El Secreto de los Triunfadores

Por: * Winston Samuel Ojeda

La mayoría de las personas que me preguntan como convertirse en triunfadores en sus respectivas carreras o actividades, muchas veces piensan que les daré una gran lista que incluye tareas muy complejas a desarrollar y que por lo tanto no son fáciles de hacer. Nada tan alejado de la realidad; las cosas que se requieren para triunfar en la vida son realmente simples.

 

A continuación voy a compartir contigo cinco puntos básicos que a mi parecer, hay que seguir para lograr el éxito que caracteriza a los que triunfan, sin embargo tengo que advertirte que si no combinas estos puntos con la acción que se requiere, simplemente no conseguirás nada.

 

1.- Visualización: El primer punto tiene que ver con cómo te veas a ti mismo, es decir que para que los demás te vean como un triunfador, tú mismo debes estar convencido de ello; eso significa que debes sentirte, actuar y vestirte como tal. Este es un proceso de auto-convencimiento que inicia en la noche, cuando antes de acostarte haces un ejercicio de visualización para ver en tu mente al triunfador que quieres ser, por ejemplo, recibiendo un reconocimiento de ventas, abriendo un sobre que contiene un gran cheque por tus servicios o simplemente siendo admirado por tu pareja.

 

Esto es lo último que tienes que hacer antes de entregarte en brazos de “Morfeo”, para que tu subconsciente participe en el proceso de auto-convencimiento y cada día tengas una mejor imagen de ti.

 

Por la mañana, el ejercicio puesto en práctica la noche anterior te permite despertar fresco y con una mentalidad diferente; esto es parte del proceso de metamorfosis que tu personalidad va adquiriendo paulatinamente hasta el momento en que esa creencia ya forma parte de ti. Por supuesto tendrás que resistir las burlas de quienes enterados de tu esfuerzo se pitorrearán por la nueva manera en que te comportas.

 

Con el paso de los días, podrás darte cuenta, que la confianza y seguridad en ti mismo son ya parte de tu personalidad y que estás listo para continuar con el proceso de poner en marcha los otros cuatro puntos del programa que estoy compartiendo contigo.

 

2.- Habilidades: Conocer cuáles son tus habilidades es vital para saber con seguridad cómo puedes sacar provecho de ellas. Que los demás se enteren de estas habilidades es el equivalente de una tarjeta de presentación, dado que si ellos conocen tus destrezas es más seguro que puedan hablar de ti con otras personas y recomendarte para resolver alguna tarea. Es evidente que si esas tareas que te encomiendan son vistas favorablemente por tu desempeño serio y profesional, posteriormente las recomendaciones vendrán solas.

 

Adicionalmente a tus habilidades, tienes cualidades que representan un plus, porque cuando aquellos que utilizan tus servicios detectan que eres disciplinado, puntual, confiable y ordenado, el valor que tengas ante sus ojos, aumentará considerablemente.

 

Recuerda que una recomendación se da siempre y cuando la satisfacción de la empresa o persona a la que sirves es del 100%. Hay un hecho que ejemplifica muy bien esta situación y es que si tú arrugas una servilleta de papel, por más que le pases la mano una y otra vez, nunca quedará igual. Haciendo una analogía, eso mismo sucede cuando incumples un trabajo, entregas tarde una tarea o provees un servicio descuidado y mal hecho; el tiempo para reparar tu prestigio o para recuperar a tu cliente, puede que no se dé jamás.

 

Hay otras cualidades que puedes tener o adoptar, como el ser leal, persistente, consistente o creativo. Si pones atención en cultivar cualidades y habilidades positivas, tus oportunidades para triunfar se multiplicaran ampliamente.

 

Haz una lista de estos valores que tienes, revísala cuidadosamente, coméntala con tus seres queridos, evalúala sin prisas, ya que conocerla a fondo, representa la cimentación sobre la cual construirás tu futuro.

 

3.- Metas a largo plazo: ¿Las tienes escritas en un lugar visible? ¿Las has revisado últimamente? ¿Tienes bien claro tu porvenir para los próximos 5-10 años? ¿Estás moviendo tus fichas en función de esas prioridades? ¿Tus empeños  y tu esfuerzo tienen como finalidad conseguir lo que pretendes?

 

Da lo mismo si tienes 25, 45, 65 ó 85 años, la formula es la misma. Escribir tus metas es esencial para lograrlas. ¿Has medido el éxito obtenido desde que dejaste la escuela? ¿Está viviendo tu familia en el lugar que planeaste? ¿Ha cambiado tu panorama desde que tus polluelos dejaron el nido?

 

4.- Metas a corto plazo: ¿Cuáles son tus proyectos a concretar en las siguientes semanas? Los individuos que son exitosos saben cuales son esas prioridades y trabajan arduamente para conseguirlas. Ellos tienen una lista y saben que cristalizarán diversos proyectos al finalizar cada semana o cada mes. ¿En que proyecto te encuentras trabajando? ¿Qué tanto has avanzado en dicho proyecto hasta  hoy? ¿Los pasos que has dado esta mañana están enfocados a la consecución de dicho objetivo?  ¿Los primeros pensamientos al levantarte han estado relacionados con alguna de tus metas?

 

5.- La lista de HOY: Las personalidades que triunfan en el mundo de las artes, de la música o de cualquier otra actividad profesional conocen de antemano lo que van a hacer dia tras dia. Ellos han elaborado su lista de las 5, 7 ó 10 cosas que deberán hacer en el transcurso del dia y eso incluye tareas como avanzar en los reportes del trabajo, contactar a un referido, hacer una presentación de ventas, hacer ejercicio, visualizar, practicar yoga, elaborar la lista de la siguiente semana, cocinar algo saludable, leer media hora, etc.

 

¿Tienes tu lista de cosas por hacer el dia de HOY? Si ya la tienes, ponla en acción, si no la has elaborado, tómate unos minutos para hacerla como en un ejercicio de relajación; hazlo como diversión y con la certeza que esto abonará el camino para cosechar lo que tienes en mente para tu futuro y el de tu familia.

 

Todo esto para ir creando el entorno que te permita conseguir las metas a mediano y a largo plazo que quieres vivir. En otras palabras vas construyendo tu futuro con los pequeños pasos que das diariamente. Literalmente construyes tu futuro en función de los logros de cada dia y el no perder el enfoque, cosa muy común en los perdedores, que literalmente pierden la brújula y por consiguiente el camino.

 

Aquellos que triunfan tienen una lista que saben que vale la pena concretar; consiguen lo que quieren porque tienen el hábito de saber qué es lo que van a hacer de manera cotidiana y no dejan nada al azar. Siempre tienen su lista a la vista, sobre su escritorio, en su laptop, en su cartera, en cualquier lugar visible, pero sobre todo, muy cerca de su corazón.

 

Para finalizar déjame hacerte unas preguntas. ¿Estás listo para pertenecer a este selecto grupo? ¿Puedes verte consiguiendo lo que pretendes? ¿Se te ha dibujado una sonrisa en el rostro? Eso significa que sabes que tú puedes hacer la diferencia. Piensa por un momento si con estas herramientas y tu férrea voluntad, habrá alguien que se atreva a detenerte.

 

* Autor del éxito editorial, ¡Claro que Sí se Puede!, actualmente en su tercera edición.