Para la especialista Perla Schwartz, las imágenes en la película del “Indio” Fernández se complementan plenamente con la obra literaria en que está basada

Ciudad de México.- 20 de Junio de 2017.- El ciclo Cine y literatura dedicado al escritor estadounidense John Ernst Steinbeck, a 115 años de su nacimiento, continúo este lunes 19 de junio en la sala 4 de la Cineteca Nacional con la proyección de la cinta La Perla.

A la poeta y ensayista Perla Schwartz correspondió charlar sobre la película dirigida por Emilio Indio Fernández y protagonizada por Pedro Armendáriz, María Elena Márquez y Charles Rooner.

Basado en el libro escrito por John Steinbeck, el filme aborda la historia de Quino y su esposa Juana, quienes sufren la angustia de ver a su pequeño hijo picado por un alacrán. El médico del lugar, un codicioso extranjero, se niega a proporcionarles atención y el niño es salvado por una curandera.

Tras encontrar una enorme perla en el fondo del mar, Quino despierta la avaricia del doctor y de su hermano, un usurero, quienes están dispuestos a apoderarse de la joya a toda costa.

“Creo que ninguna obra literaria se lleva al cien por ciento tal como fue escrita. Aquí creo que se supo seleccionar muy bien las imágenes que son el peso de la película, complementándose perfectamente con la palabra de John Ernst Steinbeck y guarda la esencia de lo que quería comunicar”, consideró Perla Schwartz.

Al ser un autor muy popular y respetado en el mundo literario estadounidense por novelas de temática social como "De ratones y hombres", "Las uvas de la ira" y "Al este del paraíso", la incursión del ganador del Premio Pulitzer en 1940 en cualquier proyecto fílmico era garantía de prestigio internacional.

En este caso no fue la excepción ya que "La perla" fue la primera película en lengua hispanohablante en ser galardonada con un Globo de Oro, además de que en 1947 obtuvo la Mención como la mejor contribución al progreso cinematográfico y premio a la fotografía en el Festival de Venecia.

“Hay una estética del Dr. Atl y puede tener hasta algunos elementos del universo plástico de Paul Gauguin, sobre todo tiene muchos vasos comunicantes con la pintura y el movimiento de vanguardia del expresionismo porque hay muchos juegos de luces y sombras, sobre todo en los últimos cinco y diez minutos hacia el final. Es increíble la mancuerna que hace el director con su fotógrafo Gabriel Figueroa”.

Schwartz aseguró que en la película hay un peso de la imagen muy potente que se refleja en una pareja cómplice que se comunica con la mirada.

“Tiene muchos elementos del cine mudo en cuanto a conjunción de imagen y música. No hay tantos diálogos. Se da prioridad al movimiento de la imagen a nivel cinemático lo cual es bellísimo y le da un toque literario”.

El ciclo Cine y literatura dedicado a Steinbeck continuará este 26 de junio a las 18:00 horas en la sala 4 de la Cineteca Nacional con la proyección de ¡Viva Zapata! (1952) y los comentarios de la escritora Teresa Dey.

La actividad es organizada por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Cineteca Nacional.