La colección estuvo 30 años almacenada y por primera vez se exhibe al público, resaltando piezas de indumentaria restauradas especialmente para la muestra. Del 28 de junio al 23 de septiembre en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

CDMX.- 28 de Junio de 2018.- El sombrero salpicado de colado que Diego Rivera utilizó cuando trabajó en el mural del estadio de la UNAM, además de otros objetos que refieren un perfil más humano del artista guanajuatense y su contexto, forman parte de la exposición Diego Rivera. Genio, figura y silueta  que podrá apreciarse del 28 de junio al 23 de septiembre,  en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Diego Rivera. Genio, figura y silueta  es un recorrido por 230 piezas (entre dibujos, fotografías, esculturas y documentos) de las cuales cerca de 75 son prendas de vestir pertenecientes al acervo del recinto del INBA, hoy resguardadas por el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam). 

El Museo Casa Estudio posee una colección de más de 200 objetos, entre ropa y accesorios del muralista, señaló Renato Camarillo Duque, curador de la exposición.

Se podrá apreciar indumentaria que caracterizó la imagen del artista. El paliacate era un lienzo muy importante para Diego Rivera, el cual forma parte de esa imagen que todos compartimos, en juego con su overol de mezclilla; los suyos no son como ahora los conocemos, sino que tienen estampados muy interesantes, de flores, otros con arabescos, de rojos distintos.

“La línea de la curaduría es la indumentaria, que al revisarla encontramos huellas históricas como manchas de óleo, sangre, mezcla, aceite, entre otros materiales. Es una colección que estuvo 30 años almacenada en el Cencropam y por primera vez se exhibe al público con la intención de destacar detalles como la confección, la tecnología y las evidencias históricas”, mencionó el curador.

De acuerdo con Camarillo, el proyecto se desarrolló de la mano con el Cencropam, instancia que a lo largo de casi nueve meses restauró la ropa y los accesorios. “En general, las piezas estaban en muy buen estado, tenían evidencias del paso del tiempo, sin embargo, para la exposición pasaron por un proceso de restauración el cual consistió en identificar cuáles manchas eran evidencias históricas que deben ser respetadas. El hecho de que estuvieran almacenadas por tantos años, sin exposición a la luz o a la intemperie, hizo que se conservaran de forma adecuada”.

Bastones, sombreros, chalecos, trajes  sastre, de trabajo, piezas que estarán en diálogo con documentos, fotografías y dibujos es lo que se podrá revisar. “En las prendas se hace evidente cómo la silueta de Rivera fue evolucionando, qué tipo de telas y cortes usaba. Por el tamaño de pie, se sabe que sus zapatos eran americanos o rusos. Algunos abrigos, chalecos y gorros de piel los trajo de su último viaje de la URSS”, explicó. 

Sostuvo que una de las características que se puede concluir al revisar la ropa es la falta de proporción: “Tenía pies muy grandes, manos muy pequeñas, piernas largas, un vientre muy amplio y hombros caídos. Un texto que me ayudó muchísimo para explorar esta faceta de Rivera fue el retrato de Diego por Frida Kahlo, el cual se incluyó en el catálogo del homenaje nacional por los cincuenta años de labor artística que en su momento realizó el INBA. La pintora revela el aspecto físico y emocional del artista, tratando de ser muy objetiva. Este catálogo estará en exhibición, junto con un audio en voz de José Luis Ibáñez”.

El recorrido estará acompañado por videos y fotografías donde Diego Rivera  viste la ropa que se exhibe. Esto habla mucho más del personaje que una obra o un tratado, y devela esa figura de la que muchos de sus contemporáneos escribieron y retrataron. “No se exhibe todo lo resguardado, pero sí una cantidad importante. La selección de ropa e indumentaria se realizó a través de un proceso de revisión y contrastación histórica para que lo expuesto fuera coherente con las imágenes y los documentos que se incluyen en la exposición”, advirtió Camarillo.

La muestra también quiere hacer un acercamiento al humor y carácter del artista a través de su caricatura y producción gráfica, además de aspectos que hablan de su personalidad, como su caligrafía y su voz, la cual se podrá apreciar por medio de un audio.

Luis Rius Caso, director del Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, destacó que esta exposición forma parte de las investigaciones y proyectos curatoriales que se han propuesto con la intención de mostrar diversas facetas y perspectivas sobre el artista guanajuatense.

“Nos parece importante recuperar al genio de carne y hueso. Este es el Diego Rivera menos convencional, menos estatuario, acercándonos al Rivera más humano. La indumentaria nunca es neutra, dice mucho del personaje, a veces en sus fachas de pintor, a veces impecablemente vestido. Con esta muestra también se rescata al textil como un documento histórico, al contextualizar a un personaje en su tiempo, espacio y cuerpo”, finalizó.

Fuente: (inba.gob.mx)