Resumen

Enrique Dussel Peters

Noviembre de 2016

1. Antecedentes internacionales: México, China y Vietnam en la cadena de valor del calzado

1.1. La cadena de valor del calzado en China y en Vietnam

1.1.1. China

En la actualidad China es el mayor productor y consumidor de calzado en el mundo. Este país produjo 66.6% de los pares de zapatos en 2014 y consumió 18.8% del consumo global, lo que le permite exportar alrededor de 12 125 millones de pares de calzados o 74.1% de los calzados mundiales. 

La cadena del calzado en China cuenta con 8 000 empresas y 2.6 millones de empleados. Es decir, que el tamaño promedio de cada empresa es de 325 empleados.

México ocupa el lugar 34 de las exportaciones del calzado chino. Durante el período 2000-2015 aumentaron 65 veces para alcanzar los 274 millones de dólares o el 0.51% de las exportaciones de calzado de China en 2015. 

1.1.2. Vietnam

Después de China e India, Vietnam es el tercer productor de calzado a nivel mundial, con 3.7% de los pares producidos en 2014. Es de los principales productores internacionales, y durante el período 2010-2014 fue el país con mayor dinamismo en el crecimiento de su producción, sólo después de China, con una Tasa de Crecimiento Promedio Anual (TCPA) de 4.6%. Al igual que China, Vietnam mantiene una producción muy por encima de su consumo –de apenas 183 millones de pares–, lo que le permite exportar 758 millones de pares. Así las cosas, Vietnam es el segundo exportador a nivel internacional, sólo después de China.

En cuanto a las dimensiones y características del aparato productivo vietnamita y de su cadena del calzado, cabe señalar que éste cuenta con unas 1 300 empresas y casi 850 000 empleados; es decir, un promedio de 640 trabajadores por empresa. El tema resulta relevante si se considera, por ejemplo, que para el caso de México, una empresa de la cadena emplea en promedio 17 personas. 

Vale destacar la creciente presencia de la cadena en la economía de Vietnam y en su sector manufacturero: la cadena participa con 17% del empleo manufacturero en Vietnam, mientras que en México el empleo absoluto es casi siete veces inferior y su participación en el empleo manufacturero es de 2.1%.

Respecto a la participación del sector calzado en las exportaciones totales de Vietnam, tenemos que en el periodo 2000-2014 ésta ha oscilado entre el 6.6% y el 11.45% de las exportaciones totales de este país. En México nunca ha representado más del 0.26% de las exportaciones totales, durante el mismo período.

Ciertos aspectos adicionales son relevantes para comprender la cadena del calzado en Vietnam:

1. Es de esperarse que en el mediano plazo Vietnam continúe recibiendo IED en forma significativa para continuar ampliando su producción de calzado, en particular ante los aumentos de costos de China y los propios esfuerzos por parte del gobierno central de Vietnam, también para escalar el nivel de la producción. 

2. Si bien las exportaciones de calzado de cuero medidas en dólares son hoy día el principal rubro de exportación, al tomar en cuenta la cantidad de pares producidos y las expectativas en el mediano plazo, se espera que Vietnam continúe especializándose en calzado deportivo para la exportación en marcas como Nike, Converse y Adidas. 

3. Entre los más recientes incentivos para la producción de la cadena del calzado destaca la posibilidad de reducir o incluso eliminar por completo el Impuesto al Valor Agregado (IVA), siempre y cuando el proceso de transformación en Vietnam –materias primas y uso energético– genere al menos 51% del costo de las mercancías vendidas. De igual forma, ha tomado un grupo de medidas fiscales –en específico la disminución de impuesto sobre la renta– para las empresas de menor tamaño por cinco años, las cuales pagarán 20% en vez de 25% a partir de 2016.

4. Otro tema relevante es el de la propiedad, el control y la participación de la IED en las empresas vietnamitas, en específico de capital chino. Si bien en general se considera que existe una participación significativa –son “mayoritariamente de capital chino (de Taiwán)”. Más allá de la propiedad de las empresas exportadoras, diversos autores señalan que China es el principal proveedor de la cadena, con alrededor de 450 millones de dólares o 30% de las importaciones totales de cuero y calzado en 2012. Cálculos recientes de LEFASO señalan que alrededor del 55% de los insumos de la cadena son importados, en su mayoría de China. 

2. El TPP y potenciales efectos en la industria del calzado en México

2.1. Aspectos de la cadena del calzado en el TPP

En el TPP, la cadena del calzado no recibió un tratamiento específico, tal y como es el caso de textiles y confección, entre otros. 

El aspecto crucial del TPP para la cadena del calzado es su regla de origen, es decir, los productos que no logren cumplir con los requisitos deberán pagar un arancel significativamente superior. Todos los productos del capítulo 64 del Sistema Armonizado (SA) serán considerados regionales y gozarán de los beneficios del TPP, siempre y cuando cuenten con un contenido regional: a. Superior al 45% según el método build-up (método de aumento de valor), o b. Cuenten con un 55%, según el método build-down (método de reducción de valor). 

El TPP establece aspectos arancelarios relevantes para la cadena del calzado: 

1. El período de desgravación de toda la cadena comprende plazos que oscilan entre 0 y 13 años.

2. Los compromisos de desgravación arancelaria (SE 2016) para la cadena del calzado (capítulo 64) por parte de México incluyen a 72 fracciones arancelarias a ocho dígitos del SA. De éstas se encuentran ya exentas y/o tendrán una desgravación inmediata dieciséis fracciones (o el 22% de las fracciones de la cadena del calzado), mientras que el grueso de las fracciones (44 o el 62%) tienen un arancel base de 30% y un período de desgravación de 0 a 13 años. 

3. No obstante la amplitud de casos para las 72 fracciones arancelarias, en general se muestra una clara y profunda tendencia a una rápida reducción arancelaria por parte de México en el contexto del TPP: en menos de cinco años el arancel promedio simple se reduciría del 22.25% a menos de la mitad, y en el año diez sólo sería de 2.20% (o el 10% del año base), y sería eliminado por completo en el año trece. 

2.2. Potenciales efectos del TPP: aspectos generales y para la cadena del calzado

En la actualidad no existe ningún documento que analice a nivel de detalle el potencial impacto del TPP en México, en términos cuantitativos por sector y región. 

En general las asociaciones y organismos empresariales en Vietnam –como se analizó para LEFASO– y Estados Unidos parecieran ver con optimismo la entrada en vigor del TPP. Los dos principales organismos empresariales vinculados al calzado en Estados Unidos (AAFA 2016; FDRA 2015) han planteado que el TPP tendrá significativos beneficios para el consumidor estadounidense, que dejará de pagar casi 500 millones de dólares en aranceles anuales por las importaciones de calzado de los países del TPP, y permitirá incrementar la productividad para la cadena establecida en Estados Unidos. Con pocas excepciones, el TPP ha recibido apoyo de estas instituciones públicas. 

3. Conclusiones y propuestas de política

Resulta sorprendente que las autoridades responsables en México hayan decidido primero negociar y presentar la propuesta del TPP. 

A diferencia de otras cadenas de valor, la del calzado destaca por su alta elasticidad ante cambios en el consumo privado y una menor ante cambios en las exportaciones, reflejo de su orientación hacia el mercado doméstico y la generación de empleo y encadenamientos indirectos. Existen muy pocas ramas en México que tengan el potencial de generación de empleo formal que ofrece la cadena del calzado. El agrupamiento del calzado en Guanajuato no sólo es el principal en México, sino uno de los más relevantes en América Latina y el Caribe.  

El análisis de la cadena de valor en China y Vietnam refleja que ambas se encuentran muy distantes de las condiciones de la cadena del calzado en México. Financiamiento, apoyo mediante docenas de instrumentos y una masiva injerencia del sector público no permiten una comparación con la visión y los instrumentos existentes en México, más allá de las diferencias en los niveles de producción, tecnológicos y de escalamiento. Además de las diferencias absolutas analizadas entre Vietnam, China y México en términos de empresas y empleo, el tamaño de las mismas es un factor a tomar en cuenta. En México en promedio tienen diecisiete trabajadores vs. un promedio de 325 empleados en China y 640 en Vietnam, lo cual indica condiciones productivas y economías de escala incomparables. 

La organización industrial de China y Vietnam parecen contar con condiciones de competitividad muy superiores a la organización industrial de México, vinculada con el TLCAN. Estados Unidos y sus cadenas de importación ya cuentan con una mayoritaria participación de productos de calzado asiáticos y México es un fabricante poco relevante y especializado en un grupo de segmentos. Los diversos escenarios planteados en este documento auguran que Vietnam será el principal beneficiario del TPP, a costa de China y de otros exportadores a Estados Unidos. 

Por otro lado, en lo que se refiere a las importaciones directas de México de los once países del TPP y en particular de Vietnam, vale destacar que los efectos pudieran ser mucho más significativos, ya que la cadena en México cuenta con una generalizada orientación hacia el mercado interno, sin perder de vista que la triangulación de mercancías y su subvaluación, así como irregularidades en las aduanas pueden tener efectos mucho más negativos en la cadena del calzado que los acuerdos en el TPP. 

La capacidad productiva de Vietnam, esperadas significativas inversiones extranjeras y domésticas para lograr cumplir con las reglas de origen definidas en el TPP, su tamaño, especialización, financiamiento y dinámica en la última década, permiten prever que Vietnam no sólo podrá continuar incrementando su participación en los productos hasta ahora mayoritariamente exportados, sino que aumentará en forma significativa su exportación a México en calzado de cuero.  

De manera explícita, en el contexto del TPP y la cadena del calzado, México tiene en la actualidad la posibilidad de generar condiciones que permitan al agrupamiento de empresas de la cadena del calzado competir en el panorama que muestra el TPP. Las diversas autoridades responsables deben fomentar e incentivar una estrategia de competitividad en el corto, mediano y largo plazos para la cadena y sus empresas, sin perder de vista  los múltiples retos: financiamiento, innovación tecnológica, proveeduría local y relaciones con clientes, creación y mantenimiento de marcas, diversos aspectos fiscales analizados, así como el fortalecimiento de las instituciones responsables de implementar las regulaciones comerciales existentes –incluyendo fiscales y aduanales–, así como futuras, como es el caso del TPP. La adecuada preparación ante el TPP, tanto por parte del sector público como de la cadena del calzado, cobra fundamental importancia en el corto y mediano plazos.  

Como resultado de las conclusiones y del análisis realizado en este capítulo, se presenta a continuación una serie  de propuestas de diversa índole.

Propuesta 1. Los sectores público, privado y académicos en México deben iniciar la creación y propuesta de medidas concretas –y la creación de instituciones, acuerdos y programas específicos– para integrar los nuevos retos globales de la cadena del calzado al caso de México. El “Programa de Competitividad de la Cadena del Calzado en México” deberá formular una estrategia y agenda en el corto, mediano y largo plazos con sus respectivas evaluaciones temporales. Cambios tecnológicos, financiamiento, aspectos fiscales y aduanales, entre otros, pudieran consistir el núcleo de una agenda de competitividad para la cadena del calzado. 

Propuesta 2. Se propone que la Cámara de Senadores y las instituciones públicas federales y locales responsables diseñen un “Fondo de Reconversión para la Cadena del Calzado en México”, el cual permitiría el financiamiento multianual,  con evaluaciones y monitoreo continuos, por un máximo de diez años, de los principales instrumentos diseñados en el “Programa de Competitividad de la Cadena del Calzado en México”. 

Propuesta 3. La CICEG, junto con la SE, ProMéxico y las respectivas embajadas, deberán formular un proyecto para exportar productos de marca y calidad según la demanda y exigencias en China y Vietnam.

Propuesta 4. La SE y el CONACyT deben realizar también una serie de talleres, seminarios y actividades específicas para concretar tanto la implementación de nuevos materiales en la cadena del calzado, en particular atender las implicaciones del “calzado personalizado”. 

Propuesta 5. La SHCP, por conducto del SAT, debe reembolsar en forma expedita y pronta el IVA con el objeto de que empresas que dependen de estos recursos, efectivamente puedan realizar procesos de exportación. Los organismos empresariales pertinentes deben establecer temporalmente una comisión con contrapartes de la SHCP para monitorear y evaluar un proceso de mejora en el corto plazo.

Propuesta 6. En caso de que en efecto se establezca la empresa Nike en Jalisco, debe crearse de inmediato un grupo de trabajo con miembros del sector público, privado y académico, a fin  de apoyar en forma activa a la empresa y en la creación de proveedores locales y nacionales.  

Propuesta 7. El CONACyT, ProMéxico, Nafinsa y las instituciones universitarias adecuadas deben ofertar talleres y seminarios, apoyados en expertos del máximo nivel, para que los fabricantes del calzado en México logren hacer frente, en lo individual o en conjunto, a las presiones de los minoristas con el fin de integrarse en forma directa a la demanda doméstica, y en Estados Unidos. 

Propuesta 8. Al igual que sucede en Estados Unidos, las instituciones responsables de la seguridad pública en México deben garantizar exclusividad a los fabricantes mexicanos para su demanda de calzado especializado. 

Propuesta 9. Instituciones como la SE, Bancomext y Nafin deben ofrecer talleres, cursos e instrumentos financieros a las empresas del calzado para que en efecto creen, fortalezcan y den mantenimiento constante a sus marcas propias y busquen canales de distribución comunes.

Propuesta 10. Es indispensable que la SHCP, Banobras, Bancomext y Nafin establezcan una estrategia de financiamiento para la cadena del calzado. 

Propuesta 11. Es importante que el sector público continúe permitiendo y brindando apoyo a fin de que organizaciones empresariales observen la entrada de productos importados en las aduanas de México, tal como se ha realizado desde 2015 para la cadena del calzado. Asimismo es importante fomentar una mayor coordinación en las actividades previas al embarque de los productos a ser importados, para poner a disposición de los organismos empresariales, en línea y tiempo reales, toda la información comercial con la que cuenta el SAT, para que se genere una reacción rápida ante importaciones irregulares, e informar de inmediato y sin rezagos a las autoridades competentes.

Propuesta 12. Es indispensable que la SE realice un esfuerzo en homogeneizar sus estadísticas de comercio exterior en la cadena del calzado con países como China y Vietnam, considerando las significativas diferencias estadísticas. 

Propuesta 13. Los organismos empresariales en México deben exigir su participación en las múltiples nuevas instituciones previstas en el TPP, y además crear un comité que en forma exclusiva se oriente a la cadena del calzado y al monitoreo de las diversas actividades previstas en el TPP. Resulta crítico y fundamental que tanto las instituciones creadas por el TPP como las federales en México –en particular el SAT y las aduanas– cuenten con los recursos y marco legal para monitorear el cumplimiento efectivo de las reglas de origen en la cadena del calzado en países como Vietnam y Malasia. 

Propuesta 14. Las autoridades responsables y organismos empresariales deben crear una mesa de trabajo, apoyada por académicos y expertos, a fin de que las empresas establecidas en México se integren a los dieciocho productos “sensibles” destacados por Estados Unidos, ya que pudiera convertirse en una oportunidad inmejorable para la cadena de valor del calzado en México en el corto plazo y con los acuerdos comerciales existentes.

Propuesta 15. Los sectores productivos deben solicitar participar en las audiencias previstas en la Cámara de Senadores por la Mesa Directiva, las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores, coordinadas por la Comisión de Relaciones Exteriores, con el objeto de presentar el caso de la cadena del calzado en México ante el TPP.

Propuesta 16. Los sectores productivos deben entablar relaciones directas con los gobiernos y Congresos locales vinculados a la cadena del calzado, a fin de que sus gobiernos y Congresos locales participen en las audiencias previstas en la Cámara de Senadores por la Mesa Directa y las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores,  coordinadas por la Comisión de Relaciones Exteriores, con el objeto de presentar el caso de la cadena del calzado en México ante el TPP.