Mediante una exposición que se presenta en la Biblioteca de la Universidad de Varsovia, se propone un acercamiento innovador entre soportes materiales y digitales

Varsovia, Polonia.- 26 de Noviembre de 2017.- La flamante Biblioteca de la Universidad de Varsovia, en la capital polaca, aloja en estos días a un huésped único, el Códice Boturini, en una muestra que a través de videos y una versión digital permite a quienes visitan el pasaje de este repositorio, interactuar con la también nombrada Tira de la Peregrinación para conocer tanto sus características formales como la historia de la que da cuenta, el periplo que los mexicas hicieron a lo largo de 150 años hasta encontrar su tierra prometida: México-Tenochtitlan.

Códice Boturini. La tira peregrina: un libro indígena sobre el origen de los aztecas, ha sido posible gracias a la colaboración del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), institución que ha facilitado tanto el facsímil en exhibición de este invaluable documento, como los recursos audiovisuales y multimedia que permiten una mejor comprensión del mismo.

El doctor Baltazar Brito Guadarrama, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), en cuya bóveda se alojan los originales de la colección de códices, comentó que en los últimos años se ha realizado un esfuerzo importante por difundir los códices mexicanos, exponiendo los facsímiles de estos materiales —considerados por la UNESCO como Memoria del Mundo— en países como Irán, Costa Rica y Panamá, y próximamente en El Paso, Texas, Estados Unidos.

El Códice Boturini, que en su opinión puede considerarse un “documento fundacional de nuestro país”, es de tal importancia que por sí mismo puede ser el leit motiv de una exposición. Bajo esta lógica, junto con la Embajada de Polonia en México, se decidió montarse una muestra sobre él, en la nueva Biblioteca de la Universidad de Varsovia, con el apoyo de su Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos, y de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH.

La también llamada Tira de la Peregrinación es de uno de los manuscritos antiguos más conocidos de la cultura náhuatl (posiblemente se elaboró en la primera mitad del siglo XVI), que ilustra la historia del origen de los mexicas desde su salida de Aztlan, unos años antes de la fundación de la ciudad de México-Tenochtitlan. No se sabe si fue cortado o si quienes lo elaboraron, por alguna razón deliberada, interrumpieron su narración.

Al respecto, Baltazar Brito brinda más detalles: es un documento elaborado en una larga tira de amate doblada en 22 láminas, las cuales miden en promedio 19.8 x 25.5 cm, que unidas conforman un biombo de 5.49 metros de longitud. Está trazado de un solo lado sin color y narra la peregrinación de los entonces llamados aztecas hacia el sur, guiados y motivados por su deidad tutelar Huitzilopochtli.

Más allá de las imágenes plasmadas en sus láminas, refiere el director de la BNAH, resulta interesante imaginar las implicaciones que toda migración conlleva: dejar atrás un entorno familiar seguro para enfrentar grandes obstáculos, como condiciones físicas extenuantes, una agreste geografía conformada por caminos abruptos y desconocidos, donde niños, mujeres, hombres y ancianos cargan con las pocas pertenencias que pueden llevar en andas.

Al final del camino ninguno de los que iniciaron la travesía en el año 1168 d.C., tuvo la oportunidad de ver la tierra prometida, debido a que ésta duró alrededor de 150 años, durante los cuales desafiaron hambre, enfermedades y conflictos con algunos de los pueblos asentados a lo largo del camino.

La edición facsimilar del Códice Boturini, que permanecerá en exhibición hasta el 26 de noviembre en la Biblioteca de la Universidad de Varsovia, está impresa en papel amate y fue realizada en forma tradicional por artesanos del estado de Puebla, con tintas orgánicas que garantizan 200 años de durabilidad. De esta tradición que mantienen los habitantes de San Pablito Pahuatlán, da cuenta un video elaborado por el INAH, que facilitó además otra cápsula audiovisual sobre cómo se lee el manuscrito.

Es así que la muestra, Códice Boturini. La tira peregrina: un libro indígena sobre el origen de los aztecas, propone un acercamiento innovador entre piezas materiales y digitales. La interacción entre la versión digital y análoga tiende puentes entre soportes separados en apariencia física y culturalmente, y amplía el contenido y alcance de los mismos.

El formato en tira del manuscrito permite que su representación digital responda de manera fluida a su continuidad lineal de izquierda a derecha; su manipulación de manera extendida se recrea con naturalidad a través de una aplicación. Asimismo, otra de las innovaciones es que permite interactuar con el facsímil de una forma hasta ahora inexplorada mediante la realidad aumentada.

La exposición sobre el Códice Boturini en la capital polaca fue abierta el pasado 9 de noviembre, con la presencia del Rector de la Universidad de Varsovia, Marcin Pałys, y el embajador de México en Polonia, Alejandro Negrina. 

Fuente: (INAH)