Andrés Barrios Medellín, hijo del artista, curador y coordinador del libro, así como los escritores, investigadores y especialistas Fernando Zamora y Héctor Serrano Barquín, fueron los encargados de presentar el volumen.

Toluca, México.- 3 de Septiembre de 2016.- Por primera vez, 154 obras del pintor Ignacio Barrios son mostradas al público a través de las páginas del libro Ignacio Barrios. Una vida de agua y color, el cual se presentó en la segunda edición de la Feria Internacional del Libro Estado de México (FILEM) que se lleva a cabo en el Centro Histórico de Toluca.

Andrés Barrios Medellín, hijo del artista, curador y coordinador del libro, así como los escritores, investigadores y especialistas Fernando Zamora y Héctor Serrano Barquín, fueron los encargados de presentar el volumen. 

“El texto muestra obras de Ignacio Barrios que son un mosaico muy general y completo de su producción. Está integrada por una selección no sólo de pinturas, sino también por temáticas no tan conocidas, ya que mi padre era célebre como paisajista, pero también verán una selección pequeña e interesante de retratos, que él decía no era muy bueno en el género pero que son magistrales”, detalló en entrevista Andrés Barrios. 

Las 154 obras que integran Ignacio Barrios. Una vida de agua y color están reunidas por temática:DesnudosNaturalezaSemi-abstractoZacualpanCiudadPaisaje mexicanoFloresRetratoBodegónAbstracto.    

El tambén director de la Fundación Ignacio Barrios detalló que a través de estas secciones el público conocerá obras significativas en la producción del acuarelista: un retrato de una mujer maya, de un campesino del Estado de México, paisajes de Viena y de Hong Kong, y sobre todo cuadros de su producción europea que habían permanecido guardados.  

“Es un libro destacado porque es una referencia importante de la acuarela a nivel nacional e internacional. Sus páginas muestran que si hay un elemento distintivo de la obra de Ignacio Barrios es el manejo de la humedad por excelencia; que a mi padre le gustaba jugar con los accidentes, que tenía programados, calculados inclusive y, sobre todo, que su técnica consistió en dejar que el agua hablara por sí misma”.

En Ignacio Barrios. Una vida de agua y color el lector también encontrará cuatro textos que, de acuerdo con Andrés Barrios, dan una imagen completa de quién fue Ignacio Barrios: Galería de imágenes en la poesía, de Dolores Castro Varela; Ignacio Barrios, una aproximación íntima, de Andrés Barrios Medellín; Política de la belleza de Fernando Zamora, e Ignacio Barrios: referentes, técnicas y anécdotas, de Héctor Serrano Barquín.

“El primer texto -agregó- habla del elemento agua como un componente importante de la obra de mi padre. Luego está mi texto que, basado en información de revistas, periódicos, el archivo fotográfico y sonoro de mi padre, construye una imagen de él que no se conocía antes, por ejemplo, no le gustaba ser parte del arte como una pose o que había expuesto en Argentina, es decir, cosas que se callaba.

“El tercer texto muestra que mi papá no se fue a una moda o a una corriente en particular, da una panorámica del siglo XX y responde a la pregunta de ¿en qué lugar vamos a ubicar a Ignacio Barrios dentro de la plástica nacional en un siglo XX en el que los reflectores son robados por movimientos como el muralismo, la Escuela Mexicana de Pintura o la Ruptura? uno se pregunta ¿dónde entra Ignacio, si no es muralista ni de la Ruptura ni de la Escuela?”

Mientras que el último texto -detalló- invita al público a ingresar al mundo de la acuarela, desde la técnica, pasando por el cómo se usa y hasta cuál es el comportamiento del soporte, “es decir, se trata de un texto que explica al público cómo se pinta la acuarela y tiende un puente entre la obra de arte que se presenta y el espectador”.

Ignacio Barrios. Una vida de agua y color es editado por la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de México y puede adquirirse en la Red de Librerías Educal;  costo, 650 pesos.

Fuente: (CONACULTA)