Vecinos, extraños, organizaciones sin fines de lucro y todos los niveles del Gobierno se unieron a  un esfuerzo extraordinario para  salvar vidas y cubrir las necesidades de miles de personas que sufrieron pérdidas a causa de la tormenta y las inundaciones. Eran tejanos ayudando a tejanos, con el apoyo de personas que llegaron a ese estado de todas partes de la nación.

AUSTIN, Texas - Septiembre 24, 2017.- El Huracán Harvey generó la mayor respuesta de ayuda a un desastre en la historia del estado de Texas. El paso de esta tormenta trajo alrededor de 4.5 pies de lluvia al área y generó vientos de hasta 130 mph.

Vecinos, extraños, organizaciones sin fines de lucro y todos los niveles del Gobierno se unieron a  un esfuerzo extraordinario para  salvar vidas y cubrir las necesidades de miles de personas que sufrieron pérdidas a causa de la tormenta y las inundaciones. Eran tejanos ayudando a tejanos, con el apoyo de personas que llegaron a ese estado de todas partes de la nación.

Antes de que la tormenta tocara tierra cerca de Rockport el 25 de agosto, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) había enviado suministros y personal al estado, listo para unirse a la División de Manejo de Emergencias de Texas, agencias locales, organizaciones sin fines de lucro, organizaciones basadas en la fe y el sector privado para responder a la devastación causada por la tormenta.

El presidente Trump emitió de inmediato una declaración de desastre mayor, lo que permitió que docenas de agencias federales asignaran personal para apoyar al estado de Texas en tareas de rescate y recuperación. En cuestión de días, el número de empleados desplegados de FEMA, otras agencias federales y la Guardia Nacional alcanzó los 31,000, todos enfocados en ayudar a Texas como resultado del paso del huracán Harvey.

Más de 19 trillones de galones de lluvia cayeron sobre partes del estado de Texas causando inundaciones catastróficas. Cerca de 80,000 hogares recibieron al menos 19 pulgadas de agua y, 23,000 de esos hogares recibieron más de 5 pies. El área de Houston recibió la mayor cantidad de lluvia registrada en la historia de los Estados Unidos continental (51.88 pulgadas). Veinticuatro hospitales fueron evacuados, 61 comunidades perdieron sus fuentes de agua potable, 23 puertos cerraron y 781 carreteras quedaron intransitables. Cerca de 780,000 tejanos fueron evacuados de sus hogares. En los días posteriores más de 42,000 tejanos fueron albergados de forma temporera en 692 refugios. El personal de emergencia rescatóo a 122,331 personas y 5,234 mascotas en el área.


Avanzando hacia la recuperación

El volumen de solicitudes de asistencia por desastre fue uno de los mayores registrados en la historia de FEMA. Hasta el día de hoy, 792,000 hogares solicitaron asistencia. La mayoría de esas solicitudes fueron en línea a través de www.DisasterAssistance.gov/es, o a través del uso de la aplicación móvil de FEMA en dispositivos móviles. Debido al volumen tan alto de solicitudes, el centro nacional de servicio de procesamiento utilizó personal adicional de FEMA, el Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias federales para brindar asistencia.. El Servicio de Impuestos Internos, por ejemplo, asignó a 2,300 empleados al centro de servicio de FEMA a partir del 5 de septiembre.

En un periodo de 30 días, más de $1,500 millones de dólares de fondos federales fueron desembolsados a los afectados, incluyendo subvenciones de asistencia, préstamos por desastre a bajo interés y pagos adelantados de seguro de inundación.

Durante ese período, 270,916 hogares de Texas recibieron $571.8 millones de dólares de FEMA para vivienda temporal, reparaciones básicas para hacer que los hogares sean seguros y habitables y para otras necesidades esenciales. Más de 24,000 familias están viviendode forma temporal en habitaciones de hotel pagadas por FEMA porque sus hogares son inhabitables. Más de 2,100 permanecen en refugios hasta que puedan encontrar una vivienda de largo plazo.

Los tejanos presentaron más de 87,000 reclamos por seguro de inundación y el Programa del Seguro Nacional de Inundación (NFIP, por sus siglas en inglés) efectuó pagos de reclamos acelerados por $608 millones de dólares. NFIP implementó cambios temporales al proceso de reclamos para comenzar las tareas de reconstrucción lo antes posible.

La Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA, por sus siglas en inglés), aprobó préstamos por desastre a bajo interés por $367 millones de dólares a más de 4,340 empresas, propietarios de hogares e inquilinos de Texas como resultado del Huracán Harvey.

“Los tejanos atravesaron una experiencia terrible”, afirmó Kevin Hannes, Coordinador Federal. “Muchas personas no pueden regresar a sus hogares, y el estado de Texas está dirigiendo una labor conjunta para desarrollar innovadoras para ofrecer viviendas a las personas afectadas por el desastre. Las agencias de todas partes del Gobierno federal llevan a cabo tareas de coordinación con el gobierno estatal y los gobiernos locales, organizaciones sin fines de lucro y el sector privado para ayudar a los tejanos a volver a ponerse de pie”.

FEMA coordina la respuesta federal y las actividades de recuperación a través de la asignación de misiones a otras agencias federales. En Texas, FEMA asignó una misión a más de dos decenas de agencias federales.


Las agencias responden al Huracán Harvey

La Guardia Costera desplegó a 2,060 personas, 50 aeronaves, 75 embarcaciones y 29 guardacostas para rescatar a 11,022 personas y 1,384 mascotas.

FEMA asignó a 28 equipos de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR, por sus siglas en inglés) de toda la nación para movilizarse hacia Texas y brindar asistencia a las agencias estatales y locales con la misión de  salvar vidas. Los equipos rescataron a 6,453 personas y 237 animales utilizando botes y camiones para aguas altas. Los esfuerzos de búsqueda y rescate incluyeron a USAR, el Servicio de Parques Nacionales, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, Aduana y Control Fronterizo y el Departamento de Defensa.

FEMA suministró 3 millones de alimentos, 3 millones de litros de agua, 9,900 mantas, 8,840 catres y 10,300 artículos dehigiene para que el estado losdistribuyera entre los sobrevivientes. Rápidamente FEMA suministró 186 millones de dólares de fondos de asistencia pública para reembolsar el costo de las medidas de protección en emergencias y la eliminación de escombros a agencias locales y estatales. FEMA desplegó equipos de especialistas en los barrios y centros de recuperación del desastre para ayudar a los tejanos con la inscripción y las preguntas sobre la asistencia ante desastres. FEMA coordinó las llamadas del Centro Nacional de Operaciones Comerciales en Emergencia con 150 colaboradores del sector privado y con empresas de redes sociales para compartir la información del desastre. También brindó asistencia a las empresas de telefonía móvil para ofrecer estaciones de carga para los sobrevivientes de desastre.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) desplegó más de 1,100 personas con equipos y suministros médicos. El personal brindó atención médica a 5,359 pacientes, y evaluóe 60 refugios. El departamento ayudó a mudar a los residentes de Port Arthur, que estuvieron viviendo en casas y apartamentos contaminados con el agua de las inundaciones, a viviendas temporales del Centro Cívico Bob Bowers.

Los científicos del Servicio Geológico de EE. UU. (USGS, por sus siglas en inglés) se desplegaron en la costa para ayudar al Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) a pronosticar marejadas ciclónicas y erosión de playas. También trabajaron durante el arribo de Harvey para mantener informado al NWS acerca deinundaciónes en tiempo real. Una vez que el nivel del agua bajó, los científicos del USGS recogieron más de 1,500 marcas de aguas altas para desarrollar mapas futuros de inundaciones.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) se comunicó con las 61 autoridades de vivienda pública del área de desastre para evaluar los daños e identificar unidades desocupadas que podrían ponerse a disposición de las personas afectadas y otros sobrevivientes. Esas autoridades administran 91 desarrollos de viviendas públicas que atienden a 200,000 familias. HUD hizo la misma evaluación con sus 454 complejos de apartamentos asegurados por FHA que comprenden 50,000 unidades, 20,000 de las cuales tienen asistencia de alquiler directa de HUD. Asimismo, HUD sondeó el área de los cuatro estados que rodean el desastre para identificar unidades de viviendas públicas y viviendas multifamiliares.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. (USACE, por sus siglas en inglés), desplegó 390 personas, trabajó con agencias locales y estatales y la Guardia Costera para despejar los canales de navegación, permitiendo que los puertos críticos retomaran sus operaciones. Los ingenieros llevaron a cabo inspecciones e instalaciones de generadores para brindar energía de emergencia a ubicaciones críticas, y brindaron asistencia técnica para escombros, vivienda temporal y misiones de bienes.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), junto con la Comisión de la Calidad Ambiental de Texas (TCEQ, por sus siglas en inglés), llevó a cabo 625 evaluaciones de agua potable y 441 evaluaciones de aguas residuales. La agencia también llevó a cabo evaluaciones de 43 sitios de superfondo y recuperó 517 contenedores de materiales no identificados y potencialmente peligrosos.

El Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés) apoyó a la División de Texas para el Manejo de Emergencias y a empresas de servicios públicos en esfuerzos para restaurar la electricidad a más de 300,000 clientes. Las empresas de servicios públicos respondieron en un esfuerzo coordinado, activando sus redes de apoyo mutuo y asignando a más de 10,000 trabajadores de 21 estados a las labores de recuperación y respuesta, incluyendo equipos, trabajadores de línea y personal de apoyo. El DOE trabajó con la EPA para emitir l más combustible. El secretario Perry autorizó la liberación de 5,300 millones de barriles de petróleo crudo de la Reserva Estratégica de Petróleo a modo de recurso necesario.

El Departamento de Defensa (DoD, por sus siglas en inglés) apoyó a más de 30 asignaciones de misión de FEMA, incluyendo búsqueda y rescate, aerotransporte estratégico, desalojo, apoyo de instalaciones, movimiento de pacientes y logística. Como parte de la misión de búsqueda y rescate, el Comando Norte de los Estados Unidos rescató a alrededor de 3,000 personas.

La Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA, por sus siglas en inglés), trabajando junto con el Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas de la Costa del Golfo de Texas, abrió cinco centros de recuperación de negocios para brindar muchos tipos de servicios a las empresas afectadas  por  el impacto del Harvey. La SBA extendió el diferimiento del primer pago de los cinco meses estándar a 11 meses desde la fecha en que el tomador del préstamo firma los documentos de cierre. La SBA ofreció un diferimiento automático de 12 meses en el pago del capital y los intereses para servicios suministrados y préstamos por desastre que estuvieran al día el 25 de agosto en aquellos condados designados como áreas de desastre federales.

La Patrulla Aérea Civil realizó 270 vuelos con 32 aeronaves para ayudar con la respuesta de emergencias.

El Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) activó el Programa de Asistencia de Nutrición Complementario por Desastre para brindar beneficios alimentarios a hogares que, normalmente, no cumplirían con los requisitos, siempre que se ajusten a los límites de ingresos por desastre y tengan gastos relacionados. A las escuelas en áreas afectadas por el huracán se les permitió recibir comidas del Programa Nacional de Almuerzo Escolar para todos los alumnos de manera gratuita hasta el 30 de setiembre. El Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas distribuyó 25 toneladas de alimentos para mascotas en las zonas afectadas, utilizó helicópteros para identificar ganado varado y brindó asistencia a la Guardia Nacional de Texas para la entrega de 95 toneladas de heno a 10,000 cabezas de ganado.

La Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés) alquiló instalaciones para ofrecer lugares de trabajo a miles de empleados federales desplegados en Texas, incluyendo una oficina en el “field”  conjunta con el gobierno estatal, oficinas en el  área y centros de llamadas.

Los Centros de Servicios Medicare y Medicaid modificaron temporalmente el Programa de Seguro de Salud Infantil, para brindar alivio inmediato a los sobrevivientes del desastre en Texas.

El Departamento de Transporte brindó asistencia técnica, capacitación y evaluación de daños para que los socios estatales y locales comiencen a reparar la infraestructura de transporte y que vuelva a las condiciones anteriores a la tormenta. La Administración Federal de Autopistas activó o desplegó a 36 empleados para labores de respuesta. El personal brindó asistencia para reparaciones de emergencia bajo el Programa de Alivio de Emergencia con una rápida inyección inicial de fondos por 25 millones de dólares. Para el 6 de septiembre, todos los aeropuertos principales en el área operaban de forma normal. Los puertos de Corpus Christi, Houston, Beaumont y Port Arthur estuvieron abiertos sin restricciones. La Autoridad Metropolitana de Tránsito del condado de Harris retomó un servicio limitado. Al 20 de septiembre, 191 informes de inspección de daños documentaron las reparaciones de emergencia completadas y las reparaciones permanentes a ser completadas.

La Comisión Laboral de Texas comenzó a aceptarreclamos de seguro de desempleo el mismo día en que el Huracán Harvey tocó tierra. FEMA activó la Asistencia de Desempleo por Desastre (DUA, por siglas en inglés) para los tejanos que perdieron su empleo debido a Harvey. El programa es administrado por el estado de Texas. Para  el 19 de septiembre, la comisión había procesado 136,576 reclamos de seguro de desempleo, de los cuales 17,714 estaban cubiertos por el programa DUA. Los centros de llamadas de DUA continúan operando siete días a la semana.

La Cruz Roja Americana suministró 45 millones de dólares a más de 100,000 sobrevivientes del desastre para ayudar con necesidades inmediatas. La Cruz Roja desplegó más de 3,000 miembros y voluntarios, 171 vehículos de respuesta de emergencia, sirvió 965,000 comidas y 1 millón de refrigerios y operó refugios en todos los condados afectados.

Más de 300 organizaciones de voluntarios, incluyendo Organizaciones de Voluntarios Activos en Desastres de Texas y a nivel nacional y grupos locales, están trabajando para apoyar a los sobrevivientes de Harvey. Los voluntarios están trabajando para retirar lodo de los hogares, apoyar a refugiadoss, alimentar a personas, distribuir suministros, brindar atención emocional y espiritual, limpiar escombros, reconstruir viviendas y ofrecer apoyo de crisis. El Ejército de Salvación desplegó a 4,457 voluntarios que trabajaron durante 40,714 horas brindando alimentos, refugio, atención emocional y espiritual, donaciones y servicios sociales. Los Equipos de Respuesta de Desastres de AmeriCorps desplegaron a 109 voluntarios para retirar lodo de los hogares, cortar árboles y cubrir techos. Las organizaciones de voluntarios brindaron asistencia a 17,000 hogares con tareas de limpieza.

La recuperación será un proceso largo en Texas, liderado por el estado. Las agencias federales continuarán brindando todo su apoyo al gobierno estatal y los gobiernos locales para asistir en la reconstrucción de Texas con fortaleza y determinación.

 

Para obtener más información acerca del Huracán Harvey y la recuperación de Texas, visite la página web de desastre del Huracán Harvey, la página de Facebook de Harvey de FEMA, la cuenta de Twitter @FEMARegion6 y el sitio web de la División de Texas para el Manejo de Emergencias.