POR LA ESPIRAL

                                               Claudia Luna Palencia

                                               @claudialunapale

-Mensajes atemorizantes

La grabación que circula por Internet comienza hablando de la caída en las  tasas de fertilidad de varios países -apunta que está basada en estudios de diversos analistas cuyo nombre no menciona- únicamente compensada por el   hipotético “exorbitante crecimiento de la inmigración islámica y su reproducción constante en número de hijos”.         

“En cuestión de años, la Europa que conocemos dejará de existir.  El 90% del crecimiento de la población europea ha sido por la inmigración islámica. Ahora hay más mezquitas que iglesias”.

            La grabación prosigue: “Hay países como Alemania que tendrán un Estado Islámico en 2050 y Europa estará poblada por más de 50 millones de musulmanes”.

            Si se escucha siembra nerviosismo sobre todo porque permite elucubrar que está sucediendo una  “invasión silenciosa” perpetrada por personas que no comulgan con los mismos valores de Occidente y además responden a su propia fe religiosa. 

            Sin embargo, hurgando e investigando con fuentes directas, encontramos que es falaz, aunque no logra disfrazar la sombra grisácea de la xenofobia y el racismo adherida a su retórica inflamable que pretende equiparar al inmigrante en calidad de individuo atemorizante y enemigo invasor. 

            De acuerdo con el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) diez países albergan poco más del 50% de los inmigrantes de todo el orbe.

            En 2015, la ONU reportó un total de 244 millones de personas que dejaron su lugar de origen para instalarse a vivir/residir en otro país distinto al de su cuna de nacimiento. 

En los últimos 25 años, cuatro países de Europa han concentrado la mayor parte de la atención de los focos migratorios: Alemania, Reino Unido, Francia y España.

            Aunque es Estados Unidos la nación en la que más se han recibido los flujos migratorios en el lapso de referencia al pasar en 1990 de 23.3 millones de personas inmigrantes hasta duplicarse el contingente en 2016 con 46.6 millones de inmigrantes. La mayor parte provienen de México y Centroamérica. 

            En el caso de los países europeos citados párrafos arriba la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) condensa una serie de cifras a 2015 que permite desglosar, país por país, cuáles son los principales orígenes de cada grupo de componente humano dividido por datos conforme a si son ciudadanos del nuevo país receptor (sin dejar de señalar su país de origen) o bien determinado por su lugar de nacimiento manteniendo un estatus de residentes extranjeros ya sea con permiso de trabajo, refugiado; permiso de inversionista, empresario o estudiante. 

            De acuerdo con su banco de datos: al primero de enero de 2016, en la Unión Europea (28 países contando Reino Unido) sumó  20.7 millones de personas ciudadanas provenientes de terceros países distintos a cualesquiera de los 28 países miembros del club europeo; mientras, que el conglomerado de los extranjeros nacidos fuera de la UE pero que viven dentro del espacio Schengen es de 35 millones de personas. 

            En términos absolutos el mayor número de extranjeros se localizan en  Alemania, Francia, Reino Unido,  Italia y España; significan el 76% del número total de foráneos que viven en los estados miembros de la UE mientras que esas cinco naciones ostentan el 63% de la población total del cónclave.

            En el caleidoscopio del Viejo Continente, la población musulmana representa el 8% de la población total de Francia; el 5% de la población total del Reino Unido e igualmente que la de Suecia; y el 6% de la población total de Alemania.

A COLACIÓN

            Los rumanos son el grupo que (Rumanía es miembro de la UE)  más han dejado su cuna de origen para buscarse la vida en otro país comunitario. A partir de las cifras proporcionadas por Eurostat sabemos que los rumanos se han diseminado en diez países: Italia,  Bélgica, Dinamarca, Alemania, España, Hungría, Austria, Portugal, Eslovaquia y Reino Unido. 

            Si sumamos el número de rumanos ciudadanos de otros países de la UE y los nacidos en Rumanía viviendo en países de la UE encontramos un total de 4 millones 432 mil 800 rumanos de origen dispersados en Europa (considerando 2 millones 772 mil 200 rumanos ciudadanos de otro países de la UE más 1 millón 660 mil 600 nacidos en Rumanía).

            Italia es el país con mayor número de rumanos: 1 millón 151 mil 400 rumanos con la ciudadanía y 1 millón 024 mil 100 personas nacidas en Rumanía viviendo en Italia. 

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales