Entre los carros alegóricos que desfilaron para representar episodios históricos de Puebla, destacaron los de un ferrocarril, la catedral de Puebla, un águila, barcos y piezas de Talavera, entre otros.

Puebla, Puebla.- 5 de Mayo de 2012.- Con una monumental bandera nacional y el paso de los contingentes de la Marina y los zacapoaxtlas, comenzó el desfile cívico-militar del 5 de Mayo que conmemora el 150 Aniversario de la Batalla de Puebla.

A un ritmo de 80 pasos por minuto, los elementos emiten diferentes cánticos militares en los que exaltan el valor y amor por México.

En el templete principal se encuentra el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, miembros del Poder Legislativo, así como de la Secretaría de la Defensa Nacional y el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quienes observan el paso de los contingentes.

Al mismo tiempo, aviones de la Fuerza Aérea Mexicana cruzan el cielo poblano, y en unos minutos tocará el turno a más de 100 actores profesionales y más de 9 mil estudiantes que serán acompañados por más de 30 carros alegóricos.

A las once de la mañana cobra vida la zona histórica de Los Fuertes, con la participación también de 3 mil soldados, mil 500 policías del municipio y del estado, así como 125 miembros de Protección Civil y una centena de paramédicos.

Fueron los planteles militares los que abrieron la marcha. Minutos después surcaron el cielo aviones caza que alcanzan entre 300 y 500 kilómetros por hora.

Poco después de las 11:30 horas, el contingente representante de los xochiapulcas siguió a los militares, para continuar con la parte cívica propiamente dicha con uno de los carros alegóricos que representaba la fundación de la ciudad de Puebla hace 481 años.

Las autoridades instalaron 50 mil sillas para que la gente pudiera observar el desfile; sin embargo, la Secretaría General de Gobierno informó que llegaron más de 100 mil, por lo que gran parte de los concurrentes observó de pie el desfile.

Cientos de personas se inconformaron por las restricciones para acceder al lugar, aplicados por el gobierno estatal y el Estado Mayor Presidencial.

La sillería y las gradas dispuestas para observar el desfile se saturaron, por lo que las autoridades ya no permitieron el acceso. Muchas personas ignoraron la disposición y se brincaron las rejas.

Ante la inconformidad, policías y elementos del Ejército Mexicano sólo se limitaron a observar. Las personas reclamaron que les impidieran el acceso, y se mostraron renuentes a respetar las zonas restringidas.

Hubo un cambio de ruta del desfile, con lo que se redujo el recorrido y con ello el espacio destinado para el público, ya que los contingentes solo pasaron por la calzada Zaragoza hasta subir a los Fuertes de Loreto y Guadalupe.

Entre los carros alegóricos que desfilaron para representar episodios históricos de Puebla, destacaron los de un ferrocarril, la catedral de Puebla, un águila, barcos y piezas de Talavera, entre otros.

Fuente: (CONACULTA)