Hasta el 4 de septiembre se desplegará un vasto programa de actividades gratuitas: conciertos, teatro, talleres lúdicos, visitas guiadas y conferencias en torno al universo barroco

Zacatecas, México.- 1º de Septiembre de 2016.- En una ceremonia enmarcada por las notas de la Marcha de Zacatecas y otras piezas orquestales, bajo el esplendor nocturno del Antiguo Colegio de Propaganda Fide (fundado en 1707 por fray Márgil de Jesús y destinado desde hace 99 años como sede del Museo de Guadalupe), comenzó la decimoquinta edición del Festival Barroco de Guadalupe.

En la inauguración, autoridades encabezadas por el gobernador de dicha entidad, Miguel Alonso Reyes, y José María Muñoz Bonilla, coordinador nacional de Centros INAH, enfatizaron la importancia que tiene esta reunión artística para conectar a sectores cada vez más amplios de la población con la riqueza de su patrimonio histórico. 

José María Muñoz Bonilla reconoció que a lo largo de 15 años, el festival se ha vuelto una “fiesta de color y alegría que sólo podría describirse y pintarse con el barroco”. Un movimiento que, agregó, nació en Europa durante el siglo XVI y, gracias al mestizaje en el Nuevo Mundo, fue el primero en tener un impacto mundial. 

 “Estamos ante un festival que tiene alma, mística e historia, pues reúne los valores de nuestro legado novohispano y los acerca a la ciudadanía, lo cual ha vuelto a Zacatecas un referente cultural a nivel nacional”, refirió el gobernador Miguel Alonso Reyes. 

El alcalde de Guadalupe, Roberto Luévano Ruiz, agregó que esta actividad cultural ha sido un vehículo para fortalecer lazos en los tres niveles de gobierno, y emprender acciones eficaces de conservación en el antiguo inmueble franciscano y las calles, edificios y plazas que le rodean. 

El nexo que el festival ha creado desde 2001 con públicos de Zacatecas y otros estados, le ha permitido volverse una tradición en la que convergen disciplinas como el teatro, la pintura, la literatura, la arquitectura e incluso la gastronomía, bajo el común denominador de la riqueza y grandiosidad del barroco, comentó la directora del Museo de Guadalupe, Rosa María Franco. 

La ceremonia contó además con la presencia del director del Centro INAH Zacatecas, Carlos Augusto Torres Pérez; el director general del Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”, Gustavo Salinas Iñiguez; y el presidente de la Sociedad de Amigos del Museo de Guadalupe, Jesús Manuel Díaz Casas, entre otros funcionarios e invitados especiales. 

Después de la inauguración formal, el público fue testigo del performance titulado El encuentro del siglo: William Shakespeare y Miguel de Cervantes Saavedra, ejecutado por la compañía zacatecana "Cosmicómicos" y cuya trama planteó el encuentro a pluma y espada entre los autores de Don Quijote y Hamlet, ello en conmemoración de su 400 aniversario luctuoso. 

La primera jornada del festival estuvo también marcada por el inicio de actividades lúdicas, como el taller Échale un ojo a tus monumentos, la primera de las visitas guiadas teatralizadas; y la conferencia y recorrido museístico Félix Parra, maestro de la Academia, a cargo de Víctor Rodríguez Rangel, curador del Museo Nacional de Arte (MUNAL). 

Rosa María Franco recalcó que dicha ponencia permitió a los asistentes indagar en la trayectoria de Félix Parra (1845-1919), y vincular a este trascendental pintor (cuya producción va del dibujo de desnudo a la producción nacionalista, el modernismo e incluso el orientalismo) con el centenario del Museo de Guadalupe, que se celebrará en 2017, y con la obra de Manuel Pastrana, quien fuera el primer director del recinto y también alumno de Parra en la Academia de San Carlos.

Con un total de 70 actividades gratuitas, entre las que destacan el ciclo académico de siete ponencias, coordinado por la Dra. Consuelo Maquívar, investigadora emérita del INAH, y el concierto magistral Vivaldi Extreme, a cargo del flautista Horacio Franco, cofundador del festival, las actividades continuarán hasta el 4 de septiembre en el Museo de Guadalupe, ubicado en el Centro Histórico de Guadalupe, Zacatecas, frente al Jardín Juárez.

Fuente: (INAH)