Con recinto lleno y el público en un auténtico frenesí interpretó arias de óperas famosas, así como canciones de diversos autores, entre ellos Manuel M. Ponce

Ciudad de México.- 22 de Junio de 2016.- La soprano estadounidense Renée Fleming desbordó talento y belleza en una gala que se llevó a cabo la noche de ayer en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, donde el público prácticamente se rindió a su encanto, virtuosismo y dominio de la técnica vocal. 

En un recinto lleno, la cantante que ya ha escrito su nombre en la historia de la música universal ofreció una velada en la que lo mismo interpretó arias de ópera que canciones de destacados autores, incluido el temaEstrellita del mexicano Manuel M. Ponce y el pasodoble La morena de mi copla de Carlos Castellano. 

Acompañada por el pianista Gerald Martin Moore, la intérprete –ganadora en cuatro ocasiones del premio Grammy– inició su presentación con Porgi, amor de Las bodas de Fígaro de Wolfgang Amadeus Mozart y Bel piacerede Agrippina y V’adoro, pupille de Julio César en Egipto, ambas de Georg Friedrich Händel. 

Vestida de mar y sol (un vestido largo color azul rey que contrastaba con su rubia cabellera), Fleming conversó con el público y dijo estar encantada de regresar a México y a “este magnífico Palacio de Bellas Artes”. 

Prosiguió con arias de óperas de Jules Massenet: C’est Thaïs, l’idole fragilede Thaïs y Allons… Adieu, notre petite table de Manon, para terminar la primera parte de la gala con Soirée en mer de Camille Saint-Saëns y Je t’aime quand même de Los tres valses de Oscar Straus. 

La primera cantante de ópera que interpretó el himno de Estados Unidos en un Super Bowl, expresó que las arias ofrecidas, en su mayoría, corresponden a sus personajes femeninos favoritos del repertorio operístico internacional, del cual ha participado en cerca de 50 títulos. 

Luego del intermedio y con un nuevo vestuario, esta vez un brillante vestido largo color marrón y capa, demostró en la segunda parte de la gala su amplia gama de tonalidades, emociones y temperamentos con canciones que han implicado un reto para su voz y su trayectoria, pero refrendado su estatus como una de las mejores sopranos de la actualidad. 

Dedicó amplio espacio a temas de Serguei Rajmaninov en los que se pudo apreciar también el virtuosismo de su acompañante.

La soprano, quien se ha presentado en los más diversos foros –desde ceremonias del Nobel hasta Juegos Olímpicos, y ante reyes y presidentes– demostró su amplio registro vocal con canciones de Stefano Donaudy (O del mio amato ben), Francesco Paolo Tosti (Aprile), Arrigo Boito (L’altra notte in fondo al mare) y Ruggero Leoncavallo (Mattinata).

Cerca del final, tomó un rebozo color naranja para interpretar la clásica composición de Ponce, Estrellita, que conmovió al público, y, con abanico en mano, ofreció La morena de mi copla de Castellano.

La artista recibió prolongados aplausos que la hicieron volver, junto con el pianista, hasta en tres ocasiones al escenario, para complacer al público que pedía más y más canciones.

El concierto fue apreciado también por varios cientos de personas que se instalaron frente a la pantalla gigante colocada a un costado del Palacio de Bellas Artes.

Fuente: (bellasartes.gob.mx)