En promedio, 40 niños toman clases de violín, vihuela, guitarra y guitarrón, así como solfeo e historia del mariachi

Nayarit, México.- 3 de Agosto de 2014.- Hace tres años se concretó el proyecto de la Escuela de Iniciación para Mariachi Tradicional Infantil y actualmente atiende a 40 niños, quienes siguen trabajando en ensayos y clases de violín, vihuela, guitarra y guitarrón, instrumentos representativos del estado, además de complementar con clases de solfeo e historia del mariachi, gracias al entusiasmo de los niños, el esfuerzo de los maestros y el apoyo de los padres.

La Escuela de Iniciación para Mariachi Tradicional Infantil, primera en su género, surge en respuesta al vacío existente en la formación de las nuevas generaciones que asuman esta tradición identificada con el centro occidente mexicano, a la vez que fortalece la difusión de la cultura popular.?

Fue en 2011 cuando el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, vio concretarse este proyecto, el cual desde entonces, gracias al entusiasmo de los niños, el esfuerzo de maestros y el apoyo de los padres, quienes sin importar las distancias, llevan puntualmente a los pequeños a sus ensayos y presentaciones.

Cabe señalar que fue la violinista concertista de origen cubano, Lenia Indira Porrúa Arocha quien toma la decisión de poner en marcha la iniciativa.

Consciente del reto adquirido al fundar una escuela de iniciación infantil, Lenia Porrúa concretó este proyecto como parte del programa de Difusión de Culturas Populares, de ahí que se realice en el Centro Cultural de los Cinco Pueblos, donde están representadas las cinco etnias que conviven en Nayarit: coras, wirrárika (huicholes), tepehuanos, mexicaneros y mestizos.

La escuela inicio con 40 niños de siete a 16 años y esta es la  matrícula promedio que se mantiene a la fecha, porque depende de la cantidad de maestros, quienes siempre han sido pocos, sin embargo han sacado adelante a todos los niños, aseguró Lenia Porrúa Arocha en entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

En este sentido, admite que dadas las condiciones en las que fue creada la escuela de iniciación, los requerimientos son muchos, pero se han subsanado paulatinamente conforme llegan los recursos.

Otro aspecto prioritario en este centro de enseñanza es la formación profesional de los instructores, quienes están obligados a adquirir información previa acerca de los antecedentes e historia del mariachi tradicional, “porque es una música que tiene que ver con las raíces, con la historia, con sus costumbres”.

En estos tres años, en los que en promedio 40 niños trabajan dos días a la semana en ensayos y los tres restantes los destinan a sus clases de violín, vihuela, guitarra y guitarrón, instrumentos representativos del estado, además de complementar con clases de solfeo e historia del mariachi.

Con formación de violinista de conservatorio en su natal Cuba y con cursos de mariachi tradicional en la Escuela Superior de Música, Lenia Porrúa Arocha afirmó que “la música tradicional es un legado que viene de oído, de familia y no hay cosas escritas, entonces lo que hago es escuchar la música, la escribo y luego se la doy a mis  niños; ellos se encargan de leerla y yo nada más reviso, corrijo errores y es todo. Ha sido rápido el aprendizaje.

“Pese a que soy de origen cubano, la ventaja es que soy músico y el mariachi es música,  la  historia es fundamental, pero lo que se transmite inmediatamente es la música y los niños son quienes tocan y le ponen el sentimiento nacional, por decirlo así”.

Explicó que la manera de llevar a los niños a la par es enseñándoles a escribir y leer la música de manera inmediata, “esa es  mi táctica para que ellos puedan leer las partituras que les doy”.

La maestra y directora general de la Escuela de Iniciación para Mariachi Tradicional Infantil narró que así comenzó esta historia, con muchos sueños por delante y ganas de que este proyecto tenga continuidad y se siga avanzando.

A la fecha el mariachi tradicional infantil, derivado de esta escuela, lleva el nombre de El Mariachón y está conformado por 15 niños que han recorrido varios rincones de Nayarit y han participado en el Festival del Mariachi de Guadalajara.

Ataviados con vestimenta del Nayarit mestizo, las niñas llevan falda larga floreada, blusa blanca y botines, mientras los niños usan pantalón y camisa de manta blanca con pañoleta roja y guaraches, se presentan en diversos escenarios interpretando también la música tradicional de Nayarit.

Además de contar con un amplio repertorio tradicional, El Mariachón incluye  piezas que interpretan al lado del Ballet Infantil Nayar, como el Son de los cuchillos, Voy con mi novia, Son del buey, Remolino, Son de la negra, Los bules, El gallito, San Pedreño, Majahua y, por supuesto, el Jarabe nayarita, entre muchos más.

Una de las cosas que más impacta cuando El Mariachón se presenta en algún foro, expresó Porrúa Arocha, es que son niños, “esta iniciativa sin duda tiene un alto impacto social y nosotros queremos canalizarlo y atenderlo a su tiempo”.

“Desde el inicio esta escuela fue una sorpresa, porque Nayarit no contaba con este servicio de educación musical de niños dirigido al mariachi tradicional, entonces representó un gran impacto”.

El ingreso a la escuela es gratuito, sólo se realiza una prueba de aptitudes, “porque aunque por ahí se distinga al mariachi como una música tradicional por nacimiento, sí se necesitan aptitudes, buen oído y ser afinados”.

Al cabo de estos años la violinista cubana se dice satisfecha y contenta con el trabajo, ahora ella vislumbra abarcar todas las esferas de la sociedad infantil, ya que por el momento sólo se atiende a niños que toman clases de educación básica por la mañana.

Fuente: (CONACULTA)