Por Adrianna Quintero
Directora de La Onda Verde y Abogada Principal, NRDC

Mientras muchos de nuestros funcionarios públicos ignoran la ciencia y las políticas razonables de energía limpia a favor de sus aliados entre los grandes contaminadores, los 12.2 millones de latinos en todo Estados Unidos están exigiendo un cambio. Desde California hasta Texas, y de Nueva Jersey hasta Florida, hacen un llamado a nuestros líderes para proteger el aire que respiramos y garantizar un futuro seguro y saludable para nuestros hijos.
Hoy en día, uno de cada dos latinos en los Estados Unidos vive en un condado que con frecuencia viola las normas de contaminación del aire. En otras palabras: La mitad de la población latina en este país se ve obligado a respirar de manera consistente aire que está contaminado con mercurio, smog, carbón industrial y otras formas de contaminación.

Nuestros gobernantes ignoran, a su propio riesgo, los efectos económicos y en la salud que causa la contaminación del aire.

En octubre pasado, el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC), una ONG basada en Nueva York, en colaboración con organizaciones nacionales de latinos y del medio ambiente, dio a conocer un estudio que ilustra cómo los latinos sufren una carga totalmente desproporcionada de la contaminación del aire.

El informe, “Latinos en EE. UU. y la contaminación del aire: Hora de actuar", revela los crecientes peligros de contaminación a los que los latinos se enfrentan a la vez que el Congreso continua la guerra contra los estándares nacionales de aire limpio. Sólo el año pasado, el Tea Party, que domina la Cámara de Representantes, tomó casi 200 votos en contra del medio ambiente.

Los números en el informe son escalofriantes: Casi uno de cada dos latinos vive en uno de las 25 ciudades de Estados Unidos con mayor contaminación de smog. Se estima que un 39 por ciento de los latinos viven a 30 millas de una planta de energía. Y en 2010, los latinos se convirtieron en el grupo étnico más grande en 191 distritos metropolitanos, reconocidos por los niveles de contaminación más altos relacionados con vehículos, industrias y centrales eléctricas.

Como nuestro gobierno permite que el aire sucio llene los pulmones de nuestros niños, ancianos y trabajadores, los riesgos de salud a los latinos siguen aumentando. Los científicos han sabido por décadas que la contaminación del aire está relacionada con efectos graves para la salud, incluyendo asma, bronquitis, enfermedades pulmonares y cardíacas, trastornos del desarrollo, y el aumento de la mortalidad.

Para los latinos, estas cargas son aún mayores, acentuadas por la falta de cobertura de seguro de salud, el alto desempleo y el aumento de la exposición al aire libre para los trabajadores (como los agricultores).

Al igual que todos los estadounidenses, los latinos quieren un aire limpio y una economía fuerte. Y si nuestros gobernantes quieren el apoyo del bloque de votantes de más rápido crecimiento en la nación, entonces deben trabajar para proteger nuestra salud y aumentar empleos (dos cosas que no son mutuamente excluyentes).

Encuesta tras encuesta indica que la mayoría de los latinos apoyan una fuerte protección del medio ambiente. Para los latinos, las normas para proteger el aire limpio van mano a mano con más empleos de energía limpia en áreas como la modernización de la eficiencia energética y la manufactura, además de permitir que los trabajadores sean más sanos y se disminuyan los costos de salud. Con el desempleo hispano rondando el 11 por ciento, necesitamos ese impulso ahora.

A través de coaliciones como Voces Verdes, empresarios latinos, profesionales de salud, líderes comunitarios, padres y ciudadanos preocupados, están condenando los ataques flagrantes por parte del Congreso en nuestras vidas y el futuro de nuestras comunidades.

Nuestros gobernantes deben escuchar nuestro grito de guerra exigiendo protecciones del aire limpio. Esas garantías crearan empleos, harán nuestro aire más respirable, y protegerán a los niños latinos y al resto de los niños estadounidenses de un aire tóxico y contaminado.

NRDC (Consejo para la Defensa de Recursos Naturales o Natural Resources Defense Council) es una organización no gubernamental nacional sin ánimo de lucro de científicos, abogados y especialistas dedicados a la protección de la salud pública y el medio ambiente. NRDC tiene más de 1.3 millón de miembros y activistas en Internet. www.nrdc.org

La Onda Verde es la voz latina de NRDC creada para informar a la comunidad de habla hispana sobre temas ambientales. Visítanos en www.laondaverde.org