Este es el territorio que comprende
 el ambicioso proyecto
 encabezado por México
 Foto: Cortesía http://ppp.sre.gob.mx/

Campeche, Campeche.- 10 de Abril del 2007.-  Los países que integran el Plan Puebla-Panamá revivieron el proyecto de establecer una refinería en Centroamérica, para la cual el presidente Felipe Calderón redujo el ofrecimiento que hiciera en su momento Vicente Fox de 230 mil barriles al día a 80 mil.

En conferencia de prensa conjunta, los presidentes de México, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, el premier de Belice y el vicepresidente de Nicaragua refrendaron el impulso de esta refinería, que tendrá capital privado y en la que ya hay cuatro empresas interesadas.

Los mandatarios dejaron claro que serán precisamente los inversionistas quienes decidan en qué país de Centroamérica la instalarán, descartando a México.

Calderón explicó que el compromiso de suministro de 80 mil barriles al día para esta refinería es un mínimo de México y que, además, se incrementará con distintos rubros.

La cifra referida se redujo debido a una "estimación objetiva de la producción petrolera de México", dijo al admitir una declinación del crecimiento de Cantarell y otros que actualmente están en explotación petrolera.

Explicó que esa cantidad sería la aportación mínima, pero México podría enviar a esa refinería mucho más petróleo, dependiendo de las condiciones del mercado, además, "a nosotros nos conviene esa refinería porque producimos un petróleo pesado que requiere un proceso de refinación especial" y qué mejor que en una zona cercana.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo mexicano afirmó que las empresas potenciales o interesadas, que para algunas de ellas no es esencial el monto del suministro, sino la posición estratégica que pueda tener la refinería.

"Nosotros necesitamos también esa refinería para poder procesar nuestro petróleo, no se hace en territorio mexicano, entre otras cosas porque la ley prohíbe que haya inversión privada", acotó.

Sin embargo planteó que mientras tanto se contribuirá en algo que no sólo conviene a los países de Centroamérica sino también a México, para tener una refinería que dé valor agregado a los productos mexicanos.

En el Centro de Convenciones de la capital de Campeche, el presidente de Guatemala, Oscar Berger, aplaudió esa iniciativa y aseguró que "hoy más que nunca la refinería se convierte en una realidad con unos complementos de desarrollo alrededor de la misma". Sigue Reviven mandatarios... dos... mexicanos Esto, sostuvo, interesa muchísimo a la región, tras destacar que la licitación se hará pública en el mes de noviembre.

De tal manera que se mostró optimista, pero reiteró que el lugar donde se colocará esta refinería lo decidirán los inversionistas, "ellos son los que al final deciden dónde poner su dinero, planear su rentabilidad y tomarán su mejor decisión, que respetaremos".

Aprovechó para hacer público el ofrecimiento de su homólogo de Colombia, Alvaro Uribe, para participar también con abastecimiento en esta anunciada refinería mesoamericana.

Por ello, el presidente de Colombia precisó que su país tiene una producción de 514 mil 523 galones, barriles de petróleo al día, que estaba declinando pues inicialmente "teníamos reservas hasta el 2007, con pequeños hallazgos que han venido sumando y está garantizada la autosuficiencia por ahí del año 2013.

Por tanto, condicionó el apoyo, que dependerá de que Colombia logre recuperar reservas, y así ayudar a surtir la refinería en Centroamérica.

En tanto, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, aplaudió la reactivación de este proyecto y, sobre todo, "la oferta clara en cantidades y en cronogramas de trabajo para las posibilidades de la instalación".

También se congratuló por el ofrecimiento de Colombia y de México, lo que consolida el proyecto y ofrece expectativas, no sólo a Centroamérica, pues el problema del comercio del petróleo en el mundo, reconoció, es la escasez de oferta de refinamiento.

Entonces el producto procesado podrá disminuir el manejo de costos y precios para competir en el mercado internacional y tener mayor acceso a los derivados del petróleo.

Antonio Saca, presidente de El Salvador, calificó a esta refinería como una buena noticia, a pesar de la expectativa antes de las reuniones de que no se construiría; y hoy "tuvimos la decisión clara del presidente Calderón de dar su aporte en nombre de México".  (Notimex)