La investigadora indicó que hasta hace 10 años, antes de que surgiera este programa, uno de los estereotipos más arraigados sobre los científicos era la edad, siempre se plasmaban como personas mayores. No obstante, la producción de Chuck Lorre y Bill Prady los muestra jóvenes.

Ciudad de México. 22 de junio de 2017 (Verenise Agencia Informativa Conacyt).- La serie televisiva The Big Bang Theory ha modificado algunos estereotipos sobre los científicos, indicó Silvia Domínguez Gutiérrez, profesora investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de la Universidad de Guadalajara.

La investigadora indicó que hasta hace 10 años, antes de que surgiera este programa, uno de los estereotipos más arraigados sobre los científicos era la edad, siempre se plasmaban como personas mayores. No obstante, la producción de Chuck Lorre y Bill Prady los muestra jóvenes.

Quizás este es uno de los pocos cambios que la serie ha hecho a los estereotipos de los científicos, ya que a decir de la especialista en comunicación y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), los “atributos” son los mismos: inteligentes, obsesivos y tímidos.

“Se conservan las creencias con relación a las disciplinas científicas, es decir, las ‘verdaderas’ ciencias son las naturales, en detrimento de otras disciplinas científicas. Quizá la imagen ha cambiado pero en el fondo, se fomentan los errores de antaño: la representación de la práctica de la ciencia como homogénea, estática, sin provocación a cambios críticos”.

Estas y otras conclusiones, Domínguez Gutiérrez las reportó en el artículo "Los científicos 'modernos': la serie de televisión The Big Bang Theory", publicado recientemente en Global Media Journal México.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la investigadora destacó que estos estereotipos y mitos presentados en diversas películas y programas de televisión tienen gran repercusión en la sociedad, “en los niños pueden influenciar en su decisión de carrera en el futuro”.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cuál es el objetivo de su trabajo publicado recientemente?

Silvia Domínguez Gutiérrez (SDG): Principalmente mostrar cómo son representados socialmente los científicos a través de esta serie tan popular y, además, comparar mi análisis con otros estudios relacionados con el propósito de observar posibles cambios o, en su defecto, ver si ciertas estructuras permanecen intactas.

AIC: ¿Cómo lo hizo?

SDG: Partí de experiencias previas sobre el tema, lo que implicó establecer preguntas con mayor concisión que me permitieran establecer un proceso preciso y riguroso para darles respuesta; un proceso que involucró ver detalladamente las primeras seis temporadas de la serie, seleccionar algunos capítulos y de estos ciertas secciones y, a través de un análisis de contenido —con categorías preestablecidas y otras que fueron aflorando durante el análisis—, fue que logré dar cuenta de las imágenes y la actividad profesional de los científicos presentados.

Luego me di a la tarea de comparar mis hallazgos con estudios previos de varios investigadores para ver las consistencias y/o nuevas formas en que se presentan los jóvenes científicos en esta serie tan vista y gustada.

AIC: ¿Cómo representa la serie a los científicos?

SDG: Son varias, por ejemplo, su imagen o apariencia y por sus atributos. Observamos que predominan los hombres (cuatro de cinco), jóvenes blancos estadounidenses (solo uno es de la India), quienes visten de manera casual; no obstante, no muy moderna. Con respecto a sus atributos, seguimos observando que son muy inteligentes.

AIC: ¿Qué tan apegado está esto con la realidad?

SDG: Depende de “qué realidad”, porque estas imágenes son obsoletas en ciertas ciencias, específicamente las sociales y humanidades. El problema es que quiera generalizarse a “todas” las disciplinas científicas.

Aquí el problema es que de alguna manera se caricaturiza a los científicos: engreídos al máximo y obsesivos (caso particular de Sheldon), súper tímidos, incapaces de resolver problemas sencillos de la vida cotidiana; no obstante, con una capacidad intelectual máxima.

1 silvia2206La otra cara de la moneda es que la serie muestra a los científicos como jóvenes (y ya no viejos, despeinados o calvos, usando anteojos, vistiendo la bata blanca, entre otros), que aunque no visten a la moda, usan ropa casual pareciendo cualquier ciudadano común, y con una característica particular: lo geek (uso de tecnologías y estar a la vanguardia). En este sentido, la realidad varía y tampoco es homogénea.

AIC: ¿Cómo puede influir esta serie en la percepción de la sociedad respecto a los científicos?

SDG: De acuerdo con la “teoría de la cultivación”, el hecho de ver sostenida y periódicamente programas con cierto contenido puede influir en las personas en cómo se representan un hecho o cierto personaje.

Un ejemplo: en varios estudios se presenta que se les preguntó a niños de primaria que dibujaran a un científico, y estos nunca habiendo visto alguno en la vida real, dibujaron al típico hombre de edad con anteojos, de bata blanca haciendo experimentos; tales imágenes provenían de diversas fuentes, particularmente de algunos programas de televisión, aunque no exclusivamente. Entonces, dicha serie podría influir entre sus televidentes; sin embargo, habrá que seguir haciendo estudios para analizar estas posibles influencias y ver con mayor exactitud los cómos.

AIC: ¿Qué se debería hacer para cambiar los estereotipos que hay de los científicos en México?

SDG: Son muchos los retos, pero indico uno, que para mí es fundamental: inculcar desde los inicios de la escolaridad formal, principalmente, el gusto por la actividad científica, haciendo hincapié en las distintas disciplinas científicas; no todas son iguales, no se siguen los mismos procedimientos y todas son igual de importantes para entender y explicar la compleja realidad.