El invento al que llamó “Bat-Gen”es una batería de carga infinita que a través de un proceso biomecánico donde mezcla agua y melanina (una molécula que existe en la piel, el cabello y el recubrimiento de la retina humana) genera una sustancia que separa el oxígeno del hidrógeno para liberar energía. Este proceso puede repetirse infinita cantidad de veces, por lo que podríamos decir que si llega a masificarse en el mercado significará el fin de las pilas y baterías. 

25 de Marzo de 2017.- El director de Investigación y Desarrollo del Centro de Estudios de la Fotosíntesis Humana de México, Arturo Solís Herrera, creó recientemente una batería que funciona como un generador continuo de energía. Esta patente es la primera en el mundo que reconoce la existencia de la Fotosíntesis Humana. 

El invento al que llamó “Bat-Gen”es una batería de carga infinita que a través de un proceso biomecánico donde mezcla agua y melanina (una molécula que existe en la piel, el cabello y el recubrimiento de la retina humana) genera una sustancia que separa el oxígeno del hidrógeno para liberar energía. Este proceso puede repetirse infinita cantidad de veces, por lo que podríamos decir que si llega a masificarse en el mercado significará el fin de las pilas y baterías. 

Bat-Gen pudo ser patentado por Solís Herrera luego de estar durante cuatro años buscando este permiso, documento que finalmente fue otorgado por el gobierno de Rusia. Allí se especifica que el invento fue creado en México. 

Según reseña el portal argentino Infobae , el científico mexicano afirma sobre su invento que “La melanina es capaz de romper la molécula del agua, separando oxígeno e hidrógeno, al mismo tiempo que esa reacción libera energía. Pero lo más revolucionario es que la misma molécula realiza la función inversa, y vuelve a unir el hidrógeno y el oxígeno, para que nuevamente se constituyan como agua, liberando una nueva carga de energía”. 

Sin duda el invento de Solís Herrera generará un impacto muy positivo al medio ambiente, ya que las baterías en general están compuestas por un 30% de elementos químicos considerados peligrosos para la salud por su nivel de toxicidad, con compuestos como el mercurio, cadmio, níquel y manganeso. Cada pila o batería que se desecha se oxida y derrama tóxicos en la tierra y el agua; y cuando éstas se queman el resultado es peor, ya que el residuo libera sustancias cancerígenas.  

Sobre Arturo Solís Herrera

Solís Herrera es Médico cirujano por la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Oftalmólogo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Hospital Conde de Valenciana.

Asimismo, también se desempeña como Neuro Oftalmólogo por el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugia y como director de Investigación y Desarrollo del Centro de Estudios de la Fotosíntesis Humana.

Fuente: Universia México

Fotos: (Internet)