La obra también analiza los códices Azoyú 1, Humboldt Fragmento 1 y Veinte Mazorcas, así como los lienzos de Tlapa; Chiepetlán 1 y Aztactepec-Citlaltépec

CDMX.- 29 de Junio de 2018.- Debido al deceso, en 2011, de Constanza Vega Sosa, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien había publicado en 1991 un amplio trabajo y edición facsimilar del Códice Azoyú 1, y tenía en marcha un proyecto similar sobre el Azoyú 2 y Humboldt Fragmento 1, el doctor Michel Oudijk, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, dio continuidad a esta tarea.

El especialista en mapas y códices de México concluyó dicha labor en 2012 y este esfuerzo combinado vio la luz con el estudio y edición facsimilar del Códice Azoyú 2. El señorío de Tlapa-Tlachinollan, el cual narra la historia de los pueblos que se desarrollaron en la región central-este del actual estado de Guerrero.

La publicación en coautoría con Vega Sosa, es editada por el INAH, la UNAM y el Fondo de Cultura Económica (FCE). En su primera parte presenta el ensayo que había redactado la investigadora de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) sobre los códices Azoyú 2 y Humboldt Fragmento 1, mismo que estaba inconcluso y que terminó Oudijk; en la segunda parte, el académico de la UNAM comenta sobre diversas pictografías coloniales de La Montaña de Guerrero, región habitada por tlapanecas, nahuas y mixtecos. 

El investigador analiza los códices Azoyú 1 y 2 (anverso y reverso), Humboldt Fragmento 1; Veinte Mazorcas; los lienzos de Tlapa, Chiepetlán 1 y Aztactepec-Citlaltépec. Además, complementa el estudio con seis apéndices y la reproducción facsimilar de las pictografías citadas, excepto el Azoyú 1.

De acuerdo con Michel Oudijk, al momento de ordenar los documentos que estudiaba Constanza, observó que varios eran individuales y la información gráfica que posee cada uno, mantenía cierta relación. “La idea de incluir el comentario y facsímil de estas pictografías coloniales de Guerrero en el libro Códice Azoyú 2, tiene que ver con que cada uno de los códices y lienzos que integran el corpus posee información única que complementa y aclara lo que se encuentra en otros”, puntualizó.

Precisó que el Códice Azoyú 1 es un documento paralelo del Azoyú 2, en el primero está la parcialidad tlapaneca y en el segundo la parte nahua. El Azoyú 2, dijo, consta de 15 folios, pero la sección inicial está incompleta y tiene un faltante entre los segmentos 9 y 12. Este pictograma está organizado en el anverso por periodos de ocho años y relata la historia de los gobernantes del señorío de Tlapa-Tlachinollan, de 1429 a 1564.

En el reverso —añadió— tiene una lista de tributo que registra el pago que hizo Tlapa-Tlachinollan a Tenochtitlan desde 1486 hasta 1498. Cada sección contiene un glifo del mes en que se pagaba el impuesto y que, como tal, cada uno representa una cuarta parte del año. Los meses son: etzalcualiztli, ochpaniztli, panquetzaliztli y tlacaxipehualiztli.

Los códices Azoyú se facturaron hacia 1565, en la época virreinal, dentro de la provincia dominica de Tlapa, hoy estado de Guerrero.

Por su parte, el Humboldt Fragmento 1 es un registro del tributo que el señorío de Tlapa-Tlachinollan pagó a los tenochcas de 1501 a 1521. Los 15 folios que lo integran están divididos en 75 secciones que registran el pago de mantas de algodón, placas de oro y ollas con polvo de oro.

Sobre el Códice Veinte Mazorcas, el investigador de la UNAM explica que es un documento histórico que representa la provincia tributaria de Tlapa-Tlachinollan y su relación con el recaudador de tributos en nombre de Tenochtitlan, pero que proviene del señorío de Tlaxiaco, en la Mixteca Alta, Oaxaca, lugar que fue conquistado por Moctezuma Xocoyotzin en 1511; lo representado refiere a un momento entre ese año y 1521.

A su vez, el Lienzo de Tlapa incluye también una lista de gobernantes de Tlapa-Tlachinollan, con sus nombres escritos pictóricamente y en alfabeto, varios de los personajes dibujados corresponden con el linaje registrado también en los códices Azoyú.

Asimismo, el Lienzo de Chiepetlán 1 —el único del corpus que aún se resguarda en la comunidad de origen, San Miguel Chiepetlán, Guerrero— es un relato histórico de la provincia de Tlapa-Tlachinollan. Contiene información sobre las entradas pacíficas y violentas de los tenochcas bajo el mando de Moctezuma Ilhuicamina, Ahuítzotl y Moctezuma Xocoyotzin.

Finalmente, el Lienzo de Aztactepec-Citlaltépec es un mapa del pueblo de Citlaltépec con las mojoneras en los márgenes. Tiene representadas múltiples escenas de violencia y conquista. También muestra un relato genealógico que explica cómo se unen los descendientes de dos casas reales para fundar el pueblo de Citlaltépec y Metlatónoc.

“La lectura de los pictogramas se hizo analizando el significado de los glifos: de lugar, calendáricos, de los diferentes personajes y sus funciones, también se tomaron en consideración documentos escritos y datos etnográficos para integrar mejor la historia de la región con las áreas contiguas, lo que hizo evidente que los pueblos que habitaron el centro-este del actual estado de Guerrero estuvieron en contacto con la Mixteca y la Cuenca de México, principalmente”, concluyó Oudijk.

En formato digital, tres de estos pictogramas (Azoyú 1 y 2 y Lienzo de Tlapa) están disponibles en el micrositio de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en el apartado Códices de México. La dirección electrónica es: www.codices.inah.gob.mx.

El libro sobre el Códice Azoyú 2. El señorío de Tlapa-Tlachinollan se puede adquirir en las tiendas de los museos del INAH y en las librerías de la red EDUCAL.

Fuente: (INAH)