Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

 

-El que paga… manda

Ayer, el ambiente en Bruselas -en el magnífico edificio central de la OTAN ubicado en el Boulevard Leopold III-, era de funeral  muy a pesar de que  su representante Jens Stoltenberg intentó sonreír en la rueda de prensa final y remaquilló  las palabras del presidente Donald Trump “que causan mucho impacto”.           

Nunca Europa se va a entender con él. Diseccionando la personalidad del mandatario estadounidense encontramos a un psicópata bastante estudiado que piensa y actúa como tal: acosa, acorrala, busca los puntos débiles de sus presas, es cazador, prepotente, orgulloso, controlador, manipulador sicológico y vil chantajista; quiere salirse con la suya a como dé lugar. Humilla y luego mima a su víctima.

            Lo hizo estos dos días de la Cumbre de la OTAN, no perdió ni un ápice de tiempo en disparar sus balas mordaces, se le fue a la yugular a la canciller, la sacudió verbalmente, le dio en su flanco débil y siguió acorralándola; pidió una cita bilateral con ella para prolongar la cacería con su ácida crítica contra Alemania y para concluir,  se despidió de ella, besándola en la mejilla.

            A Stoltenberg le dijo que era su empleado y que se estaba ganando muy bien el puesto para otros años más, los quiere a todos agachando la cabeza ante él, porque Estados Unidos es el que más contribuye en gasto de Defensa con el 3.50% de su PIB.  

Se está corriendo el peligro de que las grandes citas torales anuales entre los diversos líderes globales para alcanzar consensos se convierta en un logro de mínimos.

            El mandatario norteamericano es consciente de la irritación que provoca a su alrededor, la incomodidad en los previos de la foto de familia, una parte hablaba animosamente, unos a otros se saludaban y aprovechaban ese inter para intercambiar posibles visitas oficiales mientras que Trump permanecía solo al frente moviendo los brazos y manoteando. Se pegó a la premier británica Theresa May para que les tomaran una foto a los dos juntos y fue con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan con quien más platicó.

            Al final es víctima de su furor desinhibido en Twitter, casi a la hora de la cena a compartir con los líderes, el magnate inmobiliario volvió a la carga contra Alemania: “¿Qué buena es la OTAN que Alemania le está pagando a Rusia billones de dólares por gas y energía? ¿Por qué sólo hay 5 de 29 países que han cubierto con sus compromisos? Estados Unidos está pagando  por la protección de Europa, y tenemos billones de pérdidas en comercio. Debe pagar el 2% de su PIB INMEDIATAMENTE, y no para 2025”.

            De manera bilateral sucedieron encuentros marco como el sostenido por el presidente español Pedro Sánchez con  su homóloga británica  para acordar sobre las negociaciones del Brexit y su impacto en Gibraltar.

            Otra reunión fue la de Sánchez con Erna Solberg, primera ministra de Noruega, con quien conversó acerca de la reclamación de una pensión por parte de 12 mil  marineros españoles que durante años trabajaron en navieras noruegas y tributaron por ese trabajo en la Hacienda de dicho país.

            Asimismo Trump se vio en corto primero con Merkel y luego con Macron sin llegar a  nada concreto, la presión norteamericana pasa porque Alemania y Francia compren más productos agropecuarios Made in America.

A COLACIÓN

            En grupo, los 29 miembros de la Alianza, discutieron acerca de la necesidad de reformar la estructura de mando y control del organismo a fin de readaptarlo a las necesidades del siglo XXI en temas desafiantes como ciberdefensa, nuevos equipos militares y las amenazas híbridas.

            ¿Qué resultado dejó esta reunión en el papel? Compromisos  tales como incrementar la cooperación, si en 2017 el gran tema fue el terrorismo de células radicales, este año lo es detener la inmigración ilegal que llega Europa desde el mar, luchar fundamentalmente contra las mafias migrantes y el comercio humano.

 

            También se incluyó en la Declaración de Bruselas el compromiso de incrementar la capacidad de interrelación ante eventos y ataques híbridos; más cooperación de Inteligencia militar para prevenir y frenar los ciberataques así como reforzar la capacidad de seguridad de las fronteras tanto al este como al sur del territorio europeo.

 

            Como novedad, este año la OTAN dio la bienvenida a Macedonia del Norte, para que se adhiera como país de pleno derecho mientras que aceptó que por vez primera un país latinoamericano, Colombia, forme parte como socio global.

            Los 29 miembros aceptaron llevar a cabo una nueva misión de no-combate en Irak en apoyo de la Coalición; condenaron a Irán en un llamado para que detenga sus pruebas con mísiles “porque desestabiliza a Medio Oriente”; de forma unánime expresaron, asimismo, que la desnuclearización de Corea del Norte deberá ser “completa, verificable e irreversible” para que realmente sea una garantía; la creación de un nuevo centro de Ciberoperaciones en Bélgica; emitieron su respaldo total a Ucrania, Georgia y Moldavia contra Rusia y condenaron a Rusia por su carácter hostil, sus agresiones y provocaciones contra países miembros de la OTAN.

            Lo más novedoso: que todos respaldaron la fórmula 30-30-30-30  que implica que para, 2020, los países aliados deberán tener 30 batallones mecanizados, 30 escuadrones aéreos, 30 navíos de combate entrenados para actuar en un lapso menor de 30 días.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales