El investigador Anthony Stanton, quien realizó el estudio "La rosa de Villaurrutia" incluido en "Nocturna Rosa", una edición facsimilar del poema editado por la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, asegura que la poesía del autor es "actual, intensa, estética, fantástica, cercana a los mitos, a los sentimientos y a la vida instintiva, por eso conecta con los sentimientos del lector de estos tiempos". 

Ciudad de México.- 25 de Diciembre de 2015.- La poesía del mexicano Xavier Villaurrutia se mantiene vigente como una joya de la literatura de habla hispana, en coincidencia con el aniversario 65 de la muerte del escritor, que se celebra este día. 

De acuerdo con el investigador Frank Dauster, Xavier Villaurrutia es uno de los valores poéticos más destacados de México, a pesar de que su producción abarca sólo tres volúmenes y unos poemas no coleccionados, señaló un boletín de la Secretaría de Cultura. 

"Poeta de la soledad y de la angustia, aunque poco o nada existencialista, logró recrear en sus versos el sentimiento de horror ante la vida, que es una de las características del hombre contemporáneo", escribe en su texto "La poesía de Xavier Villaurrutia", publicado en la Revista Iberoamericana. 

Nacido el 27 de marzo de 1903 en la Ciudad de México, Villaurrutia sigue siendo reconocido por los lectores mexicanos a pesar de ser un poeta complicado por el manejo de las figuras retóricas. 

Para la investigadora Gloria Estela Báez, el poeta Villaurrutia presenta un rasgo inconfundible en su obra, la contradicción, la cual se refleja en los juegos de palabras construidos con múltiples antítesis y paradojas. 

"Ese gusto por la construcción de paradojas, le permite, teniendo como marco el repentino cambio de la noche al día, pasar del más arrebatado erotismo a la más fría represión" asegura. 

Todos sus poemas surgen de esa oposición de contrarios: muerte/vida, goce/dolor, sueño/insomnio, interioridad/exterioridad, singularidad/pluralidad, oscuridad/luminosidad, presencia/ausencia, un instante/la eternidad (?)", menciona en el artículo  "La contradicción en la poesía de Xavier Villaurrutia".

Poesía

Inspirado en la obra de López Velarde, pero influido definitivamente por el surrealismo, su obra poética se distinguió por su oscuridad y sus referencias a imágenes de abandono, de desolación, y de una presencia y relación constante con la muerte. Sus trabajos más destacados son Primeros poemas, Reflejos (1926), Nocturnos (1933), Nostalgia de la muerte (1938), Décima muerte (1941) y Cantos a la primavera y otros poemas (1948).

El investigador Anthony Stanton, quien realizó el estudio "La rosa de Villaurrutia" incluido en "Nocturna Rosa", una edición facsimilar del poema editado por la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, asegura que la poesía del autor es "actual, intensa, estética, fantástica, cercana a los mitos, a los sentimientos y a la vida instintiva, por eso conecta con los sentimientos del lector de estos tiempos". 

Drama

Dentro de sus obras teatrales destacan La hiedra (1941) y Autos profanos (1943). También la obra dramática de Villaurrutia refleja su preocupación por la muerte, especialmente en Invitación a la muerte (1944), pero también en La mulata de Córdoba (1948) y Tragedia de las equivocaciones (1951). Si en la intención dramática de Villaurrutia al escribir Invitación a la muerte fue el presentar la psicología del mexicano, habría que concluir que lo considera un ser pasivo, imposibilitado para objetivizarse, concordando en esto con Rodolfo Usigli, y con una herencia de odio/amor que le impide hacer uso de su libertad para cambiar su circunstancia. El personaje de Alberto es el más delineado, a pesar de su complejidad psicológica; en comparación, los demás personajes quedan desdibujados, especialmente Aurelia y El Joven, de quienes la obra no presenta información suficiente para integrar un humano completo. La importancia del espacio teatral llega a ser en esta obra casi un personaje, la casa funeraria y la casa materna distan mucho de ser el espacio social de la alta comedia, han alcanzado a corporizar el tema de la obra, el cual actúa como un espejo en donde se multireflejan los signos dramáticos. Esta obra junto con el teatro de Usigli, especialmente El Gesticulador, es fundadora del teatro mexicano moderno.

En honor a Xavier Villaurrutia existe en México desde 1955 un premio con el nombre del escritor, que se otorga cada año al mejor libro editado en el país y han ganado escritores de la talla de Juan Rulfo, Octavio Paz, Juan José Arreola, Carlos Fuentes, Augusto Monterroso, José Emilio Pacheco y Fernando del paso, entre otros.

Fuente: (Agencias)