Tras recordar que vio más de seis mil niños durante nueve meses para escoger a los protagonistas en barrios marginales de Guatemala y comunidades indígenas del sur de México, apuntó que le dio "muchísima alegría" que Domínguez hablara en tsotsil en el escenario.

Ciudad de México.- 28 de Mayo de 2014.- El cineasta español Diego Quemada-Díez dijo hoy estar "feliz" después del contundente triunfo de su ópera prima, "La Jaula de Oro", en la gala de los Premios Ariel, donde no esperaba tantos galardones.

"Ninguno esperábamos semejante cantidad de Arieles", declaró a la emisora MVS el cineasta, quien confesó que su "esperanza secreta" era que le dieran "mínimo" uno a Rodolfo Domínguez, el primer actor tsotsil nominado a estos galardones, y al guatemalteco Brandon López.

"Todo lo demás fue añadido", señaló Quemada-Díez, cuya historia de tres adolescentes migrantes que viajan en el tren "La Bestia" hacia Estados Unidos obtuvo nueve premios en la gala celebrada anoche en el Palacio de Bellas Artes, entre ellos el de mejor película y ópera prima.

Tras recordar que vio más de seis mil niños durante nueve meses para escoger a los protagonistas en barrios marginales de Guatemala y comunidades indígenas del sur de México, apuntó que le dio "muchísima alegría" que Domínguez hablara en tsotsil en el escenario.

Explicó que "quería hablar de la migración como un problema económico, cuestionar el acercamiento tan de moda tanto en Europa como en EU de la militarización de las fronteras, de la criminalización de los migrantes".

Además de evidenciar el creciente encarcelamiento de inmigrantes en EU y su explotación laboral, en lo que describió como una "nueva forma de esclavitud y maltrato hacia el mexicano y centroamericano" en el vecino país.

El objetivo de "La Jaula de Oro" es provocar que "un estadounidense, un francés o un holandés vea el problema desde otro punto de vista" y pueda darse cuenta de que, "más allá de razas y nacionalidades, todos somos seres humanos".

"Quería hacer una película muy humana y que nos inspirara", indicó Quemada-Díez, quien dedicó 10 años a investigar y reunir testimonios de cientos de indocumentados para rodar este cinta y ahora confiesa estar "feliz" por los resultados.

La película aborda, a través del personaje de Sara, "el drama de tantas mujeres que tienen que negar su identidad y su cuerpo para sobrevivir" en su travesía a EU porque "muchas autoridades cuando las capturan les piden favores sexuales para dejarlas ir".

También muestra el choque entre el modelo de desarrollo occidental, representado por un niño mestizo materialista y egoísta, y el ancestral encarnado por un indígena mexicano, y la "transformación profunda" del primero durante el viaje a EU explicó.

Fuente: (Agencias)