Luis Recillas Enecoiz
Colaboración especial para los ciberlectores de Azteca 21

En esta segunda entrega sobre los datos e historia del filme mudo The Captive God me centraré en las críticas y observaciones que se han manifestado durante los años desde su filmación, en especial los comentarios de Emilio García Riera y la presentación del filme en 1959 en una sociedad fílmica norteamericana.

A continuación les dejo la traducción de la presentación del filme durante la reunión de The Theodore Huff Memorial Film Society efectuada el 20 de octubre de 1959:

“Estrenada en abril de 1916, entre las cintas The Apostole of Vengeance y Hell’s Hinges, The Captive God salió al mercado cuando Hart estaba en el pináculo de su creatividad. Su personaje en esta cinta resultó un miscast (Hart interpreta a un huérfano español criado por mayas) que el mismo actor nunca consideró digno de mencionar. Por algunos años se pensó que el concepto que tenía Hart de esta cinta se basaba más que nada en que no tuvo la dirección del filme, pero ahora resulta que es válida su opinión y juicio respecto a la película. Se ha estudiado el filme en sus negativos originales, buscando imprimir un original del filme, pero al analizar el filme en su totalidad, resultó francamente aburrido y repetitivo el tema siendo que fue el quinto rollo – el cual por meritos propios es mejor del filme, sin embargo continúa en mostrar la simpleza del guión y la pobre dirección, razón por la cual se pudo haber filmado esta cinta en tan solo dos rollos.”

“A pesar que William S. Hart consideró que su interpretación de indígena azteca no estaba nada mal y a la altura, también se sintió bastante incómodo con el papel, además de no optimiza las escenas de acción y dramatismo. Sus close-ups son bastante contados y poco frecuentes. Este último rollo, el quinto, resulta bastante interesante, especialmente si consideramos que no se proyectado en más de 40 años.”

“En su época, Swickard, el director, estaba en la etapa menos productiva y creativa de su carrera, sin embargo la publicidad del filme era todo lo opuesto: “la más estupenda producción jamás hecha”, además de promocionar que utilizaba “miles de actores” en las escenas de batalla. Algunos de los escenarios pueden impresionar, al menos desde el punto de vista de la Triangle, casa productora del filme y compañía que por cierto en un boletín respecto a la cinta hizo hincapié en la velocidad que requería la cinta para su proyección:

“Las dos grandes escenas de batalla – una al inicio del filme y la otra en el último rollo – deben ser aceleradas en su proyección de manera considerable. En la primera batalla, los guerreros son vistos descendiendo de los techos de sus viviendas. Aquí los movimientos son particularmente lentos, por lo que requieren una atmósfera de excitación y confusión. El proyector debe ser acelerado bastante. A continuación del intertítulo The Alarm, las escenas filmadas en interior deben ser proyectadas de manera más lenta.”

Ficha filmográfica de The Captive God (El dios cautivo). (1916) Norteamericana. B & N: Cinco rollos. Productor: New York Motion Picture Corporation. Distribución: Triangle Film Corporation [Kay-Bee]. Guión: Monte Katterjohn. Dirección artística: M. Doner. Fotografía: Clyde DeVinna. Estrenada el 23 de Julio de 1916. Título propuesta al momento de la filmación: The Castilian. Costo aproximado de producción: U.S. $ 50,000. Director: Charles Swickard. Intérpretes: William S. Hart [Chiapa], Enid Markey [Lolomi], P.D. Tabler [Mexitli], Dorothy Dalton [Tecolote], Robert McKim [Moctezuma], Dorcas Matthews [Maya], Herbert Farjeon [Cacama], Robert Kortman [Tuyos].

Emilio Garacía Riera en su México visto por el cine extranjero menciona en varias ocasionas el filme: De entrada (pag. 62) hace hincapié en la particularidad de la cinta cuando  que “de esas 70 cintas, me consta que cuando menos en 26 hubo algo mexicano, e incluso en una, The Captive God (1916), Hart la hizo de azteca ersatz.”

Más adelante (pag. 96), García Riera comenta respecto a esta cinta:

“Otras damas de la más alta sociedad mexicana fueron aztecas del cine norteamericano. En The Captive God (1916), una hija del emperador Moctezuma, Lolomí, era salvada de un matrimonio forzado con el guerrero Mexitl por William S. Hart en persona. Alejado por una vez de las praderas y los saloons del far west, Hart era en la cinta un español del siglo XVI encontrado de niño “en algún lugar de la costa sur de California o del norte de México” por los indios tehuanos, “moradores de lugares escarpados en el territorio ahora conocido como Arizona y Nuevo México” (Variety, 7 de julio de 1916). Esos tehuanos, antes vencidos por los aztecas, acudían en auxilio de Lolomí y ella podía casarse con un Hart indigenizado y llamado Chiapa. Debió quedar claro, de cualquier modo, que la justicia impuesta a los aztecas – los mexicanos – llegaba del norte, y que la representaba sobre todo un hombre blanco de origen.”

Respecto a las actrices que interpretaron a mexicanas, García Riera nos enlista las siguientes:

“Bessie Barriscale (Rose of the Rancho y The Harp of Tara), Enid Markey (The Captive God y Lieutenant Danny, USA), Alma Rubens (The Americano y The Gold Deck), Geraldine Farrar (The Woman God Forgot y The Hell Cat), Theda Bara (Gold and the Woman), Miriam Cooper (Betrayed), Seena Owen (Madame Bopeep), Pauoine Frederick (A Daughter of the Old South) Rosemary Theby (Rio Grande), Clara Kimball Young (For the Soul of Rafael) y Wanda Hawley (Food for Scandal).

http://cinesilentemexicano.wordpress.com/

Foto: Enid Markey y William S. Hart en "The Captive God" (1916)