Diariamente, el bar está a reventar, principalmente de jóvenes que degustan un tarro de pulque después de un día de trabajo.

León, Guanajuato.- 29 de Agosto de 2013.- En la esquina de Pedro Moreno y Donato Guerra, a un costado de la casa del arquitecto inglés Luis Long, se ubica el bar Jaibol, un rincón de la ciudad donde el pulque natural es la bebida predilecta de jóvenes y adultos sin importar condición social.

 

"De Haro", coordinador del bar, introdujo el pulque puro en la zona centro, que todos los días trae en un rancho llamado La Venta donde se encuentra una de las pocas "pulcatas" de la región que ha permanecido de generación en generación.

Diariamente, el bar está a reventar, principalmente de jóvenes que degustan un tarro de pulque después de un día de trabajo.

En este lugar, el pulque ha logrado congregar a diferentes subculturas juveniles y distintos grupos sociales.

Todos los días gente de la más diversa procedencia acuden para disfrutar esta bebida, que se ha consumido desde tiempos ancestrales.

De estatura media, lentes y con cabello al ras, "De Haro" cuenta diversos mitos sobre el pulque.

"Está el mito de la diosa Mayahuel, diosa de las 400 tetas, donde el pulque era su néctar, solo lo podían tomar reyes, no lo podía tomar la gente común y corriente, ella es la diosa del pulque, la diosa Mayahuel", dijo.

Afirmó que "también se dice que Quetzalcóatl, antes de partir se puso una peda de pulque, y se puso tan pedo, que hizo destrozos, hasta creo que cometió incesto, total hizo un reverendo desmadre en toda la ciudad, le dio cruda moral y pues le caminó, por eso dicen que partió, son diferentes los mitos".

La idea de introducir el pulque en la zona centro de la ciudad, en un bar, surgió porque anteriormente lo venían en una feria de puros productos orgánicos, pero como era en un parque público, les prohibieron venderlo porque era bebida embriagante.

Agregó que el pulque contiene microrganismos vivos beneficiosos a la salud humana, y enriquecido con ciertos minerales que ayuda a combatir la anemia, por lo que también se aprecia su alto valor medicinal.

"El pulque regularizan la flora intestinal, tiene lactobacilos, le ayuda mucho a las personas que se estriñen, también sirve para las mujeres que pasan por su periodo especial", indicó.

Para quien prefiera el pulque de sabor, se preparan "curaditos" con fruta natural como puede ser guanábana, kiwi, guayaba, plátano y piñón.

"De hecho, con kiwi y guanábana, se puede considerar como una bebida exótica, y la gente puede encontrar el sabor que guste", indicó.

Refirió que la reacción de la gente ha sido positiva, porque no existía la venta de pulque en esa zona de la ciudad y para este público.

"De todo nos ha tocado, padrecitos que vienen por su litro de pulque, chavos, desde los 18 años, la edad no tiene límite, abarcamos todo, marcamos la pauta en bares, no nos inclinamos a un estilo, atendemos por igual a un diputado que a un hippie", expuso.

"De Haro" dijo que se ha insistido a las personas que no se dejen llevar por los mitos creados alrededor del pulque.

Hoy las pulquerías son presencia cada vez más viva en la fisionomía de las más importantes ciudades del país y León no es la excepción.

El pulque es una bebida fermentada del jugo del maguey y principal bebida alcohólica en México desde épocas prehispánicas, pero que fue desplazada del gusto popular a principios del siglo XX con el mito de que en su elaboración se usaba excremento.

La creación de este mito coincidió con la llegada a México de la industria cervecera europea, lo que permitió desplazar a esa bebida para impulsar el consumo de cerveza principalmente en el centro del país.

En el siglo XIX los fabricantes de cerveza promovieron esa calumnia para favorecer la venta de su producto a partir del desprestigio del pulque, que se consumía en la región del altiplano mesoamericano desde la época prehispánica.

Además de pulque, en el Jaibol se puede conseguir cerveza, vino, wisky, ron, y próximamente tejuino, que es el fermento del maíz, lechuguillas y cebadinas, que son bebidas típicas de la ciudad.

El canal 22 del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) dedicó un capítulo a la nueva ola de la pulquerías dentro de su serial Esquizofrenia, titulado "¿A que sabe el pulque?", en el cual dieron cuenta del nuevo y ascendente mercado del pulque, que tomó un siguiente aire con un extraño, pero conmovedor auge juvenil.

Grabado en la Ciudad de México, Esquizofrenia consignó que desde hace cinco años, cuando se decía que las pulquerías estaban a punto de desaparecer, comenzaron a llegar jóvenes a granel que no dejaron que se terminara el consumo del pulque manteniendo activos estos centros, e incluso crearon nuevas adaptándolas a los nuevos conceptos, concibiendo verdaderos antros con venta de pulque.

 

Fuente: (Notimex)