Leticia Gómez Ibarra, otra de sus amigas, subrayó que Ulises era un pintor de verdad, muy respetuoso y amoroso, quien encontró en Guadalajara un lugar para vivir durante muchos años sin olvidar sus raíces. “Yo conocí Cuba por él, a sus escultores, pintores; siempre quiso volver pero de visita. También le gustaba mucho la poesía”.

Guadalajara, Jalisco.- 25 de Agosto de 2015- Dicen que Ulises González Gutiérrez tenía una gran calidad humana que tocaba los corazones, como los que pintaba. Que sabía ser amigo y buen ser humano con personas de todas las edades y con los animales. Quienes lo conocieron dicen que era un gigante, como las manos que dibujaba.

“Era una persona sensacional, daba ayuda al instante, un amigo de esos entrañables, toda la comunidad artística lo vamos a extrañar mucho. Pintaba unas manos preciosas pero gigantescas, todo en él era grande”, recuerda Maty Ochoa, una de las amigas del pintor cubano asentado en Guadalajara desde hace más de 20 años, quien falleció el pasado domingo en su natal Cuba a causa de un infarto. Hoy, a las 20:00 horas, se ofrecerá una misa en su honor en la Parroquia San Martín de Porres (Av Mayas 3132, Fraccionamiento Monraz).

Ochoa contó que la partida del artista duele mucho debido a que se trataba de una persona muy positiva y querida por todos, ya que era propositivo y siempre tenía un consejo para quien lo pedía. “Además era un protector de los animales, siempre andaba adoptando perritos, les buscaba hogar, era un ser compasivo, aparte no era de los que hablaba mal de su país”.

Leticia Gómez Ibarra, otra de sus amigas, subrayó que Ulises era un pintor de verdad, muy respetuoso y amoroso, quien encontró en Guadalajara un lugar para vivir durante muchos años sin olvidar sus raíces. “Yo conocí Cuba por él, a sus escultores, pintores; siempre quiso volver pero de visita. También le gustaba mucho la poesía”.

El pintor Sergio Garval también lamentó el fallecimiento prematuro del artista, en quien reconoció una gran calidad humana, con trato amable, sencillo, generoso y de inquieta y refinada inteligencia. “Artista de espíritu lúdico y desbordante. Escogió a Guadalajara como su casa y estudio, para crear obras importantes que aportaron una frescura en la creación artística tanto en  la entidad como al exterior. Persona muy querida y apreciada en los medios artísticos y sociales. Físicamente se va, pero nos deja su espíritu y memoria a través de su obra y proyecto de vida”.

Entre dos tierras

Ricardo Duarte Méndez, titular de la Secretaría de Cultura de Guadalajara, consideró que la muerte de Ulises González Gutiérrez es una pérdida muy lamentable tanto para las artes visuales en Jalisco, con la proyección a nivel nacional e internacional, pero también en el aspecto personal. “Tenía la capacidad de ser amigo y sumarse a causas que le permiten vernos como seres humanos. Un artista dentro de un momento de madurez, con gran capacidad de resignificarse”.

El experto en arte recordó que el pintor se instaló hace 20 años en la ciudad con una raíz de artista cubano, pero con el tiempo se notó la influencia cultural que tuvo de México en un lenguaje en el que supo plasmar sus dos identidades culturales. “Él se presumía un artista tapatío. Cuando llega a Guadalajara mezcla su origen cubano con una obra muy expresionista, recuerdo mucho un torso envuelto en una bandera cubana, donde está la parte de nacionalismo, pero muy acertado toque erótico”.

Trazos de poesía y abstracción

Ricardo Duarte Méndez destacó que el trabajo de Ulises González se exhibió en las principales galerías de la ciudad y el país, así como en La Habana, su ciudad natal; en su obra abordó temas de abstracción, con gran carga de erotismo y homoerotismo. “Las manifestó con una visión universal, obra ligada a la poesía y me parece que los universos que supo construir tenían esa parte, el ser humano en su expresión universal acompañado de presencia de flores, pétalos, aromas corporales”.

Durante la gestión de Ricardo Duarte como director del Museo de Arte Raúl Anguiano, se realizó la muestra “Olores” de Ulises González Gutiérrez: “Tomó toda la planta baja, una serie de piezas donde había un desarrollo de tema, parecía como cinta de película, se complementaba con una jaula, con pétalos con olor a rosas”.

Resaltó que la mayoría de sus series eran continuaciones una de la otra, por lo que mantuvo un discurso constante, sobre todo en sus últimas obras, donde privilegió en su pincel a la figura humana y a las flores. “Todas al final son una exploración en sí misma. Hubo un periodo que trabajó donde hubo un acercamiento a la parte de la pintura objetual con una boca gigante que se pintaba con un lienzo o un corazón que era un relieve satinado con un gran listón rojo”.

SABER MÁS

Exposiciones individuales

• 2012 “Ser”, Demetria Gallery, Guadalajara, México.

• 2010 “Dreams”, Inter-American Development Bank, Washington D.C., USA.

• 2009 “Cartas de Amor”, Exposición del Museo de Arte de Zapopan, Guadalajara, México.

• 2007 “La Vie en Rouge”, Galería Vértice , Puerto Vallarta, México.

• 2005 “Hilo Suelto (Thread loose)”, Galería López Isáza, Acapulco, México.

• 2004 “Olores (Odors)”, Museo Raúl Anguiano, México.

• 2001 “Amantes (Lovers)”, Centro Cultural Ex-convento del Carmen, Jalisco, México.

• 1999 “Al azahar”, Galería Arte Actual Mexicano, Monterrey, Nuevo León, México.

• 1997 “Nostalgia II”, Galería Nina Menocal, México DF.

• 1996 “Nostalgia”, Museo Regional de Guadalajara, Jalisco, México.

• 1995 Exposición Individual Galería Rassiga, Guadalajara, Jalisco, México.

• 1992 “Retablos (Retables)”, Galería Alejandro Gallo, Guadalajara, Jalisco, México.

• 1990 “Paisajes (Landscapes)”, Galería 23 y 12, La Habana, Cuba.

• 1987 “Callejeando”, Universidad de La Habana, La Habana, Cuba.

Fuente: (informador.com.mx)