El Coro de Cámara Juvenil de México (CCJM) ofrecerá un viaje sonoro por México y América Latina los tres primeros viernes de octubre (7, 14 y 21), en la Capilla de la Emperatriz ubicada dentro del Palacio Nacional. El ensamble interpretará piezas poéticas de Pablo Neruda, Antonio Machado y el español Rafael Alberti, así como las composiciones de Agustín Lara, Blas Galindo y Gabilondo Soler, entre otros.

Se trata de la Segunda Temporada de Conciertos con la que esta agrupación vocal, adscrita al Sistema Nacional de Fomento Musical del CONACULTA, continúa los festejos por su primer aniversario, 12 meses en los que se han presentado en recitales a cappella, o bien con acompañamiento de piano y de orquesta, en los que han promocionado la música coral en recintos de la Ciudad de México y en diversas partes de la República.

Gerardo Rábago, director del ensamble, explicó que para los tres conciertos el programa a interpretar integrará una selección de música latinoamericana y mexicana que incluye una combinación de poesía y música, como son cinco nanas del español Rafael Alberti con los arreglos musicales de Carlos Jiménez Mabarak, “desde mi punto de vista son de las grandes piezas corales del Siglo XX, cinco joyitas para coros a cappella”.

En este mismo tenor, el CCJM cantará Tres poemas breves de Antonio Machado con música de Leonardo Velázquez, una pieza que a decir de Rábago se trata de tres miniaturas en cuanto a la duración de las piezas y tres enormidades en cuanto al mensaje artístico y poético. Asimismo interpretarán Me gustas cuando callas, poema del chileno Pablo Neruda con música de Blas Galindo.

El director del CCJM reveló que en esta Segunda Temporada de Conciertos interpretarán dos canciones rancheras con arreglos para coro (La negra noche, de Emilio Uranga y  Por qué de Jorge del Moral), además de que por primera vez interpretarán El negrito bailarín de Francisco Gabilondo Soler con arreglos de la pianista Edith Ruiz, una pieza muy difícil de interpretar que a muchos de nosotros nos acompañó durante la infancia, que forma parte de nuestra vida, dijo. “Francisco Gabilondo Soler es un compositor cuyo repertorio  tiene mucho valor para la música coral, pero que por múltiples situaciones, se ha ido desvaneciendo”.

Corazón disperso y Son Zihuanteco de Blas Galindo, La ardilla de Juan D. Tercero y Qué triste estoy de Ignacio Fernández Esperón, entre otras canciones serán interpretadas en la Capilla de la Emperatriz, recinto histórico que en el pasado fue la sala de fundición de la Antigua Casa de Moneda y hoy es uno de los recintos históricos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

A un año de su creación, el repertorio del Coro de Cámara Juvenil de México abarca obras del Renacimiento, Barroco, clásico, romántico, impresionismo, contemporáneo y popular de diversas autorías y procedencias. En febrero del presente año y por invitación de la Comisión Nacional de Arte Sacro, el coro cantó un recital de música religiosa en el Templo de San Juan Bautista en Coyoacán para conmemorar los 800 años de la fundación de la orden franciscana, acontecimiento que sentó las bases para proyectar una serie de conciertos que dignifiquen esta maravillosa y riquísima expresión del arte del canto coral.

Entre sus compromisos futuros, el coro atenderá una agenda en la capital del país, así como en Jalisco, Michoacán, Estado de México, Tlaxcala, Puebla y otros puntos del país, donde participará en cursos de dirección, recitales a cappella y  en el programa 9 de la temporada de conciertos de la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez con un programa musical que incluye instrumentos de metal, órgano y coro.

Los conciertos en la bella Capilla de la Emperatriz serán el 7, 14 y 21 de octubre a las 18:00 horas, dentro de las instalaciones del Palacio Nacional. La entrada es por la calle Moneda N° 1. Entrada Libre, cupo limitado.

Fuente: (CONACULTA)