Fue un poeta que nunca conoció el mar, que amó a las mujeres, que tuvo cuatro novias, pero que nunca se casó ni tuvo hijos, que no leía autores extranjeros porque no le gustaban las traducciones y a pesar de eso fue un gran poeta, cuya obra dice “todo por debajo del agua, de las palabras”, con profundidad, erotismo y religión.

Ciudad de México.- 26 de Junio de 2016.- En el marco de la conmemoración del nacimiento y muerte de Ramón López Velarde (Jerez, Zacatecas, 15 de junio de 1888- Ciudad de México, 19 de junio de 1921), uno de los más grandes poetas mexicanos, el ciclo Leo… luego existo ofreció una cita poética por las piezas más emblemáticas, tanto en verso como en prosa, del escritor zacatecano.

El primer actor Xavier Marc fue el encargado de guiar al público, el cual se dio cita en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, por el camino maravilloso de la poesía de este autor que estuvo marcada por la contradicción entre un acérrimo catolicismo y el gusto de una vida libertina en la ciudad.

Fue un poeta, destacó Xavier Marc, que nunca conoció el mar, que amó a las mujeres, que tuvo cuatro novias, pero que nunca se casó ni tuvo hijos, que no leía autores extranjeros porque no le gustaban las traducciones y a pesar de eso fue un gran poeta, cuya obra dice “todo por debajo del agua, de las palabras”, con profundidad, erotismo y religión.

Los asistentes a esta cita poética de lectura en voz alta disfrutaron de los más grandes versos escritos por el autor zacatecano, como Nuestras vidas son péndulos, Huérfano, A un imposible y En el reinado de la primavera, en donde la voz de Xavier Marc recitó con potencia y emoción:

Amada, es primavera. / Fuensanta, es que florece / la eclesiástica unción de la cuaresma.

Sin embargo, el primer actor inició con la lectura de fragmentos de El testigo, la novela de Juan Villoro que profundiza en la vida y obra de Ramón López Velarde y advirtió que a él le fascina leer poesía, pues consideró que “los poetas son elegidos de Dios, pertenecen al Olimpo y uno los lee y cada poeta tiene un espíritu y una imaginación diferente”.

La lectura en voz alta incluyó no sólo la obra poética del zacatecano, conocido como el padre soltero de la poesía mexicana, sino piezas en prosa que también cuentan con virtudes de color, novedad y significación, como Obra maestra, en que habla de un hijo imaginario, el hijo que siempre quiso tener.

Pero la joya de la poesía de López Velarde es, sin lugar a dudas, La suave patria, en que el autor celebra a México, sus hábitos, fiestas, tradiciones y rasgos de la vida diaria.

La poesía del zacatecano sonó con potencia y cadencia en voz de Xavier Marc, quien aprovechó la ocasión para invitar a los presentes a adentrarse en la obra de López Velarde, cuya poesía completa, dijo, está reunida en un fantástico libro de pasta dura, que tiene un costo de sólo 60 pesos.

Fuente:(CONACULTA)