traje mi reina”, continuando hasta la madrugada.