Tras impartir el taller de Lingüística y Epigrafía "La Estructura de la Lengua Maya y sus Variaciones Históricas" en la Biblioteca del Centro INAH,  el coordinador de la sección de Lingüística del Centro INAH Yucatán, Fidencio Briceño Chel señaló que hay muchos términos que se toman del maya.

Mérida, Yucatán.- 9 de Diciembre de 2015.- La influencia de la lengua maya es un factor determinante en la forma particular que tienen de hablar los yucatecos y que los identifica del resto de la población mexicana.

En entrevista, el coordinador de la sección de Lingüística del Centro INAH Yucatán, Fidencio Briceño Chel, expuso que el español de Yucatán, y en general de la Península, tiene características que lo hacen diferente.

Tras impartir el taller de Lingüística y Epigrafía "La Estructura de la Lengua Maya y sus Variaciones Históricas" en la Biblioteca del Centro INAH, señaló que hay muchos términos que se toman del maya.

Por ejemplo, mencionó, la palabra "anolar" que viene del vocablo maya "nool" que significa deshacer algo con la boca y "nosotros lo usamos sin saber que tiene un origen maya". 

"También tenemos cierta entonación que conservamos de la lengua maya, así como la estructura de la forma como hablamos el castellano; todo esto se conjuga para que el español de la zona peninsular tenga esas particularidades que nos identifican del resto de los habitantes del país", consideró. 

En el español nuestro, abundó, se conservan términos que incluso en el español de Castilla se han perdido, en especial muchos arabismos, es decir vocablos que los árabes dejaron en España y que llegaron a estas tierras de la mano de los conquistadores", agregó. 

Muchos de estos dejaron de usarse desde el siglo XVII en España, pero aquí se siguen usando. Entre estos mencionó el término "aldaba", que es un arabismo, al igual que almohada, aunque es más destacable el caso de "aldaba" que solo se usa en la Península.

Hay muchos términos mayas que han pasado por un proceso de castellanización como "achocar" que viene de "chooc" (meter a la fuerza), a los que también se les denominan regionalismos, precisó el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). 

Hay otras frases que igual son muy significativas en la forma como se expresan los yucatecos como "pasar hizo", "agarró y se murió", que tienen que ver con la estructura de la lengua maya en donde una palabra o expresión puede significar muchas cosas. 

"Quizá una frase recurrente y que lo ilustra mejor es aquella de lo busco, lo busco y no lo busco, pues en este caso se usa la palabra buscar tanto para buscar como para encontrar al igual que los antiguos mayas usaban una sola palabra para definir dos o más cosas", subrayó. 

Esa es una de las frases con la que más "cotorrean" a los yucatecos, pero la lengua maya es polisémica, es decir que una palabra puede tener muchos significados y eso lo heredó el "español peninsular", finalizó.

Fuente: (Notimex)