La cinta de Margarethe von Trotta es un retrato de la filósofa y teórica alemana Hannah Arendt, durante uno de los momentos más importantes de su carrera, cuando en 1961 cubrió para The New Yorker el juicio contra el criminal nazi Adolf Eichmann. Sus escritos sobre el proceso causaron controversia por su descripción de este personaje y los consejos judíos.

Ciudad de México.- 15 de Junio de 2016.- Hanna Arendt fue una pensadora arrojada que se atrevió a compartir y sostener sus ideas sin importar el costo. A pesar de los desgarramientos emocionales, de perder amistades, perder su propio trabajo, desde la elemental honestidad intelectual, ella siempre dijo lo que pensaba. Más que defender la verdad, Arendt siempre defendió su autenticidad, su punto de vista.

Así lo sostuvo el académico mexicano Jesús Silva-Herzog Márquez al comentar la película Hannah Arendt (Alemania-Francia, 2012) de la cineasta alemana Margarethe von Trotta. Esto como parte del ciclo de Charlas sobre cine alemán, que cada lunes tiene lugar en la Sala 4 Arcady Boytler.

La cinta de Margarethe von Trotta es un retrato de la filósofa y teórica alemana Hannah Arendt, durante uno de los momentos más importantes de su carrera, cuando en 1961 cubrió para The New Yorker el juicio contra el criminal nazi Adolf Eichmann. Sus escritos sobre el proceso causaron controversia por su descripción de este personaje y los consejos judíos.

Analista político y profesor en el Departamento de Derecho del ITAM, Jesús Silva-Herzog Márquez remarcó lo interesante de la lección de Von Trotta al elegir ese momento específico en la vida de Arendt, uno que él describe como el más polémico en la vida de la filósofa alemana y el que le generó la discusión más aguerrida entre los intelectuales neoyorquinos, por ir en contra de sus consensos.

Agregó que es interesante porque aquella fue una polémica muy intensa, y “muchos aseguran que lo que terminó con esta cacería de Arendt fue el asesinato de Kennedy, pues la conversación fue para otro lado. La película retrata bien el escándalo, la sorpresa de que una intelectual judía hiciera cuestionamientos que se etiquetan como antijudíos”.

El autor de La idiotez de lo perfecto. Miradas a la política (2006) reconoció en la cinta un tono a ratos demasiado didáctico, pero subrayó el tino de llevar a la pantalla esta historia por la dificultad de convertir la filosofía en pieza cinematográfica. “Es complicado proyectar en el cine el desarrollo de una idea, de una serie de nociones, conceptos sobre el mundo y creo que la directora aquí lo hace con gracia”, aseguró.

Apuntó que es un acontecimiento que pueda tratarse en cine el desarrollo de ideas tan abstractas como las de Hannah Arendt, a quien difícilmente podríamos ubicar como una politóloga, pues, subrayó, “ella no estaba interesada en los hechos de la política. Lo que le importaba no es tanto qué sucede, qué está pasando, sino qué significa. Una necesidad moral de comprender, que implica una valoración moral”.

Pero a decir de Silva-Herzog Márquez, lo más importante a destacar de esta cinta alemana es su acento sobre la responsabilidad de pensar y la valentía de pensar, algo que siempre encarnó Hannah Arendt. Aseguró que el acercamiento a este pensamiento de profundidad y exigencia frente al lector es una invitación directa al ciudadano, es muy pertinente para el México actual.

“Me parece que cuando se habla de rebeldía en el pensamiento de Hannah Arendt tiene que ver sobre todo con una disposición moral intelectual de reprobar lo inaceptable, lo injusto, lo aberrante, y negarse a prestarse a todo ello, concluyó.

El ciclo Charlas sobre cine alemán forma parte de las actividades del Año Dual Alemania-México 2016-2017 y es presentado en colaboración con la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, Cineteca Nacional, TV UNAM y la Dirección de Literatura de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM.

El lunes 20 de junio a las 18:00 horas se proyectará La caja de Pandora (Die büchse der Pandora, Alemania, 1928) de Georg Wilhelm Pabst con comentarios del escritor y ensayista Héctor Orestes Aguilar. La entrada será gratuita y el cupo limitado. Las cortesías estarán disponibles el mismo día en la taquilla 5 de la Cineteca Nacional.

Fuente: (CONACULTA)