Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

-EUA estrangula a los europeos

En los últimos meses, Estados Unidos ha renunciado al Acuerdo del Clima de París  (COP21); al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y más recientemente –el 8 de mayo-  abandonó el tratado nuclear con Irán.          

Trump ha lanzado el miedo esparciéndolo por el globo terráqueo como si fuese un confeti macabro al arbitrio de sus caprichos matutinos en los que además mantiene inmiscuidos (y en vilo) a media docena de líderes circunstancialmente involucrados ya sea por la política proteccionista estadounidense, o por Siria, Irán, Corea del Norte o bien por su abierto cobijo a Israel tras decidir el traslado de la embajada americana hacia Jerusalén.

Ante lo precipitado de los acontecimientos, en los últimos diez días hasta Washington se han desplazado -cada uno por su cuenta- los dignatarios de Francia y Alemania así como el ministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, con la finalidad de “convencer” y “atemperar” el criterio de Trump obsesionado con acorralar a Irán y dejar el acuerdo multilateral firmado en 2015.

            Finalmente el presidente Trump lo hizo efectivo el martes 8 de mayo presentando una enmienda que echa por tierra su pertenencia al Plan de Acción Conjunto y Completo   (JCPOA, por su siglas en inglés) fruto del éxito de la conciliación y la diplomacia de los cinco países con asientos permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU: Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, China al que  se añadió la Unión Europea (UE) para sentar en la misma mesa a Estados Unidos y a Irán.

            El acercamiento medular del 14 de julio de 2015 (en Viena, Austria) implicó un Pacto Nuclear con Irán comprometiéndose con una serie de puntos irreversibles y estrictos en su programa de enriquecimiento de uranio y plutonio a cambio de lograr el desbloqueo económico, comercial, de flujo de inversiones y financiero.

            El clérigo reformista Hassan Rohani (reelecto en mayo pasado para un segundo periodo al frente del gobierno persa) argumenta ante los ultraconservadores de su país, la necesidad de llevar a cabo una serie de cambios en pro de la apertura y lograr mayores ventajas económicas, para una nación sumida en un largo bloqueo de casi cuatro décadas.

El compromiso iraní se basa en un proceso de desnuclearización limitado: 1) Antes de julio de 2015, Irán tenía cerca de 20 mil  centrífugas para enriquecer uranio en secreto, gracias al JCPOA han reducido a 60 centrífugas y  la acumulación de uranio pasó únicamente a 300 kilogramos para los próximos 15 años; 2) Irán no construirá reactores nucleares de agua ni otros que pudieran usar plutonio en los próximos 15 años; 3) queda sujeto a permanentes inspecciones por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a fin de verificar el cumplimiento de las cláusulas de desnuclearización y evitar la fabricación de una bomba atómica en secreto; y 4)  tanto la ONU, como Estados Unidos y la UE acordaron  levantar las sanciones económicas.

            Para Trump el pacto es “horroroso” en parte porque “no se puede negociar con un país que financia el terrorismo” como lo hace según él apadrinando al movimiento chiita Hezbolá en el Líbano y al movimiento de resistencia palestina Hamás convertido  en organización política.

 

A COLACIÓN

            Inmediatamente el primero en reaccionar  ha sido el expresidente Barack Obama, claramente protagonista indiscutible en el acuerdo con Irán, desde su despacho envió un comunicado en el que insistió de la “gravedad del error” porque  al mismo tiempo emite “señales encontradas” en un momento clave con Estados Unidos presionando a Corea del Norte con el mismo argumento  de la desnuclearización.

            Aquí en la Unión Europea (UE) tanto Francia, Reino Unido, Alemania como Federica Mogherini,  alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, aseveraron que continuarán en el JCPOA; así lo reafirmaron igualmente tanto Rusia como  China.

En medio de la estupefacción, la UE ha convocado el martes 15 de mayo a una reunión extraordinaria con los ministros de Exteriores de los 28 países miembros para  dialogar  con su contraparte el iraní Mohamad Yavad Zarif.

Ante todo le van a refrendar que el Pacto, sin Estados Unidos, no está muerto sigue siendo viable y salvable si todos los demás actores políticos internacionales están dispuestos a cumplirlo.

Pero al interior de la república islámica hay un choque de trenes y de emociones contrarias entre conservadores, radicales y moderados; el dignatario Rohani ha dicho que la Unión Americana no sabe respetar las negociaciones internacionales “lo hemos visto con el Acuerdo del Clima y ahora con el pacto nuclear con nosotros”.

            Para reubicar a Trump, la canciller germana Angela Merkel, bastante desencajada por la decisión americana, afirmó que: “Irán está cumpliendo con los términos del acuerdo y nosotros lo vamos a respetar y haremos todo lo posible porque Irán se mantenga adentro; puedo decir que la OIEA ha confirmado que Teherán es fiel a los términos pactados”

            Hay un creciente malestar. El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, reaccionó iracundo denunciando que  “Estados Unidos no puede tomar el papel de policía económico del mundo” y es que están siendo estrangulados por todos lados: Trump no ha dejado definitivamente exenta a la UE de los nuevos aranceles al acero y el aluminio, y ahora, si Europa se queda apoyando a Irán en el pacto, todas las empresas, personas físicas y morales con nexos de negocios, inversiones, flujo comercial con la república islámica serán sancionados por el Departamento del Tesoro que ha concedido de plazo hasta 180 días para romper relaciones económicas con Irán.

            Gracias al pacto nuclear, la UE ha incrementado sus relaciones comerciales con el país de los ayatolás: en 2015, el intercambio comercial con Irán sumó los 9.2 billones de dólares, en 2016 aumentó a 16.4 billones de dólares y el año pasado creció hasta los 25 billones de dólares.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales