En el programa 1 se escuchará el "Concierto para piano núm. 24 en do menor", de Mozart, y la "Sinfonía Resurrección", de Mahler. Acompañada de destacados artistas invitados, se presentará el 8 de febrero a las 20:00 y el domingo 10 a las 12:15 en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

CDMX.- 6 de Febrero de 2019.- La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) iniciará su temporada 2019 con un programa formado por dos de las más grandes obras de todos los tiempos: el Concierto para piano núm. 24 en do menor, de Wolfgang Amadeus Mozart, y la Sinfonía núm. 2 en do menor, Resurrección, de Gustav Mahler.

Para esta ocasión especial, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) ha concertado un destacado grupo de artistas para estar a la altura de la magnificencia de las obras.

Por un lado, como solista invitada para la obra de Mozart estará la pianista argentina de proyección internacional Ingrid Fliter; por otro, en la obra de Mahler participará el Coro del Teatro de Bellas Artes, la soprano Gabriela Herrera y la mezzosoprano Guadalupe Paz. Todos ellos bajo la dirección del titular de la OSN, el maestro Carlos Miguel Prieto.

Las sesiones inaugurales de la temporada 2019 de la OSN se llevarán a cabo los días viernes 8 de febrero a las 20:00 y el domingo 10 a las 12:15 en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

El programa 1 iniciará con el Concierto para piano núm. 24 en do menor, K. 491, de Mozart, compuesta entre diciembre de 1785 y la primavera de 1786; su estreno fue en abril de 1786 en el Burgtheater de Viena. Se le considera como una de las obras cumbre del compositor, de tal forma que el especialista Arthur Hutchings la catalogó como “el más integrado de todos sus conciertos”.

Esta obra contará con la participación de la , artista nacida en Buenos Aires, donde comenzó su preparación musical. En 1992 se mudó a Europa, ahí fue galardonada en el Concurso Internacional de Piano Ferruccio Busoni de Italia y distinguida con la medalla de plata en el Concurso Internacional de Piano Frédéric Chopin de Varsovia.

Fliter atrajo la atención internacional cuando recibió el Gilmore Artist Award en 2006, al convertirse en una de los pocos pianistas que han recibido este honor. Ingrid Fliter ahora divide su tiempo entre Europa y Estados Unidos, donde trabaja con la mayoría de las grandes orquestas del país, así como con las de Europa y Australia.

La segunda parte del programa estará dedicada a la Sinfonía núm. 2 en do menor, Resurrección, de Gustav Mahler. Se trata de una partitura de profunda espiritualidad que indaga en el misterio de la muerte y la redención, la zozobra de las dudas y el aliento de la esperanza.

La sinfonía nació como Totenfeier (Ritos fúnebres) y está basada en el drama poético Dziady del poeta polaco Adam Mickiewicz. Fue compuesta entre 1888 y 1894. Se le considera una obra de capital importancia en la evolución del género, tanto por sus gigantescas dimensiones como por el nuevo enfoque a la hora de fusionar voz y música dentro de una composición. Su estreno completo fue el 13 de diciembre de 1895 en Berlín.

“Por sus características —dice la soprano mexicana Gabriela Herrera—, se trata de una obra enormemente catártica y hermosa. Como cantante, me siento afortunada de que me hayan invitado a participar. Estoy contenta y muy emocionada, porque me parece que será un concierto muy afortunado”.

Originaria de la Ciudad de México, con estudios en el Conservatorio Nacional de Música y en la Escuela Superior de Música de México, y becada por The Juilliard School de Nueva York, Gabriela Herrera asegura que el concierto será “un afortunado diálogo entre la orquesta, el coro y las solistas, porque toda la obra está entrelazada completamente. Como solista la enfrentaré con la mayor musicalidad que pueda”.

Y agrega que la obra implica un gran reto artístico, pero en especial, el reto es el no llorar en el trayecto: “Cómo cantar una obra con esa profundidad de sentimientos sin llorar, sin perder la compostura emocional. La obra no es difícil como otras, pero la dificultad que implica es más bien emocional. Es una obra muy bella”.

Más aún, expresa que “en estos tiempos de mucha incertidumbre es una  obra muy adecuada porque contiene un gran mensaje de esperanza, de trascendencia. El público que nos acompañe se enfrentará también a una obra que mueve mucho, que es intensa en sentimientos, además, con el subtitulaje la comprenderá mucho mejor y, por lo mismo, serán conmovidos gratamente”.

El programa 1 de la temporada 2019 de la OSN se llevará a cabo los días viernes 8 de febrero a las 20:00 y el domingo 10 a las 12:15 en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Fuente: (bellasartes.gob.mx/prensa)