“Yo empecé en la gimnasia desde los cuatro años, en el Estado de México, de donde soy originaria, por cuestiones de esta disciplina me trasladé hace tres años a San Luis Potosí, sacrifiqué a mi familia, a mis amigos, pero todo es por mi sueño y por el deporte”, destacó la gimnasta, quien logró sumar un total de 49.400 unidades, en la competencia clase 9.

Querétaro, MX a 21 de junio de 2018 (CONADE).- Paulina Vargas Facio tiene 15 años, once de ellos dedicados a la práctica de su deporte favorito, la gimnasia artística.

La Olimpiada Nacional Querétaro 2018 representó la culminación de uno de sus objetivos, ser la reina del all around, la mejor de su clase.

“Yo empecé en la gimnasia desde los cuatro años, en el Estado de México, de donde soy originaria, por cuestiones de esta disciplina me trasladé hace tres años a San Luis Potosí, sacrifiqué a mi familia, a mis amigos, pero todo es por mi sueño y por el deporte”, destacó la gimnasta, quien logró sumar un total de 49.400 unidades, en la competencia clase 9.

“De mis primeros logros, recuerdo que gané la medalla de plata en Olimpiada Nacional en salto de caballo, en Veracruz 2014, desde muy chiquita he sido todos los años campeona estatal, estos tres años en San Luis Potosí, clasifiqué en los mejores lugares a Olimpiada Nacional y el año pasado fui campeona de Olimpiada Nacional en viga de equilibrio”, rememoró. 

Sin embargo, no había subido al podio en el all around, competencia en la que cada gimnasta debe hacer su mejor papel, en cada uno de los cuatro aparatos de la disciplina, para obtener la mayor cantidad de puntos posibles: viga de equilibrio, salto de caballo, barras asimétricas y ejercicios a manos libres.

“Para mi representa mucha felicidad ganar esta medalla, porque es la primera vez que gano el all around en gimnasia, representa muchos años de trabajo, he superado lesiones, fracturas, pero todo trabajo tiene recompensa”, afirmó.

A Paulina lo que más le gusta de la gimnasia es que puede expresar todas sus emociones, en cada uno de los aparatos. 

“Te puedes sentir libre, mientras haces las cosas, a mí me gusta mucho la viga de equilibrio, porque siento que en ese aparato demuestras tu carácter, porque estar en 10 centímetros y hacer tu rutina no es fácil, debes estar muy concentrada en el aparato”, afirmó.

Para lograr la medalla dorada, la gimnasta quien entrena bajo la supervisión de Antonia Ciapara, señaló que su reto más importante fue mantener la concentración.

“Fue concentrarme, tranquilizarme, tomar consciencia de todos los años de trabajo que traía y toda la afición, fue lo más importante y lo más difícil”, dijo.

Tras lograr, hace unos días, su pase a los cuartos Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, Paulina apunta a la fiesta grande.

“Me gustaría ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y voy a trabajar mucho para lograrlo”, concluyó.