La exposición interactiva y documental está integrada por más de 150 objetos originales entre los que se encuentran vestuarios, cámaras, utilería, fotografías, equipo técnico, sets y un montaje interactivo. Los objetos que se exhiben son como los vestuarios de María Félix y Pedro Infante, la silla del director Emilio El Indio Fernández, y el automóvil empleado en la escena del choque de la cinta Amores perros (2000), de Alejandro González Iñárritu.

CDMX.- 2 de Septiembre de 2018.- La muestra interactiva y documental La fábrica de cine: Estudios Churubusco, 1945-2017, oportunidad única para recorrer parte fundamental de la desarrollo de la cinematografía nacional contada a partir de lo ocurrido en estos estudios, extiende su permanencia hasta el próximo 23 de septiembre.

La exposición interactiva y documental está integrada por más de 150 objetos originales entre los que se encuentran vestuarios, cámaras, utilería, fotografías, equipo técnico, sets y un montaje interactivo. Los objetos que se exhiben son como los vestuarios de María Félix y Pedro Infante, la silla del director Emilio El Indio Fernández, y el automóvil empleado en la escena del choque de la cinta Amores perros (2000), de Alejandro González Iñárritu.

Otras piezas se emplearon en cintas que marcaron la historia del cine mexicano por figuras como Pedro Armendáriz, María Rojo, Diana Bracho, El Santo y Ofelia Medina, entre otros, además de fotografías, lobby cards, equipos cinematográficos, así como maquetas de las películas En la palma de tu mano (1951) y El castillo de la pureza (1973).

Con motivo de sus 72 años de existencia, los Estudios Churubusco presentan la exhibición sin precedente, que destaca los mejor de la pantalla grande poniendo en su justa dimensión la importancia de los estudios, que al Sur de la Ciudad de México, fueron escenario de las grandes películas que marcaron a muchas generaciones.

Luego de nueve meses de éxito, la exposición dispuesta a manera de un recorrido cronológico que va desde La morena de mi copla (1945) de Fernando A. Rivero, hasta Roma (2017), de Alfonso Cuarón, fue coordinada por Sandra Benito Vélez y está conformada también por equipo técnico especializado y otros objetos como el artefacto de Cronos (1993); la mandíbula de Tintorera (1977), además de otras piezas clave en la historia del cine mexicano, como cámaras de distintas épocas que se utilizaron en la puesta en escena de películas emblemáticas. 

La fábrica de cine: Estudios Churubusco, 1945-2017 cuenta con la réplica de un set tradicional, con la escenografía de una hacienda, típica del cine mexicano, donde el público puede jugar a hacer cine, y un estudio virtual que le permite adentrarse a la forma contemporánea de hacer cierto tipo de películas, mediante el uso del “Green Screen”, que permite la superposición digital de distintos planos e imágenes para crear todo tipo de espectaculares efectos visuales.

Centrada en todo aquello que se produjo en los Estudios Churubusco, donde se ha realizado gran parte del cine mexicano y muchas cintas extranjeras, y por donde han pasado directores como Roberto Gavaldón, Felipe Cazals y Arturo Ripstein, Guillermo Del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, La fábrica de cine se extiende en su tiempo de exhibición debido a la aceptación del público, luego de dos extensiones previas.

La muestra es también una ventana de acercamiento a una parte fundamental de la historia cinematográfica para las nuevas generaciones, que entran en contacto directo con las diversas etapas de producción de una película, desde la concepción de la idea original, hasta el momento en el que está lista para distribuirse en las salas de cine o de cualquier plataforma digital. Asimismo, permite apreciar el extenso proceso creativo y a todos los profesionales involucrados en la elaboración de estas cintas.

La exposición está dividida en tres ejes temáticos,  uno horizontal cronológico, que inicia en 1945 con la fundación de los Estudios Churubusco y termina en 2017; otro vertical, en el que se  profundiza en los pilares de la industria fílmica, como Dirección, Cinefotografía, Escenografía y Diseño de Arte, Actuación, Producción y Guionismo, y un tercer eje interactivo, que propicia la interacción del público con varias de las etapas fundamentales de la producción y la postproducción, al tiempo que ilustra los cambios derivados de la reciente transición del cine analógico al digital.

En este último apartado se centra en los efectos especiales, laboratorio, cabina de la Fonoteca del Cine Mexicano Manuel Esperón, donde se puede escuchar una selección de alrededor de 100 pistas de música para películas mexicanas procedente de un acervo que resguarda una gran parte del material cinematográfico, desde que existe la cinta magnética en México, una cabina de edición de video y otra de edición de audio.

Una gran pantalla que pende del techo muestra escenas de filmación en los Estudios Churubusco, intercaladas con una combinación de grandes momentos fílmicos, en distintas épocas, que evidencian la diversidad y complejidad del trabajo en una película y destaca la gran cantidad de personas que participan.

La fábrica de cine: Estudios Churubusco, 1945-2017, puede visitarse de 10:00 a 18:00 en el vestíbulo del edificio Luis Buñuel de los Estudios Churubusco, calle Atletas No. 2, colonia Country Club, Delegación Coyoacán de la Ciudad de México.

Fuente: (CONACULTA)