La actriz Mayra Sérbulo interpreta este monólogo en torno a una mujer zapoteca que trabaja como empleada doméstica en la Ciudad de México

Ciudad de México.- 18 de Septiembre de 2017.-  dolor, los sueños, los fantasmas de un pasado cercano y la esperanza de encontrar en las tradiciones un consuelo, son algunos elementos que estructuran el poderoso mensaje de la obra Todos Santos, monólogo protagonizado magistralmente por la actriz Mayra Sérbulo, quien estrenó esta propuesta escénica en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

Con la dramaturgia de Mónica Perea y la dirección de Sixto Castro Santillán, la obra podría ser definida como una de las propuestas más profundas para mostrar los asuntos pendientes de una nación en este mes patrio, pero va aún más allá, al convertirse en un grito honesto, que independientemente del origen, habla sobre la dignidad humana.

El público reunido en el Foro La Gruta se mantuvo cautivo con la actuación de la actriz oaxaqueña Mayra Sérbulo, quien interpreta a María, una mujer que fue despojada de todo en su tierra y que encontró trabajo con Ángeles, una mujer de la ciudad, quien le encarga hacer un mole con el sazón de su tierra.

Con un metate, un molcajete y algunos otros sencillos elementos escenográficos como canastas de mimbre, la actriz convierte a la charla con su patrona en un viaje de recuerdos y al mismo tiempo para mostrar sus anhelos más profundos, todo ello apoyado por ambientes de iluminación que permiten viajar de una cocina citadina a un pasaje de pesadilla en el Istmo azotado por la violencia, e incluso al misticismo de la fiesta del Día de Muertos.

Sin más vestuario que las blusas típicas de Oaxaca, Sérbulo se apropia del personaje de María en las miradas, en los suspiros y las entonaciones, a veces cargadas de entusiasmo, pero también de dolor e indignación por lo que vivió en su tierra y que es reflejo de una realidad que pareciera ser reflejo, no sólo de una nación, sino de una condición global.

Todos santos se convierte así en una obra que sensibiliza sobre las personas que tuvieron que dejar sus hogares, ya sea por condiciones de violencia, para sobrevivir económicamente o para buscar mejores oportunidades de vida, pero al mismo tiempo, pone el dedo en la llaga sobre la melancolía de vivir alejados de los orígenes, de las tradiciones y de lo que alguna vez se conoció como la propia tierra.

No obstante, la obra nos habla también simbólicamente de los muertos y sus significado en un país donde aparecen difuntos todos los días en las páginas de los periódicos. En sus diálogos, el personaje de María habla de esa celebración de su pueblo en el marco del Día de Muertos como si se tratase de una Itaca homérica a la que tiene que regresar para encontrar refugio y cordura.

El personaje de María se asume entonces como un espíritu y al mismo tiempo como una mujer que por sus recuerdos y vivencias pareciera ser una equilibrista que cruza por una delgada cuerda entre la vida y un inframundo cargado de dolor.

El público reunido en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, celebró con un largo aplauso esta propuesta escénica que, en la cartelera de la ciudad, conectará también simbólicamente a las celebraciones del mes patrio con las del Día de Muertos en noviembre.

Todos Santos se presenta los jueves a las 20:30 horas en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico hasta el 30 de noviembre. Localidad 200 pesos. Avenida Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn.

Fuente: (CONACULTA)