De origen coreano, aunque nacida en Alemania, en 1985, Ji Hae Park es considerada una virtuosa del violín que puede presentarse en cualquier escenario del mundo, y así lo ha demostrado al pisar emblemáticos alrededor del mundo, y al mismo tiempo cárceles, iglesias u hospitales, donde puede compartir su pasión por la música y la fuerza que ésta le infunde.

Ciudad de México.- 24 de Febrero de 2014.- Cercana a la música desde la infancia, cuando aprendió las primeras notas de la mano de su madre, la violinista coreana Ji Hae Park agradece haber alcanzado cierta fama en el mundo, pero su objetivo va más allá de la popularidad o el glamour, pues busca llevar su música a cualquier lugar donde pueda contribuir a curar el alma de quien la escuche.

 

De origen coreano, aunque nacida en Alemania, en 1985, Ji Hae Park es considerada una virtuosa del violín que puede presentarse en cualquier escenario del mundo, y así lo ha demostrado al pisar emblemáticos alrededor del mundo, y al mismo tiempo cárceles, iglesias u hospitales, donde puede compartir su pasión por la música y la fuerza que ésta le infunde.

La destacada ejecutante debutará en México el próximo 19 de marzo, en el marco del Festival del Centro Histórico (12-24 Marzo), con un recital en el Anfiteatro Simón Bolívar del Antiguo Colegio de San Ildefonso, en la capital mexicana.

Allí interpretará, al lado de Miloy Canete (piano), la "Sonata para violín no. 1 en Sol mayor", de Johannes Brahms; "Tzigare", de Sergei Rachmaninov; "Souvenir de Korea", de la propia Park, y "Souvenir de Moscú", de Wieniawski.

En el programa también figura "Danza macabra", de Camille Saint-Saëns (1835-1921); "Ruralia Hungarica", de Erno Dohnanyi (1877-1969), y "Arirang", de Park; repertorio al que sumará una selección de piezas clásicas en versiones modernas.

La primera mitad del concierto es una música muy profunda y forma parte de un repertorio que consideró muy apasionado porque en su primera presentación en México quiere mostrar esa cualidad de su música, dejar claro que su color es muy especial, explicó a Notimex en entrevista.

La admiradora de Johann Sebastian Bach (1685-1750) comentó que aunque éste es uno de sus músicos preferidos, ella trata siempre de crear su propia música, a fin de comunicarse con el público a partir de un lenguaje propio, con el que pueda establecer una conexión con el público.

Puso énfasis en que "lo que yo realmente quiero es desarrollarme y dar lo mejor de mí y crear mis propias obras. Toco para que conozcan mi trabajo, para que vean mi música y espero que un día esto sea suficiente".

Quizá por eso es que más que presentarse en algún renombrado escenario, su sueño es tocar en todos lados, "tal vez África o incluso en alguna parte más de México", lo que espera, dijo vía telefónica, es poder "tocar el corazón del público".

"He dado conciertos en muchos lugares, inclusive en cárceles, me gusta tocar mi instrumento para sanar a la gente y me gustaría hacerlo también en México", aseveró la virtuosa violinista, quien confesó que le gustaría alternar en el escenario con la canadiense Avril Lavine o el músico de origen chino Yo Yo Ma, músicos muy famosos que le inspiran mucho y que sin duda le dejarían una gran experiencia.

El mismo día que se presenta en el Anfiteatro tiene programada una sesión en la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ).

Luego viajará a Londres, donde va al Concert Hall, a grabar un disco y luego en otoño le espera una gira por diversas ciudades de Estados Unidos, como Hawai, Los Ángeles y Chicago, además está invitada a participar como jurado en un certamen musical en Indonesia, concluyó.

Fuente: (Notimex)