Se presentarán ocho funciones en el marco del ciclo "La ópera es puro cuento… y el ballet también" del Centro Nacional de las Artes

Ciudad de México.- 6 de Agosto de 2016.- Bajo un concepto contemporáneo y minimalista, pero a partir del esquema clásico del ballet, la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) ofrecerá el estreno mundial de Blancanieves, coreografía de Irina Marcano, en el marco del ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también

La obra se escenificará los días 6, 7, 13 y 14 de agosto a las 12:00 y 14:00 en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes. La función del domingo 14 al mediodía será transmitida en vivo en la pantalla gigante ubicada a un costado del Palacio de Bellas Artes y vía streaming

Irina Marcano, bailarina de la Compañía, explicó que se trata de una obra que requiere de mucha precisión para hacer ciertos dibujos y figuras espaciales. “Resalta también el trabajo de las dinámicas corporales. Toda la información visual que recibimos de la televisión, el cine y la prensa tiene muchos cambios de dinámicas, y eso también se debe conseguir al presentar una obra de danza. Lograr ese juego de dinámicas y todas esas sensaciones a nivel corporal es de las propuestas más innovadoras que hay a nivel coreográfico”. 

Para la narrativa de la pieza coreográfica se partió de la versión cinematográfica de Walt Disney, así como del clásico cuento de los hermanos Grimm, agregó. “Es muy importante que quede clara la historia para los niños, pues son espectadores exigentes, se sientan a ver un espectáculo con pocos prejuicios, son muy perceptivos y usan mucho la imaginación. 

“El interés es despertar en ellos una atracción por las actividades culturales, no solo de danza. Sería increíble que los pequeños se convirtieran en el público del futuro para este tipo de espectáculos”. 

Resaltó la importancia de acercar a los infantes al arte, al presentarles una obra visual y sincera para que se conecten y se sientan atraídos por esta. “Blancanieves es una forma de acercarlos al arte y de generar un interés para que regresen. Es un espectáculo que guarda cierta magia y despierta la imaginación”. 

En Blancanieves, la música estará a cargo de un ensamble de 16 músicos, bajo la dirección de José Luis Castillo. La escenografía fue diseñada por Jorge Ballina; el vestuario, por Sara Salomón, y la iluminación, por Xóchitl González. “Fue muy importante en este proceso el trabajo en equipo. Hicimos una mesa creativa donde generamos las escenas de la obra, para que todos los elementos estuvieran en una misma dirección y generar, así, el efecto visual deseado.

“La música es uno de los elementos más propositivos de este proyecto. Se incluyen piezas que el público reconocerá. Asimismo, utilizamos el sonido de forma descriptiva para ciertos personajes, y el vestuario mantiene una línea con el espectáculo contemporáneo, con propuestas muy atrevidas”, finalizó. 

Por su parte, la bailarina Michele Cutri dijo que encarnar al personaje de Blancanieves es un sueño hecho realidad y un gran reto que ha requerido de un proceso muy interesante. 

La también bailarina Mónica Barragán, quien dará vida a la bruja, señaló que este es un papel muy importante en su carrera, porque es el primer antagónico que interpreta: “Es un personaje complejo y muy rico en cuanto a cambios de expresión”.

Mario Galizzi, director de la Compañía Nacional de Danza, afirmó que este proyecto impulsa el trabajo de los creadores mexicanos. “Para la Compañía es importante trabajar con nuestros coreógrafos y desarrollar diferentes técnicas contemporáneas, como en Blancanieves”. 

Cuauhtémoc Nájera, coordinador nacional de Danza del INBA, subrayó que se trata de un proyecto muy importante realizado entre el Centro Nacional de las Artes y el Instituto Nacional de Bellas Artes, con el cual se da seguimiento al trabajo que hace la bailarina Irina Marcano como coreógrafa y a la atención especial a los infantes.

Fuente: (bellasartes.gob.mx)