Más de 130 actividades están programadas en esta festividad infantil, organizada por el programa Alas y Raíces de la Secretaría de Cultura, entre las que destacan cuentacuentos y narraciones orales, talleres, conciertos de música típica pero también de rock, funciones de teatro, danza y artes circenses, además de una gran ofrenda tradicional.

CDMX.- 2 de Noviembre de 2018.- Los niños y sus familias llegaron puntuales a su cita anual y es que este viernes 2 de noviembre dio inicio en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes (Cenart) la XVIII Feria de las Calacas que, desde hace 17 años, invita a jugar y disfrutar en un tradicional encuentro de celebración del Día de Muertos.

Más de 130 actividades están programadas en esta festividad infantil, organizada por el programa Alas y Raíces de la Secretaría de Cultura, entre las que destacan cuentacuentos y narraciones orales, talleres, conciertos de música típica pero también de rock, funciones de teatro, danza y artes circenses, además de una gran ofrenda tradicional.

“Hoy hay fiesta de a de veras” señalaba una narradora oral que, con música de guitarra al fondo, contaba una historia versada, en la que destacaba que “al Metro se suben unos, al que llaman Panteones, abordan entre empujones”, mientras los asistentes disfrutaban cómodamente sentados en petates.

Y es que en su edición XVIII, la Feria de las Calacas se ha consolidado como una de las favoritas de las familias, pues mientras se oía a las mamás exclamar “está padrísimo”, los pequeños visiblemente emocionados preguntaban “¿sí vamos a los talleres?”.

Susana Ríos Szalay, coordinadora Nacional de Desarrollo Cultural Infantil de la Secretaría de Cultura, indicó que finalmente la Feria de las Calacas llegó a su mayoría de edad y para esta celebración, se presenta la exposición 18 años de Calacas, que exhibe los carteles que cada año se han realizado para esta fiesta.

El encuentro ofrece actividades para todos, desde bebés con talleres donde participan los pequeños de brazos con sus papás, hasta conciertos de rock para que los más grandecitos disfruten de la música, bailen y muevan el esqueleto.

En esta edición, una ofrenda tradicional con grandes arcos de cempasúchil da la bienvenida a los pequeños, muchos de los cuales acuden ataviados como princesas, súper héroes, catrinas, piratas, brujas, vampiros y hasta calabazas.

A lo largo de las instalaciones del Cenart, hay diversas estaciones donde los niños posan para tomarse a la foto, jugar con rompecabezas gigantes o bien disfrutar de espectáculos circenses con zanqueros y malabares.

La Feria de las Calacas es una invitación al juego y al disfrute, en ocasión de una de las celebraciones populares más importantes de nuestro país, el Día de Muertos. Susana Ríos comentó que es importante que los niños sepan que su cultura es muy rica y que viene de muchos siglos atrás.

“Esta tradición, que quizá es de las más arraigadas en México y que da una idea creo que muy completa de lo que es la cultura, de lo que son creencias, valores, formas de convivir, maneras incluso de hablar, pero también la comida, que no se nos olvide que la comida está presente todos los días y esa es parte de nuestra cultura, las tortillas, los guisos, todo eso”.

Por ello, la Feria de las Calacas ofrece una gran variedad de alimentos típicos: tacos de cochinita, cemitas poblanas, tlayudas, corundas y uchepos, pero también otros con nombres de temporada como tortas muertas, dedos de esqueleto y aguas llamadas alientos de vida, sin olvidar el pan de muerto de sabores como guayaba, canela, nuez y nata.

Las artesanías son una parte importante de esta feria y las hay de cartón, barro y madera, en forma de catrinas y calaveras, sellos prehispánicos, textiles, joyería, juegos tradicionales, papalotes, libretas, bolsas y playeras, con motivos alusivos para recordar a los que ya no están.

Entre los talleres que se ofrecen en esta edición, se encuentra el de música Canciones de cuna para bebés de hasta un año, el de movimiento Calaqueando ando para preescolares, el de artes plásticas Más ca(lave)ras para niños de siete a 13 años y el de teatro Morir de amor, para adolescentes de 13 a 17 años.

Este viernes 2 de noviembre, la música estuvo a cargo de Los Amos del Recreo que ofreció un programa titulado Ofrenda rock, La Ramita de Cedro con Sones y poesía fúnebre y la agrupación Ampersan de música folk.

En punto de las 19:00 horas, la Orquesta Escuela Carlos Chávez, el Ensamble Escénico Vocal y el Coro Sinfónico del Sistema Nacional de Fomento Musical presentarán el concierto La muerte y otras sorpresas, bajo la dirección de Eduardo García Barrios, en el Teatro de las Artes.

Las actividades de la Feria de las Calacas continuarán este sábado 3 de noviembre a partir de las 10:00 y hasta las 18:00 horas en el Centro Nacional de las Artes, todas de acceso gratuito para la diversión de chicos y grandes.

Fuente: (CONACULTA)