José Galván, director y arreglista del grupo señaló que cantar a Cri Crí “es nuestra propia vida, crecimos con sus canciones. No es un rescate ajeno, es algo de nuestra propia vida, que en lo personal y emocional provoca mantener vivo ese niño interior que tenemos cada quien”.

CDMX.- 26 de Mayo de 2018.- Después de haberse presentado en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes con localidades agotadas, el reconocido ensamble vocal mexicano Voz en Punto recrea el fantástico mundo de las hermosas melodías de Francisco Gabilondo Soler Cri-Crí para fusionar una gala mágica de cuentos con los sonidos de una gran orquesta que nace de sus voces, fascinando a un público diverso en una atmosfera íntima.

El espectáculo En-cantando a Cri Crí conjuga lo clásico con lo moderno en un cuadro único que recuerda temas como Negrito balarín, El chorrito, Cucurumbé, La Merienda, El Teléfono, Cochinitos dormilones, Acuarela, Di porqué, Mi amigo Hans, El Comal y la olla, Métete Teté, así como creaciones menos conocidas del famoso compositor mexicano, en funciones de sábado y domingo de los días 2, 3, 9 y 10 de junio, a 13:00 horas, en la Capilla Gótica del Centro Cultural Helénico.    

José Galván, director y arreglista del grupo señaló que cantar a Cri Crí “es nuestra propia vida, crecimos con sus canciones. No es un rescate ajeno, es algo de nuestra propia vida, que en lo personal y emocional provoca mantener vivo ese niño interior que tenemos cada quien”.

En su caso, “es como sacar mi niño interior a jugar, que se da oportunidades, porque finalmente, lo que hacemos cuando cantamos nuestro repertorio es conectarnos con el niño interior de sus abuelitos, los nietos, los papás y con los niños”.

Refiere que las presentaciones son “como un juego musical. Finalmente es a lo que debe aspirar la música como arte, y el arte, debe tocar el espíritu que tenemos todos, más allá que haya una perfección musical o técnica. Lo que uno quiere es tocar el alma de la gente que va al espectáculo y salga más contenta, en contacto con ese niño que juega, con ese niño que ríe, la música de Cri Crí es un excelente vehículo”.

Su satisfacción más grande al ser un intérprete de las creaciones de Gabilondo Soler es observar la integración de los abuelos, los papás y los niños; “juntar a las familias y ver que somos un mismo espíritu”.

“Es bellísimo ver que al cantar a Cri Crí se puede estar inspirando a la gente. No sólo se trata de escuchar una música técnicamente bien ejecutada en la voz, es una música que toca en verdad el corazón” y ver al público convertido en niños, “esa es la mejor satisfacción”.

Su obra continúa vigente en la memoria y el recuerdo de los mexicanos, por ello forma parte del repertorio permanente para sus conciertos como una exigencia del público, no obstante que estas melodías carezcan de una exposición frecuente en los medios electrónicos de la radio y la televisión.

Voz en Punto, indicó Galván, conjunta en el show lo clásico con lo contemporáneo, porque “es una música muy rica en cuanto a su lenguaje y estructura musical, que al ser llevada "a capella" ofrece nuevas versiones con un sentido de frescura y actualidad, resultado de conjuntar diversos ritmos”, entre ellos el jazz, lo tropical, las marchas y otros temas populares, además de la participación directa del público que se suma como uno más de los intérpretes del ensamble.

En su opinión lo bonito de la música de Cri Crí es que “abordó muchos estilos y a cada personaje les dio un carácter aprovechando las características de los estilos musicales que dominaba”.

De hecho resaltó que fue diferente a otros compositores, no sólo por crear melodías para niños, también porque se mantuvo fuera de las modas.

“Sus cuentos son fantasía pura que trasciende las barreras del tiempo, y a través de la penetración de la radio formó parte de la historia de las propias familias mexicanas, trascendiendo de generación en generación sin la necesidad de una gran publicidad en televisión para formar parte del acervo cultural de nuestras familias”.  

El barítono explicó que hacer los arreglos vocales implicó un gran reto porque esta música no tiene muchas modulaciones o cambios de compases rítmicos, pero para el público el lenguaje no es alejado a sus emociones, “es una música muy bien pensada que transmite emociones, por ello es muy completa”.

Parte del éxito internacional del ensamble se debe a las creaciones del autor veracruzano, porque con el disco Voz en Punto canta a Cri-Crí fueron incluidos en la terna al Mejor Álbum Latinoamericano para los "Contemporary A Cappella Recording Awards", en 2010.

Voz en punto está integrado por José Galván, director, arreglos vocales y bajo; Liliana Montiel y Vanessa Millán, sopranos; Sonia Solórzano, alto y Luis Martínez y Sergio Quiroz, tenores.

Nacieron como ensamble hace 27 años siendo aún sus miembros alumnos de la Escuela Nacional de Música, ahora Facultad de Música de las Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con repertorio de música mexicana tradicional y de lenguas indígenas que los llevó a participar, con gran éxito, en festivales internacionales y recorrer, hasta la fecha, más de 25 naciones, entre ellos a Finlandia, Japón, España, Grecia, Holanda, Egipto, Estados Unidos, Francia, Suiza, Alemania, Rusia, Rumania, Austria y naciones de América Latina y África, entre otros.

Se convirtieron en pionero de las agrupaciones musicales "a capella" y de fomentar las creaciones de coros en el país.

Fuente: (CONACULTA)