Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

 

 

-Habrá TLCAN in extremis

  En su más reciente visita a Madrid, el mandatario Enrique Peña Nieto sostuvo una breve reunión en la Moncloa con Mariano Rajoy, presidente de España, en cuya salutación ambos destacaron la estrecha sintonía -más que nunca- de las relaciones bilaterales. Y se felicitaron por la conclusión de la renovación del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea con México (TLCUEM).

Para el país ibérico, la economía azteca es su primer socio comercial en América Latina con un flujo de 10 mil 539.89 millones de dólares en 2017; la balanza comercial es favorable para las cuentas españolas en 656.23 millones de dólares.

            Adicionalmente es un potente imán para las empresas ibéricas dado que México es el cuarto destino de sus inversiones a nivel global  pero el segundo en América Latina con 38 mil 549.70 millones de dólares en 2015.

            Para México ha sido un alivio concluir las pláticas  con la UE, fuentes cercanas al presidente Peña Nieto revelaron en corto que en “Economía están trabajando a tambor batiente en Washington, prácticamente a contrarreloj, para  destrabar la renegociación del TLCAN”.

            “El presidente ha dado instrucciones tanto al secretario Guajardo como al subscretario Baker de que saquen avante y presionen lo más necesario para que salga ya; él quiere irse (Peña Nieto) sin dejar nada aplazado en la agenda comercial… ésa es su mayor preocupación ante la incertidumbre electoral”.

            ¿Qué pendientes tiene el país azteca en su puzle del libre comercio? Desde enero de 2016 está en revisión el texto firmado con la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC)  formada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza y en marcha desde 2001.

En cambio ha sido posible que el Senado mexicano ratificase  el Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés) junto con cuatro acuerdos paralelos incluidos; tal y como aconteció el pasado 25 de abril.

Originalmente conocido como Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su abreviación en inglés),  apenas llegó Trump  a la Presidencia de Estados Unidos sacó a su país del mismo en enero del año pasado.

No obstante, permanecieron un total de 11 economías interesadas en un marco liberalizador comercial dando cauce así al TPP11: Brunei, Australia, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Se trata de un mercado de 500 millones de personas que movilizan el 50% del volumen del comercio internacional.

A COLACIÓN

Europa quiere más comercio y México también. El cónclave europeo ha firmado tratados de libre comercio con Canadá, Singapur, Japón y recientemente  (21 de abril pasado) concluyó con éxito el proceso de renovación del TLCUEM  firmado en 1997 pero en vigor  a partir de 2000.

Para México es un pendiente menos. A casi  dos meses de las elecciones presidenciales es  un  relevante acierto de la Administración del presidente Peña Nieto sobre todo considerando que el candidato del PRI, José Antonio Meade va tercero en las encuestas.

 ¿Por qué se revisó el Tratado? La razón esencial es que tras veinte años de firmado, en el papel había nuevos países miembros de la UE excluidos del TLCUEM y era necesario añadir otros puntos de interés como la economía digital, el sector servicios y ampliarlo al sector agrícola.

En su momento, el 23 de julio de  1997, el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre la UE y México fue signado por: Bélgica, Dinamarca, Alemania, España, Grecia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal, Finlandia, Suecia y Reino Unido.

El rostro de la UE actualmente es mucho más amplio que esos  15 países pioneros, ahora el nuevo  documento revitalizado incluirá a 28 estados miembros en total.

Con el nuevo lifting serán eliminados y/o reducidos considerablemente los gravámenes para las exportaciones mexicanas de bienes agrícolas; y han sido incluidos apartados en rubros tales como telecomunicaciones, comercio digital, propiedad intelectual, cambio climático, medidas anticorrupción, finanzas y energía.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales