Se trata de un monólogo a cargo de Sergio Kleinbaum que aborda los últimos tres días de la vida del emperador Maximiliano de Habsburgo, quien reflexiona sobre el imperio (que duró sólo tres años), el porqué fueron truncados sus planes, sus preocupaciones y prioridades antes de morir.

Ciudad de México.- 7 de Junio de 2016.- Somos nosotros los que protagonizamos la historia y somos nosotros los que tomamos las decisiones. El no hacer nada por este país, también es una decisión y tiene consecuencias, esa es la reflexión que comparte en la obra  Imperio su director y adaptador Rodrigo González.

Se trata de un monólogo a cargo de Sergio Kleinbaum que aborda los últimos tres días de la vida del emperador Maximiliano de Habsburgo, quien reflexiona sobre el imperio (que duró sólo tres años), el porqué fueron truncados sus planes, sus preocupaciones y prioridades antes de morir.  

Con sus pisos de mármol y en medio de un jardín iluminado, el Castillo de Chapultepec se convierte en la escenografía perfecta y natural en la que el actor es acompañado por la música de piano a cargo de Alonso J. Burgos.

Basada en la novela homónima del filósofo mexicano Héctor Zagal, es una obra que de acuerdo con Rodrigo González toca muchos temas históricos con datos sustentados y  reales: “lo que es libre es la interpretación que hace Zagal de lo que pensaría Maximiliano en el contexto en que vivió y a partir de la información que se tiene”.

Además, el joven director considera que la pieza rompe con mitos alrededor de la figura histórica de Maximiliano de Habsburgo, a quien se le describe como un esteta, apasionado de las flores, los insectos, que conocía más de ocho idiomas, que empezó a estudiar náhuatl y quiso hacerse mexicano reivindicando el traje de charro.

“La historia no está hecha de buenos o malos, sino de personas con virtudes y defectos que hicieron cosas en favor o en perjuicio de nuestro país, algunas de sus decisiones nos beneficiaron y otras nos perjudicaron”.

A Maximiliano, dijo, se le ha visto como un invasor y no lo era tanto, pues fue una comisión de mexicanos la que pidió que viniera a nuestro país para ser emperador, y éste llegó a México a partir de una serie de imprecisiones.

“Aplicó sus conocimientos e hizo cosas benéficas; no todo fue invasión o saqueo. Abolió la esclavitud, dio leyes que favorecieron a los mexicanos, construyó el paseo de la Emperatriz, le dio forma al Castillo de Chapultepec, hizo mejoras”.

Agregó que Imperio es una invitación a conocer más de la historia de México y acercarnos más al teatro al ser un espacio de pensamiento y reflexión.

El monólogo se presenta en el marco del 150 aniversario del segundo imperio mexicano, el 75 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia y de los 70 años del Museo Nacional de Historia.

Imperio se presenta en el Castillo de Chapultepec con funciones los sábados y domingos a las 20:00 horas hasta el 29 de junio. Localidades: $300. Boletos a la venta en Ticketmaster y taquillas del Ballet en el Museo, Museo de Antropología y Palacio de Bellas Artes.

Fuente: (CONACULTA)