El proyecto inició en 2012, cuando el Dr. Kabata recibió el apoyo del Gobierno de Japón. Sus descubrimientos se han presentado en 5 publicaciones. En 2014 se hizo una exposición en Japón y alrededor de 18 estudiantes de la Licenciatura en Arqueología del Departamento de Antropología de la UDLAP participan en este proyecto.

Cholula, Puebla.- 8 de Junio de 2015.- Los materiales de obsidiana, piezas de hueso animal, restos cerámicos y elementos arquitectónicos de una pirámide recuperados en el proyecto arqueológico Tlalancaleca-Puebla, dirigido por el Dr. Shigeru Kabata, académico del Departamento de Antropología de la Universidad de las Américas Puebla, permitirán entender cómo esta zona poblana contribuyó en la formación del Estado Teotihuacano.

El sitio arqueológico de Tlalancaleca pertenece a la comunidad de San Matías Tlalancaleca, pasando San Martín Texmelucan, del otro lado de la autopista México-Puebla. “Después de la erupción del Popocatépetl en la mitad del primer siglo después de Cristo, esta zona recibió un impacto físico y psicológico, algunos pobladores del sitio de Tlalancaleca se refugiaron hacia el valle de Teotihuacán con su tecnología y elementos culturales”, afirmó el Dr. Shigeru Kabata. Esto derivó en la hipótesis de que gracias a la participación de los pobladores de dicha comunidad, Teotihuacán pudo convertirse en un Estado en el mundo mesoamericano al recibir varios refugiados tras la erupción del volcán.

Dentro de esta área, el académico de la UDLAP y un grupo de investigadores encontraron algunas elevaciones ligeras que podrían indicar la posición de pirámides y unidades habitacionales. Asimismo han ubicado una posible cueva artificial que los antiguos abrieron para realizar alguna ceremonia. “El sitio arqueológico es un prototipo de Teotihuacán, en el sentido de la planificación de la ciudad y la materialización de la cosmovisión de aquel momento”, explicó.

Para corroborarlo el Dr. Kabata y su equipo han hecho una investigación científica y una prospección de la zona, excavando algunos pozos donde han encontrado materiales arqueológicos. También han reconstruido las pirámides gracias al software AutoCAD y tienen mapas en tres dimensiones con el empleo de dispositivos como estaciones totales arqueológicas. El siguiente paso es visualizar el terreno desde el aire con el uso de un drone, para ello han solicitado una carta de autorización al Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para continuar sus investigaciones, las cuales están planificadas para junio y julio de este año.

El proyecto arqueológico inició en 2012, cuando el Dr. Kabata recibió el apoyo del Gobierno de Japón a fin de realizar un intercambio cultural académico en México. Dentro de estos tres años sus descubrimientos se han presentado en por lo menos 5 publicaciones, tanto en español como en japonés. En diciembre del año pasado se hizo una exposición en Japón y desde 2014 alrededor de 18 estudiantes de la Licenciatura en Arqueología del Departamento de Antropología de la UDLAP participan en este proyecto.

El Dr. Shigeru Kabata reveló que sus estudios no son puramente académicos, también tiene planeado algunos proyectos alternos como una narración para niños a través de un anime, apoyado con el Departamento de Animación Digital de la UDLAP. Además creará un rompecabezas de la pirámide de la Luna de Teotihuacán que medirá 3 por 3 metros de base y un metro de altura (escala 1/50). “Como muchos académicos publicamos en varias revistas, tanto nacionales como internacionales, pero a los niños todavía no les llega esta información. Yo quiero que aprendan jugando con este rompecabezas”, expresó.

Fuente: (campusmexico.mx)