"Estoy muy triste porque era un hombre joven, dinámico, tenía alegría, era bastante informal para atender los asuntos, informal en el sentido de que no era un funcionario tieso detrás del escritorio. Y como escritor fue muy porfiriano, toda su literatura giró en torno a los tiempos de Don Porfirio", dijo la autora de "La noche de Tlatelolco".

Ciudad de México.- 11 de Diciembre de 2016.- "Era una buena persona", afirmó categórica Elena Poniatowska al hablar de la muerte de Rafael Tovar y de Teresa, Secretario de Cultura, fallecido esta madrugada. La escritora y periodista asegura que fue un hombre bueno y culto. "Un hombre porfiriano".

"Estoy muy triste porque era un hombre joven, dinámico, tenía alegría, era bastante informal para atender los asuntos, informal en el sentido de que no era un funcionario tieso detrás del escritorio. Y como escritor fue muy porfiriano, toda su literatura giró en torno a los tiempos de Don Porfirio", dijo la autora de "La noche de Tlatelolco".

Elena Poniatowska asegura que Rafael también fue embajador de México en Francia "así que fue un diplomático en el sentido bueno de la palabra". Poniatowska también lamenta su muerte porque siempre fue un hombre muy amable, de muy buen ver, muy agradable y tenía un pelo precioso.

"Además él era muy liviano, nunca fue pesado, un hombre muy amable y culto, hablaba de música, hablaba de literatura, sabía mucho. Además era un hombre conciliador, no se metía en pleitos, no hacía juicios fulminantes sobre los demás, uno tenía la sensación de que no rechazaba a nadie", concluyó.

El mundo de la literatura y la música lamentan su deceso

 Escritores, también sus pares; gente de la música, con los que compartió otra de sus pasiones, y por supuesto más amigos se siguen dando cita en el Panteón Francés de Legaria, donde desde esta mañana son velados los restos del secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa.

El escritor Ignacio Solares aseguró que se fue no sólo el principal promotor cultural, difusor cultural, administrador cultural de este momento, sino que se fue alguien que ha sido único en la historia cultural de este país en ese terreno.

“Hay que referirse a figuras de la talla de los grandes profesores universitarios que ha habido, que son relevantes y que han hecho tanto por el país, simplemente baste mencionar desde rectores hasta difusores de la cultura de la UNAM, hasta un José Vasconcelos en la Secretaría de Educación. Yo creo que de esa talla era Rafael. El hueco que deja yo no me imagino cómo se pueda llenar porque a él le debemos realmente lo que se ha hecho en cultura en el México moderno”, dijo.

Solares, colaborador de El Universal y director de la Revista de la Universidad de México, dijo que no solamente era un hombre muy sensible, muy inteligente, muy culto, sino que también era un administrador muy honesto, muy derecho en sus declaraciones, en sus cuentas, en todo. “Su honestidad saltará siempre y además fue un gran escritor, sus libros sobre don Porfirio son enormes y buenísimos”.

Por su parte, Gerardo Estrada, ex coordinador ejecutivo del Auditorio Nacional, se refirió a Tovar y de Teresa como un amigo.

“Yo pierdo antes que nada a un amigo y se cierra una etapa de la cultura en México, 30 años de creación, de creatividad, de imaginación. Lo vamos a extrañar mucho”, expresó.

El cantante de ópera Francisco Araiza señaló que la muerte de Rafael Tovar y de Teresa es una pérdida terrible para la cultura en México y para la gente de bien, para el buen mexicano. “Deja un vacío terrible pero deja también muchísimas cosas que se lograron”.

Dijo que su sueño fue la creación de la Secretaría de Cultura desde que creó Conaculta, esa era su meta y que es increíble que Dios le permitiera lograrlo.

“Completó su ciclo, pero es una gran pena de todas maneras que se haya despedido a tan temprana edad y en medio de su poderío de creador. Es una persona a la que todos le debemos mucho, todos lo queremos mucho y nos va a faltar”, declaró Araiza.

Carlos Miguel Prieto, director de la Orquesta Sinfónica Nacional, destacó la pasión de Tovar y de Teresa por la música en particular y por las artes en general.

“Me consta que la música lo motivaba más que nada. La verdad es que se pierde una gran persona y un valiosísimo funcionario público. Tenía una curiosidad casi como de niño, me pareció que tenía un espíritu increíblemente joven, yo lo conocí hace como 30 años, desde entonces me pareció admirable su curiosidad y su entusiasmo, incluso en esta última etapa de secretario, me parecía que tenía una energía y un entusiasmo enorme, nada más le ganó la enfermedad tristemente. A la Sinfónica nos ayudó mucho y lo vamos a extrañar”, expresó.

Destacan su política cultural

Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura de la Ciudad de México, aseguró que se va el más importante promotor y gestor cultural de los últimos 40 años.

"Se va un hombre que pudo construir, a pesar de tiempos difíciles, una política cultural que unió a la comunidad", mencionó.

En su experiencia personal, agregó, en los últimos tres años en los cuales se trataron, nació una amistad que tenía que ver con compartir proyectos, con reunirse y siempre encontrar algo positivo.

"Mucho de lo que se está haciendo en la Ciudad en todos los sentidos tiene su impronta, tiene su apoyo, en exposiciones, en recuperación de espacios, una de sus últimas exposiciones públicas fue para inaugurar el Faro de Aragón, lo que me llenó de orgullo porque significó que Rafael abrazó un proyecto de cultura comunitaria, de intervención social. Siempre quiso divulgar lo mejor. Tenía un gusto exquisito por las artes y la cultura, un amor a la belleza que lo guiaba y se dedicó con un entusiasmo extraordinario a hacer que eso pudiera ser de todos", señaló Vázquez Martín.

El funcionario capitalino aseguró que Tovar y de Teresa era un hombre lleno de entusiasmo, lleno de amor a su trabajo, que gozaba enormemente su trabajo, que le apasionaba hacer lo que hacía y que era un creador.

"Supo entender a los creadores porque él era un creador como promotor cultural, creador de instituciones, creador de espacios de encuentro, creador del Centro Nacional de las Artes, el gran constructor del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Ya forma parte de esos referentes que han hecho de la cultura en México nuestro gran tesoro".

Por su parte, Silvia Lemus, viuda del escritor Carlos Fuentes, aseguró que Rafael Tovar fue un gran personaje que llenaba un espacio. "Nos hará falta. Es triste la muerte, pero él vivió una vida muy completa".

En tanto, el político panista Santiago Creel señaló: “Fue nuestro amigo, promotor de la cultura, alguien que hizo mucho por las instituciones del país. Deja una gran herencia en la cultura nacional".