Por años, las mujeres indígenas han luchado por sus derechos generales y específicos, aunque en estos últimos el esfuerzo es mayor dado que pelean por sus garantías como mujeres, en su condición de pobreza y como integrantes de algún grupo étnico.

Ciudad de México.- 5 de Septiembre de 2017.- Como cada año desde 1983, hoy se celebra el Día de la Mujer Indígena para hacer un homenaje a quienes dieron su vida por sus familias y lucharon contra la discriminación debido a su condición de género, clase social y grupo étnico.

De acuerdo con el sitio gloobal.net, el 5 de septiembre se lleva a cabo esta celebración, instituida durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América en Tihuanacu, en Bolivia.

Ese día pero de 1782 fue asesinada Bartolina Sisa, una mujer quechua asesinada por las fuerzas realistas durante la rebelión anticolonial de Túpaj Katari en el Alto Perú, hecho sucedáneo de la gran rebelión que protagonizara Túpac Amaru.

Bartolina Sisa fue jefa de batallones indígenas donde demostró gran capacidad de organización, armó un batallón de guerrilleros indígenas y grupos de mujeres colaboradoras de la resistencia a los españoles en los diferentes pueblos del alto Perú.

Por años, las mujeres indígenas han luchado por sus derechos generales y específicos, aunque en estos últimos el esfuerzo es mayor dado que pelean por sus garantías como mujeres, en su condición de pobreza y como integrantes de algún grupo étnico.

En general, las mujeres indígenas exigen sus derechos al respeto de la identidad cultural del pueblo al que pertenecen, a su identificación como integrante de un pueblo indígena específico, a no ser asimiladas ni obligadas a aceptar prácticas culturales ajenas y que atenten contra su propia identidad cultural.

De igual manera, han peleado por el derecho a modificar costumbres y tradiciones sociales, culturales, económicas que dañen o afecten su dignidad, así como por recuperar prácticas y tradiciones que las favorecen y dignifican como mujeres.

"La mujer indígena es portadora vital de la herencia cultural, la que enseña la lengua ancestral a los hijos e hijas, la que continúa con las tradiciones, la que resiste las diferentes formas de violencia estructural precisamente por su triple condición de excluida: ser india, ser pobre, ser mujer", agregó el sitio social especializado.

Fuente: (Notimex)