Poco después de las 11:30 horas el Buque Escuela Cuauhtémoc BE-O1 abandonó el Puerto de Acapulco e inició el crucero de instrucción "Mediterraneo 2011", en medio de aplausos, risas y el llanto tanto de los marineros que se embarcaron como de sus familiares que los despidieron.

El también llamado "Caballero de los Mares" llevará a cabo una travesía de 230 días en la cual, visitará más de 16 puertos en tres continentes, cubriendo una travesía de más de 38 mil 879 kilómetros con sus 247 tripulantes a bordo.

El Presidente Felipe Calderón, en su papel de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas que le confiere la Constitución, fue el responsable de despedir el emblemático navió, a la voz de "buena mar, buen viento y buen viaje".

Previo a esto, el Capitán de Navío y Primer Comandante del buque Marco Antonio Vila Vivaldo, subrayó que el "Cuauhtémoc" llevará como siempre lo ha hecho, un mensaje de amistad y buena voluntad de México para todas las naciones del mundo

Subrayó además que la ruta "Mediterraneo 2011" tiene como objetivo específico el exaltar el espíritu marinero y fortalecer la formación profesional de 54 guardiamarinas recién egresados de la Escuela Naval Militar, quienes pondrán en práctica las habilidades de navegación adquiridas.

"Además y por primera vez en la historia del buque, se suman mujeres a su tripulación quienes participarán activamente en un ambiente de pleno respeto y apego a los principios de equidad y género", apuntó.

A la ceremonia de despedida del buque escuela, que se realizó en el muelle de la Octava Región Naval, acudieron de igual manera centenares de familiares de los marinos que se embarcaron, a los que despidieron con aplausos, besos, pero también algunas lágrimas.

"Estoy segura que les va a ir muy bien, es una experiencia de esas que se tienen una vez en la vida para los muchachos pero pues igual da tristeza despedirlos pues, van a estar muy lejos varios meses", indicó visiblemente conmovida Josefina Espinosa, madre de uno de los marineros que partieron.

La discapacidad motriz tampoco fue impedimento para que algunos familiares, principalmente abuelos o padres, acudieran a la ceremonia de zarpe del Cuauhtémoc en sillas de ruedas o apoyados en un par de muletas.

Hubo casos emblemáticos como el de la señora Leonor Pando, quien señaló que en sus 75 años de vida le ha tocado despedir a varias generaciones de varones de su familia quienes se han embarcado en distintos cruceros de instrucción, entre ellos su abuelo, su esposo, su hijo y ahora su nieto.

La ceremonia de despedida del Buque Escuela Cuauhtémoc concluyó al filo de las 12:00 horas, sin que se registrara ningún incidente.


Fuente: (Notimex)