Se trata de la primera exposición que el MUNAL dedica a la artista y está conformada por 250 obras nacionales entre pinturas, impresos, dibujos, caricaturas y fotografías de su autoría y de creadores allegados a ella como Gerardo Murillo “Dr. Atl”, Jean Charlot, Alfredo Ramos Martínez, Antonio Garduño, Edward Weston, entre otros.

CDMX.- 15 de Junio de 2018.- La exposición Nahui Olin. La mirada infinita fue inaugurada la tarde de ayer en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) con la presencia de su directora, Sara Baz, el curador de la muestra, Tomás Zurián, la coordinadora operativa del patronato del museo, Mariana Canales, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho y la Coordinadora Nacional de Artes Visuales del INBA, Magdalena Zavala.

“Nahui Olin permaneció años a la sombra de una apreciación masculina y no es que nos desdigamos de ella, la apreciación del circulo intelectual de su tiempo se centró en su belleza, su magnetismo y su capacidad de amar, de amarse y de ser libre en un medio muy restrictivo para cualquier mujer”, aseguró la directora del MUNAL, Sara Baz.

Destacó que en una suma de colecciones, fotografía, obra gráfica y pintura de María del Carmen Mondragón Valseca (1893-1978), mejor conocida como Nahui Olin, convive con los testimonios que dejaron quienes la apreciaron como amante, modelo, artista y persona a fin de que cada visitante saque sus propias conclusiones.

Se trata de la primera exposición que el MUNAL dedica a la artista y está conformada por 250 obras nacionales entre pinturas, impresos, dibujos, caricaturas y fotografías de su autoría y de creadores allegados a ella como Gerardo Murillo “Dr. Atl”, Jean Charlot, Alfredo Ramos Martínez, Antonio Garduño, Edward Weston, entre otros.

La funcionaria agregó que su nombre se une al mujeres como Anita Brenner, Tina Modotti, Rosario Cabrera y Frida Kahlo que desempeñaron diversas labores y definieron el panorama cultural mexicano entre los años veinte  y treinta del siglo XX.

En representación de la Secretaría de Cultura, la titular del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho consideró que la muestra tiene dos objetivos primordiales: desvincular lo más posible a la artista del personaje que ella misma se fabricó y que la posteridad se ha encargado de formar en mito y, por otro lado, que las nuevas generaciones la descubran.

“Nahui Olin fue mucho más que una musa, buscó sus espacios personales y se identificó con las ideas y prácticas libertarias que conmovieron su tiempo. En materia de arte no obedeció más que a su propio gusto, su propio talento y su propia creatividad. 

“La exposición nos devuelve a una artista que desde la primera mitad del siglo XX nos hace un llamado a reconsiderar posibilidades que habíamos dado por canceladas”, dijo Lidia Camacho.

En palabras de la directora general del INBA, gracias a la curaduría del maestro Tomás Zurián, se hacen comprensibles sus alcances como creadora en diversas disciplinas en que ella se expresó desde la escritura, la plástica, incursiones musicales, científicas y su concepción de la fotografía, concretamente el retrato.

“Desde 1992 no habíamos tenido una exposición de  esta naturaleza y esta magnitud a 40 años de su fallecimiento, por lo que es muy importante”.

Nahui Olin. La mirada infinita  se divide en cuatro núcleos temáticos: en Carmen Mondragón y la síntesis plástica, se observa su  inquietud por las artes plásticas, en expresiones como la caricatura y el arte intuitivo durante los años de la Primera Guerra Mundial, época en la que estuvo casada con Manuel Rodríguez Lozano.

En Nahui Olin: La ciencia como utopía moderna, se conoce su  paso por la Academia de San Carlos, su interés por las ciencias, las vanguardias y  las nuevas tecnologías. También queda de manifiesto su relación con Gerardo Murillo “Dr. Atl”, quien la nombró Nahui Ollin (el cuarto movimiento del sol, en náhuatl).

En el núcleo El cuerpo como expresión inmanente se enfatiza en el trabajo de fotógrafos, pintores y dibujantes que se inspiraron en la figura de Nahui Olin para crear obras en las que el cuerpo y la desnudez son los vehículos artísticos y por último, en La materialización del recuerdo se muestra cómo para ella el color era activador de una remembranza.

La muestra contará con un programa de actividades paralelas sin costo y una publicación en español, memoria gráfica de las piezas que se observan en salas, enriquecidas con textos de especialistas como Mariano Meza, Rebeca Barquera, Mariana Rubio y Terri Geis que puede adquirirse en la tienda del museo.

Nahui Olin. La mirada infinita permanecerá en exhibición hasta el 9 de septiembre en el Museo Nacional de Arte (Munal), ubicado en Tacuba 8, Centro Histórico. Horario: martes a domingo de 10:00 a 17:30 horas. Entrada general: $65. Entrada gratuita a 'Amigos MUNAL', menores de 13 años, personas con discapacidad, estudiantes, maestros y adultos mayores presentando credencial vigente.

Fuente: (CONACULTA)