Los primeros indicadores de ENSANUT 2018 contemplan datos preliminares sobre seguridad alimentaria, estado de la nutrición o anemia, y fueron presentados durante el XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición por un grupo de investigadoras coordinadas por la doctora Teresa Shamah Levy, directora general adjunta del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Guadalajara, Jalisco. 27 de noviembre de 2018 (Pablo Miranda Ramírez-Agencia Informativa Conacyt).- ¿Cómo le va a México en cuestión de seguridad alimentaria, obesidad o desnutrición? Para conocer esta información, especialistas en estos temas preparan la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 (Ensanut), con la que buscan obtener indicadores para entender el panorama alimenticio en el país.

1-HEAD_nutri2318.jpg

Los primeros indicadores de ENSANUT 2018 contemplan datos preliminares sobre seguridad alimentaria, estado de la nutrición o anemia, y fueron presentados durante el XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición por un grupo de investigadoras coordinadas por la doctora Teresa Shamah Levy, directora general adjunta del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Shamah Levy resaltó que esta encuesta tendrá información detallada a nivel estatal; estos resultados preliminares son la muestra de solo una cuarta parte de los hogares que se prevé encuestar, y podrían presentar cambios al concluir las entrevistas, agregó la investigadora; también indicó que esos datos fueron recabados desde agosto hasta octubre de 2018.

La ENSANUT 2018 será elaborada a partir de información recolectada en los cuatro trimestres del año, con un promedio de 16 mil hogares encuestados, por lo que se espera concluir con una muestra total que tenga encuestas de 64 mil hogares.

“Esta encuesta tiene la utilidad de guiar la política pública en salud y nutrición, identifica prioridades y monitorea programas gubernamentales, y es de utilidad al no existir otra fuente de información para organismos internacionales o nacionales”.

Situación de la seguridad alimentaria

En cuanto al indicador de seguridad alimentaria, la doctora Verónica Mundo Rosas, del INSP, detalló que este dato evalúa el acceso económico a los alimentos, y los resultados preliminares muestran una disminución en la proporción de hogares que presentan inseguridad alimentaria grave y severa.

1-encuesensaut2018.jpg“Para medir la inseguridad y seguridad alimentaria en los hogares, nos basamos en una escala de experiencias en seguridad alimentaria, donde la población reportaba si tuvo vivencias relacionadas con la inseguridad alimentaria, como sería preocupación por que los alimentos se acaben, disminución en la cantidad y calidad de alimentos e incluso, en etapas más difíciles, conocer si algún niño dejó de comer alimentos durante todo un día”.

Mundo Rosas mencionó que si bien los primeros datos reportan una disminución en inseguridad alimentaria, en comparación con información de 2012 y 2016, se espera que al término del estudio este indicador solo reporte una disminución entre moderada o nula.

Respecto al estado de la nutrición, la maestra Lucía Cuevas Nasu, investigadora del INSP, reportó que los resultados preliminares arrojan un escenario sobre la desnutrición, sobrepeso y obesidad entre la población preescolar, escolar, adolescente y adulta. Para conocer esta información se contempla la talla, peso y longitud de los encuestados.

Salud y anemia entre los mexicanos

La encuesta ENSANUT 2018 también recopila indicadores sobre el estado de anemia entre mexicanos. Durante la presentación de los resultados preliminares, la maestra Vanessa de la Cruz Góngora, investigadora del INSP, detalló que este dato se obtuvo a través de muestras de sangre capilar entre la población preescolar, escolar, y entre mujeres embarazadas y no embarazadas.

De la Cruz Góngora recordó que la anemia trae consecuencias en todas las etapas de la vida, por ejemplo, durante la niñez puede provocar retraso en crecimiento físico y mental, o pérdida de productividad laboral, depresión, fatiga, o discapacidad en adultos y adultos mayores, además de poder ser causa de mortalidad perinatal en embarazadas.

Para generar este indicador, también se contemplaron datos de encuestas pasadas para comparar la información recolectada; sobre anemia se observó en 33 por ciento de niños en edad preescolar, en 25.4 por ciento de los escolares y en 15.3 por ciento de adolescentes, mientras que en mujeres no embarazadas, 29.7 por ciento de las encuestadas presentaba esta condición, informó la investigadora; sin embargo, resaltó que estos datos aún no son definitivos.

“Estos son datos preliminares de una encuesta representativa que aún está en proceso, tenemos que analizar los datos en su totalidad y verlos con lupa para entender qué está pasando”, detalló. Además, la investigadora consideró que la tendencia observada hasta 2016 aún posiciona la anemia como un problema latente entre la población mexicana.