Entre las exposiciones de corte internacional que el INAH presentó en el extranjero destacan: "Mayas, el lenguaje de la belleza", que actualmente se exhibe en el Palacio de la Gran Guardia de Verona, en Italia, donde permanecerá hasta el 5 de marzo de 2017. Ha sido vista por más de 300 mil personas en su recorrido por diversos recintos nacionales e internacionales.

Ciudad de México.- 22 de Diciembre de 2016.- Consecuente con su labor de difundir el patrimonio cultural, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presentó en 2016 diversas exposiciones en México y en el extranjero, que permitieron al púbico de otros países aproximarse a diversos aspectos de las culturas prehispánicas, así como traer a los visitantes nacionales el arte milenario de las etnias de la República Popular de China, “navegar” en la fragata española Mercedes o conocer la policromía original de las deidades de la Antigüedad Clásica y de Mesoamérica.

Las muestras fueron visitadas por miles de personas, tanto en los diversos recintos del país que forman parte de la Red de Museos del INAH, como en los ubicados en las ciudades de Berlín (Alemania), Río de Janeiro (Brasil), Teherán (Irán) y Verona (Italia).

Entre las exposiciones de corte internacional que el INAH presentó en el extranjero destacan: "Mayas, el lenguaje de la belleza", que actualmente se exhibe en el Palacio de la Gran Guardia de Verona, en Italia, donde permanecerá hasta el 5 de marzo de 2017. Ha sido vista por más de 300 mil personas en su recorrido por diversos recintos nacionales e internacionales.

Compuesta por 297 objetos de gran belleza, que datan del periodo Preclásico Tardío (500 a.C.-250 d.C.) al  Posclásico Tardío (1250-1527 d.C.), la muestra incluye una variada colección de figurillas de la isla de Jaina (Campeche), de alrededor de mil 400 años de antigüedad, y una serie de esculturas que dan cuenta de las escarificaciones con las que esta antigua civilización se decoraba el cuerpo. La muestra se presentó previamente en el Museo Martin-Gropius-Bau, de la ciudad de Berlín, Alemania, como parte de las actividades del Año Dual México–Alemania.

En el marco de los Juegos Olímpicos de Río 2016, celebrados en esa ciudad brasileña, el INAH exhibió "Magia de la sonrisa en el Golfo de México", integrada por más de un centenar de “caritas sonrientes”, figuras antropomorfas provenientes del centro de Veracruz, de las denominadas Culturas de la Costa del Golfo, que habitaron esa región desde el periodo Preclásico Terminal hasta el Epiclásico (100 a.C.- 900 d.C.).

Exhibida en el Museo Histórico Nacional, en Río de Janeiro, la exposición mostró otra faceta de la riqueza cultural del México antiguo, con figurillas que representan hombres y mujeres en actitud festiva y de alegría.

Un acontecimiento en la historia de las relaciones culturales entre México y las naciones de Medio Oriente, se suscitó con la exposición "Códices prehispánicos de México", compuesta por 20 manuscritos mesoamericanos y coloniales en edición facsimilar, que fueron expuestos simultáneamente en la Biblioteca y el Museo Nacional de Irán, ubicados en la ciudad de Teherán. Al término de la exhibición, las réplicas de los manuscritos mexicanos fueron donadas al gobierno iraní.

De España llegó a la Ciudad de México la exposición "El último viaje de la fragata Mercedes", que “desembarcó” en el Museo Nacional de Antropología. La muestra narró los sucesos ocurridos en el tornaviaje de este navío desde el Virreinato de Perú hacia el puerto de Cádiz, así como el litigio emprendido por el gobierno español en contra de la empresa norteamericana Odyssey Marine Exploration por el saqueo del yacimiento arqueológico subacuático de esta embarcación hundida por una escuadra británica, el 5 de octubre de 1804.

Con esta exposición, conformada por 30 mil monedas —de las 600 mil recuperadas—, herramientas de trabajo de la embarcación, cañones, retratos de Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma, firmados por Francisco de Goya, entre otras piezas, el público pudo aproximarse a este hecho histórico y al “tesoro” que transportaba, cuyo valor trascendía el peso de la plata o el oro. El caso  sentó un  precedente internacional en la defensa del patrimonio arqueológico subacuático.

Más de 100 piezas artesanales de la República Popular de China, como joyería, bordados, máscaras y papel recortado, elaboradas por minorías étnicas de este país asiático) integraron la exposición "Memoria de las manos. Esplendor y colorido del patrimonio de Guizhou", que tuvo como sede el Museo Nacional de las Culturas.

Otra exposición destacada es "El color de los Dioses. Policromía en la Antigüedad Clásica y Mesoamérica", que reúne en el Museo del Palacio de Bellas Artes una selección de objetos policromados representativos de las culturas del México antiguo, como la olla mexica con el rostro de Tláloc o el atlante polícromo de Tula, que se presentan en un mismo espacio junto con esculturas grecorromanas. Se trata de 52 piezas, originales y reproducciones de los museos nacionales de Antropología y del Virreinato, así como del Templo Mayor, que se suman a 66 obras del Städel Museum y del Liebieghaus Skulpturen Sammlung de Fráncfort (Alemania). Concluye el 8 de enero de 2017.

La exposición T’ho. La vida prehispánica en Mérida, que se exhibió en el Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, dio a conocer los trabajos de salvamento arqueológico en zonas periféricas a la capital de Yucatán, que han permitido reconstruir y comprender un poco más cómo vivían los mayas antes de la llegada de los españoles.

La Fototeca Nacional del INAH festejó este año cuatro décadas de existencia con la muestra Memoria fotográfica de México, que se presentó en la Galería Abierta de las Rejas de Chapultepec y en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La exposición estuvo constituida por 58 imágenes que abarcaron el marco temporal de 1845 a 1960.

También en este 2016, el Museo Nacional de Antropología reabrió al público la Sala Otopames con un nuevo discurso museográfico; exhibe 268 piezas, entre códices, pinturas, textiles, cerámica y bordados, la mayoría contemporáneas y algunas del siglo XIX, que dan cuenta de la riqueza cultural de este pueblo, compuesto por los grupos indígenas otomí, mazahua, matlatzinca, ocuilteca, chichimeca-jonaz y pame.

Otro espacio que el INAH abrió este año fue la Sala Japón. La tierra del Sol Naciente, en el Museo Nacional de las Culturas, la cual alberga 120 piezas —de las cuales una tercera parte son réplicas de obras consideradas en Japón tesoros nacionales— y cuenta con un discurso temático dividido en cuatro secciones: Concepción de la muerte: ritos funerarios, Influencia de la cultura china, Creencias y costumbres tradicionales, y Aportaciones. 

Con la exposición Félix Parra, maestro de la Academia, integrada por 52 obras, entre óleos, acuarelas y dibujos a lápiz, además de correspondencia, fotografías y documentos personales, el Museo Regional de Michoacán “Dr. Nicolás León Calderón” inició las celebraciones por sus 130 años de haber sido creado en el Centro Histórico de la ciudad de Morelia.

El Museo Regional de Querétaro también festejó ocho décadas de vida con una exhibición fotográfica integrada por 600 imágenes, provenientes de sus archivos y de colecciones particulares del público, que dan testimonio del devenir de este recinto a través de su arquitectura, sus trabajadores y sus actividades. Memoria histórica. El Museo Regional: 80 años de vida cultural puede ser apreciada en ese recinto hasta enero de 2017.

En el marco de su centenario, el Museo de Guadalupe, en Zacatecas, abrió la exposición Revelaciones novohispanas, que reúne 40 obras maestras seleccionadas de su colección, pertenecientes a los siglos XVI al XVIII. 

Fuente: (INAH)